3.5.05

La versión italiana

Soldados nerviosos. Un control sin señalizar. La escena de los hechos, alterada por los soldados. El Gobierno italiano ya ha dado su versión del tiroteo en el que murió Nicola Calipari. No acusa a las tropas norteamericanos de atacar de forma deliberada al vehículo que trasladaba a la periodista Giuliana Sgrena al aeropuerto, pero sí de ser responsables de varios errores. Sus conclusiones:

-Las tropas no colocaron señales o carteles que permitieran identificar la posición del control.
-La "tensión, inexperiencia y nervios" pudieron hacer que los soldados reaccionaran de forma instintiva y sin control.
-No es cierto que el coche fuera a gran velocidad. Ese dato se basa sólo en la estimación hecha por un soldado. Los italianos se basan en el testimonio del conductor y de Sgrena para decir que la velocidad era de 50 kilómetros por hora.
-El traslado inmediato del coche de los italianos hizo imposible una investigación forense del suceso:

"That made it impossible to technically reconstruct the event, to determine the exact position of the vehicles and measure the distances, and to obtain precise data defining the precise trajectory of the bullets, the speed of the car and the stopping distance," the report concluded.

El argumento más frágil de la versión italiana se refiere a la falta de coordinación entre los militares de los dos países. Admite que el alto mando militar de EEUU en Irak no estaba informado del traslado de Sgrena. Alega que no era necesario que los agentes detallaran sus planes de viajar por la carretera que lleva del centro de Bagdad al aeropuerto. Lo que ocurrió en la noche del 4 de marzo demuestra lo contrario.

Documentos:
Texto íntegro del informe italiano (en italiano y en pdf).