9.3.05

La segunda investigación

En el Parlamento italiano, Berlusconi ha lanzado dos mensajes sobre el caso del tiroteo del coche de la periodista Giuliana Sgrena: EEUU debe asumir su responsabilidad por el error cometido y continuar la investigación, y el incidente ha sido un accidente que no debe afectar a las excelentes relaciones entre los dos países.

El primer ministro italiano ha reiterado la versión dada a conocer por sus servicios de inteligencia. El coche no iba a gran velocidad, se detuvo cuando los soldados les iluminaron con un foco y fue en ese momento cuando recibieron los disparos. Los italianos sostienen que el mando militar norteamericano en Irak estaba informado de la llegada del coche al aeropuerto de Bagdad.

La III División de Infantería ha anunciado desde su cuartel general en Tampa, Florida, que un general dirigirá una "investigación suplementaria" del incidente. Por primera vez que yo recuerde en un caso de este tipo, el Ejército norteamericano ha invitado a participar en las pesquisas a cuatro oficiales italianos.

La prensa italiana ha publicado las fotos del coche cuando éste fue transportado al día siguiente. En las imágenes, se ven varios impactos, evidentemente no los 300 o 400 de los que habló esa noche el novio de la periodista. Es obvio que no se puede hablar de una lluvia de balas, pero conviene no olvidar que una de ellas fue la que mató a Nicola Calipari. Que fueran ocho o diez no significa que el incidente no fuera grave, sobre todo si pudo haberse evitado.