21.12.04

Las reformas que nunca llegan

Para todos aquellos interesados en extender la democracia en el mundo árabe no hay textos más importantes que los informes publicados en los últimos años bajo el título Arab Human Development Report. Realizados por un equipo de expertos árabes por encargo de una agencia de la ONU, trazan un panorama desalentador de la situación política y socioeconómica de los países árabes y de la necesidad ineludible de poner en marcha reformas que extiendan la democracia.

Muchos de los llamamientos que ha hecho EEUU a favor de la libertad y la democracia en Oriente Medio están basados en estos documentos.

El informe de este año debería haber estado en la calle en octubre. ¿Por qué no ha aparecido aún? Por presiones de EEUU. Lo contaba hace unos días Thomas Friedman, corresponsal diplomático del NYT, y ahora lo ha confirmado el propio coordinador del informe. El Gobierno norteamericano no está contento con algunas de las frases que aparecen en el prólogo sobre el conflicto árabe-israelí y la guerra de Irak.

El Gobierno egipcio, que ha demostrado muy poco interés en fomentar la democracia en su país, tampoco está muy contento con otros capítulos del informe. En concreto, por pedir un aumento de la libertad de expresión en el mundo árabe.

El coordinador del informe, el sociólogo egipcio Nader Fergani, denuncia que EEUU ha amenazado con tomar medidas si sus amables peticiones son rechazadas:

U.S. officials have denied trying to delay or suppress the report, which was originally due to come out in October. But U.N. officials said parts are being rewritten after the United States and some Arab governments asked for changes.
Fergani said the United States had already penalised UNDP by $12 million because it did not like the previous report.
"My understanding is that this time they are threatening a much heavier penalty -- the entire U.S. contribution to the UNDP budget, or $100 million," Fergani told Reuters.
Washington is unhappy, Fergani said, with sections in the report on the U.S. occupation of Iraq and the activities of its ally Israel in the Palestinian territories.
Asked what evidence he had, he said: "Of course there are no official documents. In cases like this, you don't give your opponents something with which to fight back."

Entre las conclusiones más citadas de anteriores informes, está una en la que aparece España, en términos comparativos. Curiosamente, nadie se pone de acuerdo sobre la comparación. Yo siempre he pensado que tenía que ver con el número de libros traducidos al año de otros idiomas: se traducen en España más libros al año que en todos los países árabes juntos. En The Economist, la comparación era aún más reveladora:

Another, no less grave, result is the dearth of creativity. The report comments sadly on the severe shortage of new writing, and, for instance, the decline in the film industry. Nor are foreign books much translated: in the 1,000 years since the reign of the Caliph Mamoun, say the authors, the Arabs have translated as many books as Spain translates in one year.

Otros sustituyen la producción editorial de libros traducidos con el Producto Nacional Bruto. Pero sean libros o dólares, el panorama es el mismo. Y la necesidad de que se sigan publicando estos informes también. El primer informe, en 2002, se descargó de Internet un millón de veces. Apoyar la edición de 2004 es mucho más importante que mil cumbres llenas de discursos vacíos como la celebrada hace unos días en Marruecos.

Es una lástima que sea más fácil hacer declaraciones vacías a favor de la libertad que apoyar a los árabes que se atreven a denunciar los rincones oscuros de la política de sus Gobiernos.

Los ayatolás deben de estar muy contentos. Los del turbante, también.