8.2.05

Boicot suní

La tercera ronda de resultados de las elecciones iraquíes confirma la extensión del boicot de la población suní. En la provincia natal de Sadam Hussein, la victoria ha correspondido a la alianza shií promovida por el gran ayatolá Sistani. Allí viven 1.200.000 personas y sólo han votado unas 125.000.

El resultado confirma las estimaciones de otras zonas con presencia suní, como la ciudad de Mosul, donde pudo haber votado en torno a un 10% del censo electoral. Los comentarios del día de elecciones que decían que la votación en las provincias suníes estaba siendo algo mayor de lo esperado se han quedado en nada. A menos que lo esperado fuera un 0%.

El recuento ha llegado a los 4.600.000 votos, así que se supone que falta por revisar algo menos del 50% de las papeletas. Ya aparecen los primeros datos de las zonas kurdas. El porcentaje que de momento tiene la alianza shií es algo superior al 50%. Los kurdos llevan obtenidos un 25%. La coalición del primer ministro, Iyad Alaui, se queda en el 13%.

Los shiíes de la Alianza esperan llegar al 55% de los votos cuando se contabilicen todos los votos de Bagdad y Basora. Habrá que esperar entre tres y seis días para conocer los resultados definitivos.

Como dice Juan Cole, la victoria de los shiíes en la provincia de Sadam es como si Kerry hubiera ganado en Alabama. O Ibarretxe en Andalucía.