16.2.05

Información es poder

Casi siempre que se habla de lobby judío en España, en general en términos peyorativos, la gente suele confundir sus deseos con la realidad. Si una de las principales funciones de los lobbys es influir en la opinión pública, no se puede decir que en España el lobby judío, si existe, haya tenido mucho éxito. La mayor parte de la opinión pública, y de los periodistas, se muestra más cercana a la posición palestina que a la israelí.

Para remediarlo, ha aparecido un nuevo medio de comunicación español en Internet dedicado a la actualidad de Oriente Medio. Se llama Infomedio y éstos son sus objetivos:

La Agencia de Información sobre Oriente Medio tiene como prioridad la elaboración y envío de información objetiva, permanentemente actualizada, y de calidad periodística y académica, sobre acontecimientos relacionados con el proceso de paz en Oriente Medio, el desarrollo político que se produce especialmente en países de la región, sus políticas exteriores, cuestiones diplomáticas, de seguridad y terrorismo, así como aspectos económicos y culturales afines con los intereses españoles en su vinculación con Oriente Medio, y viceversa.

La lista de los miembros del Consejo Asesor revela que Infomedio pretende ofrecer la actualidad de Oriente Medio desde una perspectiva decididamente proisraelí, con la intención, supongo, de compensar los numerosos artículos de signo opuesto que aparecen en la prensa española.

Su Consejo Asesor está formado por políticos y periodistas que han mantenido en sus escritos e intervenciones públicas posiciones favorables a la política de los Gobiernos israelíes y muy críticas con las reivindicaciones palestinas.

Son Enrique Múgica Herzog, defensor del pueblo, Julián García Vargas, ex ministro de Defensa, Jon Juaristi, historiador y ex director del Instituto Cervantes, Pilar Rahola, columnista y ex diputada, Horacio Vázquez Rial, escritor, Gustavo de Arístegui, diputado del PP y ex diplomático con experiencia en Oriente Medio, Luis María Ansón, ex presidente de La Razón, y David Gistau, columnista de El Mundo.

El editor de Infomedia es Joaquín Ros García, una persona relacionada con el Grupo Excem. Es una empresa española fundada en 1971 y dedicada al comercio exterior, las telecomunicaciones y la consultoría internacional. Cuenta con oficinas en España, Francia, Israel y China.

Su consejero delegado es precisamente Julián García Vargas, que fue ministro de Sanidad y Defensa en los Gobiernos socialistas de Felipe González. El presidente de la compañía es Mauricio Hatchwell, presidente en España de la Federación Sefardí Mundial y uno de los líderes más activos de la comunidad judía española.

La web incluye la traducción de artículos aparecidos en la prensa de Oriente Medio. Sin embargo, en las secciones dedicadas a los países árabes no he encontrado la traducción de ningún artículo de la prensa árabe, con lo que es fácil deducir que la selección es bastante parcial. (Hay uno sobre Siria de The Jordan Times, un diario en inglés). Nada de The Daily Star, de Líbano, o de la prensa en árabe que se edita en Londres. ¿Es un error producto del estreno y que se corregirá o significa que tienen una idea de "información objetiva" muy singular?

Hay varios artículos de Memri, una agencia, dirigida por Yigal Carmón, ex coronel israelí y antiguo miembro de los servicios de inteligencia israelíes, que publica traducciones de la prensa árabe y análisis de la actualidad de Oriente Medio. Algunos medios, como The Guardian, han criticado a Memri porque siempre destaca artículos de la prensa gubernamental árabe o intervenciones públicas caracterizados por el más violento antisemitismo, y no hace lo mismo con otros ejemplos igualmente xenófobos de la prensa israelí.

En los últimos tiempos, ha abierto un poco sus puntos de vista y es posible leer en sus boletines artículos de la prensa árabe en defensa de posiciones reformistas y contra el integrismo.

El blogger y profesor norteamericano Juan Cole criticó recientemente la traducción que hizo Memri del comunicado de Osama bin Laden difundido pocos días antes de las elecciones norteamericanas. Cole sostenía que la traducción era sesgada y parcial. El responsable de Memri amenazó con querellarse.

Suelo seguir los artículos y traducciones que hace Memri, aunque considero que tenerla como única fuente de lo que ocurre en Oriente Medio es un error de manual. Ya se sabe que en estos temas no conviene fiarse de nadie y que lo mejor es contrastar con el mayor número posible de fuentes. En los últimos cinco años, sólo he visto un artículo de la prensa en hebreo traducido por Memri, y era un reportaje sobre los oscuros tratos de Arafat con algunos empresarios israelíes para colocar sus inversiones. Seguro que había otros muchos artículos interesantes que Memri prefirió no traducir. Esperemos que Infomedio no cometa el mismo error.