21.3.05

Excusas

Donald Rumsfeld ya ha encontrado otra excusa para explicar a sus compatriotas por qué no ha podido acabar con la insurgencia iraquí. La culpa es de los turcos:

"Given the level of the insurgency today, two years later, clearly, if we had been able to get the Fourth Infantry Division in from the north through Turkey, more of the Iraqi Saddam Hussein Baathist regime would have been captured or killed."

El jefe del Pentágono supone que si las tropas de la IV División de Infantería hubieran podido entrar en Irak desde Turquía, habrían eliminado todas las unidades iraquíes militares y de inteligencia que, según él, terminaron más tarde convirtiéndose en el núcleo central de la resistencia.

Improbable. Cuando la IV División llegó a Irak, varias semanas después del fin de la guerra, la insurgencia aún no había hecho acto de presencia. Una invasión desde el norte habría tenido el mismo resultado que la realizada desde el sur: las divisiones iraquíes se habrían rendido o simplemente habrían desaparecido a causa de las deserciones o de los bombardeos.

En mayo de 2003, murieron sólo 41 soldados norteamericanos y británicos, y 36 en junio. Lo peor vino después.

Extra:
John Burns, del NYT, encuentra indicios del descenso de la actividad insurgente en Bagdad, en concreto en uno de los lugares más peligrosos de la capital, la calle Haifa. La clave: meter dinero en la mejora de las zonas donde viven los shiíes y colocar el cuartel de una unidad militar iraquí en la misma calle para enfrentarse a los grupos armados. De momento, los planes han dado un buen resultado.