3.2.05

Qué dura es la realidad, George

80 interrupciones por los aplausos. Retransmisión en directo del discurso. Un momento emocionante con el abrazo de una mujer iraquí y la madre de un soldado muerto en Faluya. Un ambicioso programa de reformas internas y el convencimiento de que las problemas de Irak se solucionarán con el paso del tiempo. El poder presidencial en todo su esplendor.

Para entendernos, el discurso del Estado de la Unión es como si el mismo actor o director recibiera el Oscar durante cuatro, u ocho, años consecutivos. Mucha política de altos vuelos. Pocos detalles sobre cómo se llevará a la práctica. Los periodistas, que se han pasado meses olvidando la política en mayúsculas y centrándose en los enfrentamientos y las rencillas, tienen la oportunidad de sentirse dignos y de hablar de valores y grandes ideas. Traducción: todos se derriten al escuchar a su presidente.

Cuando Bush lanzó en 2002 la voz de alarma a cuenta del eje del mal, los perros de la guerra comenzaron a aullar. Ahora tienen los dientes un poco mellados. Las advertencias lanzadas hacia Damasco y Teherán han sido interpretadas por algunos como un capítulo más de esa producción que no abandona nuestras pantallas (de TV), War on Terror Part III:

"We expect the Syrian government to end all support for terror and open the door to freedom," he said. "Today, Iran remains the world's primary state sponsor of terror, pursuing nuclear weapons while depriving its people of the freedom they seek and deserve."

Menos lobos. ¿Es un anuncio de futuras campañas militares? Esta vez, la amenaza no resulta creíble, aunque se repetirá en muchas ocasiones. EEUU no tiene soldados suficientes para concluir la aventura iraquí, mucho menos para otras guerras. Hoy mismo, hemos sabido que el Ejército de Tierra, la Guardia Nacional y, quién iba a decirlo, los Marines no consiguen reclutar tantos soldados como tenían previsto en sus planes.

Actualmente, casi la mitad de los soldados desplegados en Irak son reservistas. El Pentágono está estudiando si necesita ampliar el periodo máximo de dos años de movilización de sus reservistas:

Lt. Gen. Roger C. Schultz, chief of the Army National Guard, testified that recruiting for Guard forces for the first quarter of the fiscal year was 80.5 percent of the goal, and that 56 percent of the desired number of soldiers signed up in January. "We are facing, no question, daunting challenges," he said.

Hasta los marines, que suelen recibir tantas peticiones de aislamiento que pueden permitirse el lujo de rechazar a los menos preparados, han tenido un tropezón en enero. No por mucho, un 3%, pero no han llegado a los 3.270 reclutas que se habían trazado como objetivo:

For the first time in nearly a decade, the Marine Corps in January missed its monthly recruiting goal, in what military officials said was the latest troubling indicator of the Iraq war's impact on the armed services.

La cifra de soldados muertos (1.442) y heridos (10.740) en Irak, se está acercando al total de integrantes de una división. Y la sangría continuará durante todo el 2005, como mínimo, una vez que ha quedado claro que los previsibles vencedores de las elecciones de Irak, los partidos shiíes, no tienen la intención de pedir la salida de las tropas norteamericanas. Ni siquiera de pedir un calendario de retirada. Según Bush, eso supondría darle una victoria a los insurgentes, que sólo tendrían que esperar a que se produjera ese momento.

Es lo malo de la guerra contra el terrorismo. Cualquier cosa puede ser interpretada como una victoria de los terroristas.

En realidad, el gran tema del discurso de Bush fue la política interna y las ambiciosas reformas que pretende llevar al Congreso para su aprobación. Por encima de todas ellas, destaca la reforma del sistema de pensiones. Se trata de un proyecto difícil de vender: es un asunto complicado, repleto de cifras y previsiones de ingresos y gastos, y que puede causar alarma y desasosiego precisamente entre la parte de la población, la gente mayor y la próxima a jubilarse, más susceptible de ser asustada.

La privatización parcial de las pensiones, para que la gente pueda invertir por su cuenta parte del dinero que ahora confía al Estado, será el gran tema del segundo mandato de Bush. No obtendrá lo que pretende si no consigue forjar un consenso que reúna a todos los republicanos y a muchos de los demócratas. Y para ello, ¿qué otra cosa mejor que utilizar una estrategia que ya rindió pingües beneficios cuando se aplicó a Irak?

El miedo:

"Social Security was a great moral success of the 20th century, and we must honor its great purposes in this new century," he said. "The system, however, on its current path, is headed toward bankruptcy. And so we must join together to strengthen and save Social Security."

El sistema se dirige a la bancarrota. Sólo lo salvaremos si todos juntos participamos en otra gran aventura. Existe una amenaza grave e inminente. Las armas de destrucción masiva. El arsenal iraquí.

¿Quién dijo que no funcionaría otra vez?


Transcripción del texto del discurso de Bush.