2.2.05

Y siguen cayendo los golpes


No siento las piernas.

El que da primero, da dos veces. En periodismo, se puede también decir que el que dispara primero, a veces termina disparándose en el pie. La última entrega de la aplicación periodística del principio de Murphy se dio ayer con la noticia del posible secuestro de un soldado norteamericano en Irak. El Ejército norteamericano anunció que no tenía noticias de ningún soldado desaparecido, pero que investigaría.

Deberían haber mirado en las jugueterías.

Como ya saben muchos, el soldado resultó ser un juguete, un madelman o marca similar. Grandes risotadas, rectificación y vuelta al tajo. Como he dicho en alguna ocasión, si tiene que haber erratas, al menos que sean divertidas. Y siempre nos queda la posibilidad de echar la culpa a las agencias de prensa.

De Internet a Internet. La foto surgió primero en una de las webs en las que suelen aparecer imágenes de secuestros cometidos por grupos terroristas. Parece, no estoy seguro, que fue The Drudge Report quien reveló la auténtica identidad del "rehén". En el intervalo, webs de periódicos e informativos de radio y TV se lanzaron a la piscina y descubrieron horas después que no había agua.

Ni el comité de sabios de RTVE lo hubiera mejorado.

Colocar este patinazo a la altura de errores más serios es una tontería, pero quién sabe. Muchos como éstos y la credibilidad de los medios de comunicación empezará a tener el mismo aspecto que el madelman secuestrado.

La noticia del derribo de un avión británico por un misil plantea también algunas dudas, y esto sí que es más grave. Los autores difundieron unas imágenes que supuestamente muestran el momento del ataque y confirman la noticia. El Ejército británico aún no ha dicho si el avión cayó por fuego enemigo o por una tormenta de arena.

En realidad, las imágenes no demuestran nada. Se ve un misil disparado desde tierra, una columna de humo en la lejanía y los restos ardiendo del aparato. No hay ningún plano en el que sea vea al misil impactar en su objetivo. Alguien me comenta que tampoco se ven restos humanos, algo que los responsables del ataque estarían interesados en mostrar. Ni siquiera una bota.

Ahora los jerarcas de la prensa volverán a alertar de los peligros que se encuentran agazapados en Internet a la espera de cazar al periodista incauto. Hay otra manera de plantear esta cuestión: los peligros que se encuentran agazapados en los medios de comunicación a la espera de cazar algo en Internet que sirva para perpetrar una noticia. ¿Dónde está el peligro o, por decirlo de otra manera, la responsabilidad?

Como decía ayer Bill Kovach en Madrid: "Uno de los principales problemas es que (los periodistas) actuamos de forma rutinaria, sin verificar muchas veces la información".

A veces, resulta imposible confirmar una noticia procedente de Irak. Al menos, estaría bien que las noticias dejaran absolutamente claro a lectores y espectadores que la información no está confirmada o que su origen es dudoso.

Y para terminar una noticia de última hora:



Ahora sí que los terroristas han ido demasiado lejos. Hispalibertas ha reunido una pequeña y jugosa selección de bromas. Para que sirva de consuelo.

20:25.
El director de fotografía de AP hace autocrítica y explica el error con la foto del soldado. El Mundo.