12.12.04

La lista negra

Mientras en Washington ya están afilando los cuchillos para conseguir que Kofi Annán desaparezca de la escena antes del fin de su mandato, otra de las bestias negras de Bush comienza a sentir que se estrecha el cerco. Payback time, le llaman en inglés.

The Washington Post cuenta hoy que los servicios de inteligencia norteamericanos han grabado las conversaciones del director general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, el egipcio Mohamed Al Baradei, con diplomáticos iraníes. El objetivo es conseguir cualquier cosa que sirva para impedir que Al Baradei pueda presentarse a la reelección de su cargo dentro de unos meses.

EEUU quiere hacer pagar a Al Baradei su negativa a aceptar las pruebas falsas, como la supuesta compra de uranio a Níger por Irak, con las que Washington quiso justificar la invasión de Irak. El egipcio cometió la osadía de afirmar antes de la guerra que no habían encontrado pruebas de que Irak hubiera reconstruido su programa de armas nucleares.

Y eso que algunos decían que un segundo mandato de Bush iba a ser más moderado que el primero. Incluso lo pensaban algunos miembros del Gobierno español. Qué aficionados.