3.12.04

Moratinos llega con regalos

No ha sido una visita rutinaria la de Moratinos a Israel. El ministro de Exteriores ha sorprendido a los políticos de allí con unas declaraciones y propuestas muy alejadas de la idea que en Washington y Jerusalén existe del Gobierno de Zapatero. Los amigos del islamofascismo, que dirían los blogs de la derechona americana, se han descolgado con críticas a la intifada y, sobre todo, con gestos de apoyo a Israel en varios escenarios internacionales.

Los titulares de la prensa israelí son reveladores: "Spanish FM Moratinos decries intifada", dice el conservador The Jerusalem Post, que cita las declaraciones de Moratinos. La intifada ha sido un error estratégico de los palestinos, dice:

"The intifada has not produced results, it has been a mistake," he said, and Palestinians must have a new strategy for peace and build their future through political and diplomatic means.

Conviene aclarar que ése mismo es el punto de vista de Abú Mazen, el candidato de Fatah para suceder a Arafat.

"Moratinos se acerca a Sharon con gestos favorables a Israel" titula El Periódico. Aunque en España ese titular puede hacer que algunas cejas se elevan hasta la parte superior de la frente, es una consecuencia lógica del deseo del Gobierno de volver a influir en unas hipotéticas negociaciones de paz. Resulta imposible tener un papel relevante en ese asunto si España adopta una política de confrontación frente a Sharon.

El Post dice también que Moratinos ha comunicado al ministro israelí de Exteriores que un miembro importante de la familia real española visitará Israel el próximo año para conmemorar el 20 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países.

Los detalles no acaban ahí e incluyen apoyos en dos cuestiones que interesan mucho en Israel. España apoyará el deseo israelí de entrar en la OCDE y de participar en los Juegos del Mediterráneo del 2005. No se rían. Esto último es importante. Como en todos los países mediterráneos, los israelíes son unos locos del deporte y no hay nada que les duela más que no poder participar en una competición internacional.

Tiene más calado la decisión de incluir en el calendario español la celebración del Día del Holocausto en el 27 de enero, pendiente de aprobar en el Consejo de Ministros.

Los atentados del 11M también han influido en el deseo de Zapatero de mejorar las relaciones con Israel:

Ninety percent of the meeting between Shalom and Moratinos focused on relations between the two countries. Moratinos spoke of the possibility of posting a military attache to the Spanish Embassy to coordinate military and security matters between the two countries, a ministry source said. In the past, he said, Spain looked north when it feared terrorist attacks, now it is also looking to the east following the terrorist attack on three train stations in March 2004. As a result his country is interested in upgrading its military relationship with Israel, with a focus on counterterrorist activity, said a source in the Foreign Ministry.

Haaretz prefiere titular con las críticas de Moratinos a la candidatura de Maruan Barguti a la presidencia de la Autoridad Palestina. La noticia será bien recibida por Sharon y, también, aunque menos, por Abú Mazen:

Moratinos believes that it would be a mistake for jailed Fatah leader Marwan Barghouti to run against Abbas for the post of Palestinian Authority chairman, but said he expects the Fatah movement, to which both men belong, to persuade Barghouti to drop his candidacy. Moratinos personally urged several members of the Palestinian leadership to do so, he said, telling them that they must ensure that Abbas receives full legitimacy as a leader so that he can persuade the Palestinian public to stop the intifada.

Sin embargo, en este caso Moratinos ha cometido un grave error. Los políticos europeos no le hacen ningún favor a Abú Mazen si se extiende entre los palestinos la idea de que él es el candidato de Europa y EEUU. Si de verdad prefieren que gane Abú Mazen, será mejor que convenzan a Sharon de que tenga algún gesto simbólico que permita hacer creer a los palestinos que la vía pragmática no sólo es menos sangrienta, sino también más efectiva.