8.4.05

Cónclave

En los últimos días, he descuidado algo el blog y he dejado escapar algunas noticias interesantes, a su vez medio enterradas por la cobertura de la muerte del Papa: las dificultades que está teniendo el presidente palestino, Abú Mazen, en su proyecto de reforma de las fuerzas de seguridad palestina (y el consiguiente aumento de los incidentes violentos), o los planes de Sharon de expandir los asentamientos que rodean Jerusalén.

Además, se ha conocido el informe sobre la situación política del mundo árabe, publicado por una agencia de la ONU que revela dos cosas: por todo Oriente Medio hay un movimiento popular que pide más libertad y democracia, y, en segundo lugar, los tímidos intentos por poner en marcha reformas
democratizadoras no están dando resultados por la resistencia de los Gobiernos autoritarios y los errores de la política exterior de EEUU.

Me temo que le estoy poniendo los cuernos a Guerra Eterna con otro asunto: el blog sobre el cónclave que sacamos en Informativos Telecinco. No me he convertido en un vaticanista de la noche a la mañana. No me dedico a propagar opinión sobre quién debería ser el elegido, sino a propagar información. Nos dedicamos a dar más datos de los cardenales más influyentes (ya publicados: Arinze y Tettamanzi), recordar historias antiguas de otros cónclaves y, sobre todo durante la próxima semana, explicar cuáles son las principales tendencias dentro del Colegio Cardenalicio, según las han descrito en los últimos años los periodistas expertos en el ramo.

Contra lo que se pudiera pensar leyendo algunas crónicas periodísticas, no todos los cardenales piensan igual, ni siquiera todos los que suelen recibir la etiqueta de conservadores, sobre algunos de los retos a los que se enfrentará la Iglesia Católica, y todas las religiones, en los próximos años,

Leía el otro día que la responsable de educación del PSOE está en contra de haya una asignatura optativa a la religión para los alumnos que no la cursen. Igual es una buena idea si de lo que se trata es de que los estudiantes sepan menos sobre el mundo en que viven. Me parece que es un poco difícil conocer la historia de cualquier país o zona del mundo sin conocer el papel, en ocasiones nada edificante, que ha tenido la religión. En el caso de Oriente Medio, resulta bastante obvio.

Así que si los estudiantes no se van a enterar de nada por los libros escolares, al menos que sepan cosas nuevas por los blogs. Y no hacemos exámenes.