10.3.05

Propaganda

Juan Varela se pregunta por qué se ha mantenido a los medios de comunicación fuera de muchos de los debates de la Cumbre Internacional sobre Democracia, Terrorismo y Seguridad:

La crispación política y la falta de ideas claras sobre qué se podía esperar o a dónde podía llevar la conferencia de Madrid ha dejado todo en una sordina bastante redundante y muy poco accesible para la gran mayoría de los ciudadanos. La prensa internacional tampoco está prestando gran atención.

Por mi trabajo, no he podido prestarle mucha atención al evento. En realidad, odio la palabra "evento", pero creo que es bastante apropiada para este sarao. Los ex jefes de Estado se apuntan a este tipo de congresos, pasean sus gastadas opiniones y recogen el cheque (o, si su participación es desinteresada) mantienen su caché público para sus actividades privadas.

Hay discursos grandilocuentes, enésimos intentos por encontrar una definición de terrorismo aceptable para todos (o de paz, o de hambre, o de justicia social), y fotos, muchas fotos.

Al poder no le molesta demasiado que la prensa no se entere si tiene algún valor lo que se cuece dentro de estos seminarios. Le basta con las fotos y los titulares de los medios que pican. Si El País coloca en su primera página una foto de Zapatero y Kofi Annan, con el titular "Annan apoya la Alianza de las Civilizaciones", para Moncloa la conferencia ha cumplido con creces.