6.4.05

Otra cruzada francesa

Los franceses están orgullosos de su historia, su lengua y su cultura. De lo que no deberían estar tan contentos es de su forma de defenderlas. Su última ofensiva contra Google, según cuenta The Economist, tiene todo el aspecto de una cruzada emprendida por un perdedor. A Chirac le llamó la atención la iniciativa de Google de digitalizar y colocar en la red miles de textos de las bibliotecas universitarias norteamericanas y británicas. Quiso hacer lo mismo con las francesas, lo que es una gran idea.

Pero no podían dejar que Google difundiera esos tesoros. Quieren poner en marcha un buscador que piense en francés. Le HAL. ¿Por qué? Porque Google es norteamericana y sus responsables hablan en inglés. Y por algo más: "No tengo nada en particular contra Google", dice Jean-Noël Jeanneney, director de la Biblioteca Nacional de Francia. "Sólo digo que esta empresa comercial es la expresión del sistema americano, en el que la ley del mercado es el rey". ¡Aaaagh! ¡Anatema!

Quizá el problema no sea de los franceses, sino de una élite envejecida que se resiste a admitir que el mundo está cambiando. A fin de cuentas, el 74% de las búsquedas por Internet se hacen con la versión francesa de Google.