11.3.05

Vivan las caenas

La FAPE (Federación de Asociaciones de la Prensa de España) ha pedido que no se vuelvan a utilizar imágenes de los atentados terroristas, en especial si las víctimas lo solicitan. Tras leer la noticia, no consigo saber si se refieren al atentado del 11M, a otros atentados producidos en España, o a cualquier acción terrorista que tenga lugar en algún punto del planeta.

Para que no parezca que la FAPE está imponiendo una forma suave de censura (que no otra cosa es la autocensura), el texto intenta argumentar desde el plano jurídico: si hay un conflicto entre el derecho a informar y el respeto a la intimidad y la privacidad, "el primero se deberá subordinar al segundo".

¿Sólo con las víctimas? ¿Por qué no con cualquier ciudadano? Si has tenido la suerte de no sufrir un atentado, ¿tus derechos tienen una menor protección constitucional?

A los poderosos, estén o no en el Gobierno, siempre les ha molestado la libertad de expresión y el derecho a informar. A veces, buscan pretextos para controlarlos. Pero mientras estén, por ejemplo, en la Primera Enmienda de la Constitución de EEUU o en el artículo 20 de la Constitución, deben saber que se están enfrentando a uno de los derechos fundamentales de la democracia.

Y el derecho a la intimidad, por importante que sea, no es uno de los ejes de la democracia.

Los periodistas tienen no la posibilidad, sino la obligación de ejercer el derecho a informar en las condiciones justas, es decir, sin agredir a los demás ciudadanos. Al informar sobre terrorismo, deben afrontar un alto margen de error y ser muy conscientes de las repercusiones de esos excesos, en especial si afectan a personas que han sufrido tanto dolor.

La censura no es la forma de ayudarles a que no cometan esos errores.