14.2.05

La jauría

La cacería se ha cobrado su pieza. El director general de CNN, Eason Jordan, ha presentado la dimisión para cortar de raíz la polémica por sus comentarios en el foro de Davos sobre la responsabilidad del Ejército norteamericano en la muerte de periodistas en Irak.

Todo empezó en Davos hace dos semanas cuando en una conferencia el congresista Barney Frank hizo una referencia de pasada a las muertes de periodistas como un "daño colateral". Cosas que pasan. Eason Jordan tomó la palabra para decir que soldados norteamericanos habían matado deliberadamente a periodistas, es decir, sabiendo que estaban disparando a periodistas. Frank protestó, así como David Gergen, ex director de Comunicación en las Administraciones de Reagan y Clinton. Algunos asistentes, de medios de comunicación árabes, acogieron con elogios la intervención del directivo de CNN.

Interpelado por Frank, Jordan se echó atrás. Sabía que se había metido en un lío y que no tenía pruebas concretas para sostener una acusación tan seria. Se refirió a algunos casos en los que hay sospechas serias sobre el comportamiento de los militares en la muerte de periodistas (entre ellos, el ataque al Hotel Palestina), dijo que se trataba de acusaciones que habían hecho otros medios y terminó diciendo que no creía que ni la Administración de Bush ni el alto mando militar tenían la intención de matar periodistas.

Sus aclaraciones fueron algo confusas y quizá pensó que todo terminaría ahí. Pero en esta sala estaba Rony Abovitz, el autor del blog oficial de las conferencias y seminarios de Davos. Y la discusión dentro de la sala rebotó por toda la blogosfera. Los bloggers norteamericanos de derecha eligieron la presa y decidieron no soltarla hasta que Jordan entregara la cabeza. Criticaron duramente al directivo de la CNN, lo que es perfectamente legítimo, pero querían algo más. Su excusa era que el foro de Davos debía hacer pública la grabación del acto, y así pudieron mantener vivo el tema durante estas dos semanas.

Después de haber contribuido, con más razón, a la hecatombe de la CBS, ahora pretendían ir a por CNN.

La polémica les servía para continuar con su campaña de denuncia de los medios de comunicación tradicionales a los que consideran miembros de una conspiración progresista decidida a acabar con la Administración de Bush. Estos blogs se dividen en dos grupos: los que piensan que los únicos medios con rigor son FOX News, The Wall Street Journal y pocos más, y los que creen que ningún medio es independiente y por tanto sólo tienen valor los que comparten tu ideología.

Mientras tanto, los blogs de izquierda más conocidos ignoraban la polémica. CNN nunca ha sido santo de su devoción, tampoco tienen demasiada simpatía por los medios tradicionales y ellos ya tenían su propia presa: el seudoperiodista que hacía preguntas en la Casa Blanca para que Bush y su portavoz se lucieran.

También miraban hacia otro lado los periódicos y las televisiones. Se supone que no querían hacer sangre con un colega o no creían que el tema tuviera interés informativo.

La cobertura intensiva de varios blogs sí sirvió para que algunos asistentes a la conferencia de Davos explicaran lo que dijo Eason Jordan. El director BBC World Service, Richard Sambrook, dio su versión:

He (Jordan) clarified this comment to say he did not believe they were targeted because they were journalists, although there are others in the media community who do hold that view (personally, I don't). They had been deliberately killed as individuals-- perhaps because they were mistaken for insurgents, we don't know. However the distinction he was seeking to make is that being shot by a sniper, or fired at directly is very different from being, for example, accidentally killed by an explosion. Some in the audience, and Barney Frank on the panel, took him to mean US troops had deliberately set out to kill journalists. That is not what he meant or, in my view, said; and he clarified his comment a number of times to ensure people did not misunderstand him. However, they seem to have done so.

Otro periodista que también asistió al acto, Bret Stephens, miembro del consejo editorial de The Wall Street Journal, admitió que Jordan había intentado rectificar y que había negado que el Ejército tuviera una política deliberada de matar periodistas. Su veredicto, sin embargo, era que Jordan había ido demasiado lejos:

Whether with malice aforethought or not, Mr. Jordan made a defamatory innuendo. Defamatory innuendo --rather than outright allegation-- is the vehicle of mainstream media bias. Had Mr. Jordan's innuendo gone unchallenged, it would have served as further proof to the Davos elite of the depths of American perfidy. Mr. Jordan deserves some credit for retracting the substance of his remark, and some forgiveness for trying to weasel his way out of a bad situation of his own making.

Los testimonios de Sambrook y Stephens daban una idea bastante clara de lo que había dicho el directivo de CNN. Ambos valoraban de forma muy diferente sus declaraciones, y por eso sus opiniones tenían bastante credibilidad. Pero para algunos blogs eso no servía. Continuaron agitando la bandera del patriotismo con la intención de que CNN no tuviera más opción que presentar el cadáver de Jordan para aplacar a la jauría.

El conservador David Gergen, que también estaba escandalizado por la intervención de Jordan, tuvo claro que su dimisión era un desenlace absurdo y desproporcionado de toda esta polémica:

"This is too high a price to pay for someone who has given so much of himself over 20 years. And he's brought down over a single mistake because people beat up on him in the blogosphere? They went after him because he is a symbol of a network seen as too liberal by some. They saw blood in the water."

Alarmados ante la posibilidad de perder el favor del público, los medios tradicionales norteamericanos están acobardados ante la posibilidad de que la presión combinada de FOX News y los blogs les coloque la etiqueta de "antiamericanos". La caza de brujas vuelve a gozar de prestigio social en EEUU.

El símbolo de la lucha entre David (los blogs) y Goliath (el jefe de una poderosa cadena de TV) deja bastante que desear en este caso. Es cierto que los blogs han finiquitado la época en la que un dirigente político o empresarial podía decir lo que quisiera o como quisiera. Ahora todo el mundo está bajo el ojo de un periodismo ciudadano que no deja pasar una. Lo malo es que empieza a adquirir el aspecto de una jauría humana cuyo mayor merito es su habilidad para pasar de la protesta al linchamiento.

Blogs: tiempos de ojo por ojo y diente por diente. José Cervera en Retiario.