6.2.05

Los papeles del Watergate



Un pequeño trozo de la historia del periodismo. Una hoja del cuaderno en el que Bob Woodward tomó notas en la vista preliminar de los cinco detenidos por el asalto a la sede del Partido Demócrata en el edificio Watergate:

El fiscal solicitó que no se concediera la libertad bajo fianza, porque los hombres habían dado nombres falsos y habían sido detenidos con grandes cantidades de dinero durante un asalto "profesional" y "clandestino". Mientras el juez les interrogaba, Woodward apuntó que uno de ellos, Frank McCord, declaró que era consultor de seguridad y retirado de la CIA.




Artículo de Woodward y Bernstein en The Washington Post que revela por primera vez que el asalto del Watergate era parte de un programa de espionaje político y sabotajes dirigidos por la Casa Blanca. El artículo relataba la publicación de la "Carta de Canuck", que acusaba falsamente al candidato presidencial demócrata Edwin Muskie de admitir insultos racistas, y los esfuerzos del abogado Donald Segretti de reclutar a otros para espiar y causar problemas en las campañas demócratas.

Todos estos documentos forman parte de la colección de documentos personales de Carl Bernstein y Bob Woodward conservados en la Universidad de Texas y puestos a disposición del público desde el viernes. La web de la universidad recoge algunos de los papeles.

¿Y Garganta Profunda? De momento, nada. La fuente secreta más famosa del mundo continúa vivo y todos los papeles en los que aparece su identidad y las conversaciones que mantuvo con Woodward se encuentran guardados en una caja de seguridad de Washington.