22.2.05

Cabrera Infante (1929-2005)



Llora La Habana. Lloran las lindas muchachitas que iniciaron en el sexo a un joven imberbe que nunca dejaba de aprender. Un joven que era bastante diestro, porque se manejaba con las dos manos en la sala oscura sin que eso le impidiera prestar atención a las películas. Lloran todos los que se enzarzaron con los tres tristes tigres. Lloran y dejan escapar una nube de puro humo.

Hoy fumamos lentamente en honor a Guillermo Cabrera Infante y releemos "La Habana para un infante difunto".

El dictador se toca la rodilla. Le duele.

Muere en Londres Guillermo Cabrera Infante.
Entrevista: "Lo peor del dragón está en la cola".
Cabrera Infante habla sobre "El Padrino".
Entrevista: "Era fanático de los perros".
"Las cenizas de mi marido regresarán a Cuba", afirma la viuda de Cabrera Infante.