1.1.05

Asia: EEUU da un paso al frente

El Gobierno norteamericano ha terminado por comprender que no podía quedarse atrás en la carrera por ayudar a las víctimas de los maremotos de Asia. Son centenares de miles de vidas las que están en juego si los países occidentales y Naciones Unidas no consiguen poner en marcha con rapidez la que quizá sea la mayor operación humanitaria de la historia.

Washington ha multiplicado por diez la cantidad de dinero prometida para paliar los efectos de la tragedia. Ahora son 350 millones de dólares, lo que coloca a EEUU en el primer puesto de la lista. Era ridículo que la principal potencia económica del mundo hubiera aportado menos dinero que Suecia o Dinamarca.

La noticia es excelente. Además, revela que la Casa Blanca está dispuesta a empeñar su prestigio en una operación cuyo final es difícil de prever. Indonesia reúne dos características que no han escapado de la atención de los medios de comunicación norteamericanos: es el país más castigado por la tragedia y es también la nación musulmana más poblada del mundo.

En esta guerra contra el terrorismo que mata en nombre de una visión extremista del Islam, es importante que EEUU entienda que el conflicto no se gana sólo en el campo de batalla, sino también en la mente de las personas. La generosidad de la ayuda puede ser más rentable para la causa occidental, con independencia de cuál sea ésta, que una división de infantería.

Las catástrofes naturales tienen a veces graves consecuencias políticas. Indonesia es un país en el que los grupos extremistas son minoritarios y la mayor parte de la población practica una visión del Islam alejada del odio y el fanatismo. Si al desastre sucede el caos en el reparto de la ayuda, la gente puede perder la fe en los partidos tradicionales y aceptar ideas ajenas a la tradición religiosa del país.

La aportación de EEUU y Europa no es sólo importante en términos de dinero. Sólo los países occidentales tienen los medios técnicos necesarios para trasladar la ayuda a todos los puntos afectados. Ya hay noticias de aeropuertos de Indonesia en los que se acumulan los contenedores con los suministros sin que aún se pueda darles salida. Faltan camiones y combustible y muchas de las carreteras son casi intransitables. Es probable que algunas zonas sólo sean accesibles desde el aire. Según dice Kofi Annan:

But the immediate relief problem had more to do with logistics than money. Mr. Annan said, "We are going to need major logistical support - airplanes, helicopters, air controllers to assist us to move the products and goods as quickly as possible so that we don't have bottlenecks."

Cada día llegan noticias de pueblos y ciudades de las que se sabía poco hasta ahora y que quedaron arrasados por los maremotos. Un ejemplo, Meulaboh, una ciudad indonesia de 120.000 habitantes:

Ten helicopter airdrops and seven truckloads of supplies finally reached what Indonesian officials called one of the most devastated places in Sumatra: the remote, scenic fishing community of Meulaboh, where 7,000 were confirmed dead and officials said as much as a third of the population of 120,000 may have perished in the tsunami.

"Meulaboh is gone, destroyed," a senior Indonesian military officer said after the helicopter pilots told of a town where 80 percent of the homes and shops were reduced to rubble.


La prioridad ahora mismo es conseguir el suministro de agua potable con el fin de impedir la propagación de enfermedades como el cólera y la disentería. Inmediatamente después, habrá que pensar en cómo reconstruir ciudades enteras. Toda la ayuda prometida puede ser insuficiente en cuestión de meses. La recuperación del sur de Asia seguirá siendo un tema prioritario mucho tiempo después de que las noticias de la catástrofe abandonen los informativos de TV y los periódicos.

BLOGS:
Jeff Jarvis tiene una lista de blogs con informaciones de los países castigados por los maremotos. Recomienda expresamente el de Evelyn Rodriguez. Estaba de vacaciones en Tailandia y ha decidido permanecer allí por un tiempo para contar lo que está pasando.