15.1.05

Los censores de Recoletos

2005 está en condiciones de ser el año de los blogs en España, o al menos eso piensan algunos. Queda un camino por recorrer bastante largo, tanto en cuanto a calidad de contenidos como a extensión de la mancha. Y para esto último, dependerá mucho de cómo asumen el reto los medios de comunicación tradicionales. Algunos de ellos van a comenzar a crear espacios para los blogs y a prestar más atención a lo que se cocina en la blogosfera.

El periódico gratuito Qué (editado por el Recoletos, el grupo de Marca y Expansión) ha ido más lejos y quiere también albergar a los blogs para que, además de dar imagen de modernidad, le sirvan como fuente de información. Cualquiera que utilice los servicios de Qué para poner en marcha un blog tiene que saber que gozará de menos libertad que si se lo monta por su cuenta, pero todo tiene un límite.

En Periodistas 21, hemos visto hasta dónde pueden llegar. Un lector del blog ha dejado un comentario en el que relata su experiencia. Raúl PC nos da el contenido de dos emails que recibió de Qué. En el primero le dicen:

Como habrás podido observar, tu blog ha estado vetado durante algunas horas. El motivo es que dado su contenido, nos hemos visto en la obligación de estudiar el asunto a fondo. Finalmente hemos decidido publicar su contenido.

Qué detalle. Resulta que Qué funciona con un sistema de... censura previa. Fraga estaría emocionado si lo supiera. Cuando Raúl PC pidió explicaciones, le respondieron:

En lo que escribes das pistas de cómo hacerse con una tarjeta de un móvil. Y eso podría ser peligroso si se le da excesiva publicidad.

Como Qué decidió al final publicar el contenido del blog, se supone que su alarma era injustificada. La información a la que aluden ya había salido publicada en otros medios y se refería a un error de seguridad en esas tarjetas. Curiosa mentalidad. No conviene informar de los problemas de seguridad no sea que se enteren los malos. Ya me imagino el incentivo que tendrían las empresas en corregir esos errores si supieran que nadie está autorizado a desvelarlos.

Si Internet se ha desarrollado hasta el grado que todos conocemos, y han provocado por ejemplo la aparición de los blogs, es precisamente porque ha servido para aumentar la capacidad de elección de los usuarios, para aumentar en definitiva su libertad. Los censores de Recoletos irrumpen en escena para retrasar el reloj unos cuantos años e intentar imponer sus reglas del juego.

Les auguro poco éxito, pero quién sabe. Siempre hay gente poco informada o que está dispuesta a renunciar a ciertas cotas de libertad a cambio de seguridad (comodidad). Todos aquellos que opten por el sistema de blogs de Qué deben saber que lo que escriban no tendrá mucha credibilidad. Sólo podrán contar lo que permita el benevolente censor de Qué. Y de esos ya hay suficientes en los medios de comunicación.