5.12.04

Bacterias terroristas

Un hecho indudable sobre el primer mandato presidencial de Bush es que no hubo ningún atentado terrorista en suelo norteamericano desde el 11 de septiembre del 2001. Uno de los miembros de su Gobierno está tan perplejo sobre ese dato que, al abandonar el cargo, ha decidido dar ideas a unos terroristas que están demostrando una alarmante falta de profesionalidad.

En la conferencia de prensa en la que anunció su dimisión como secretario de Sanidad, Tommy Thompson anunció que "cada noche" ha estado preocupado por el peligro de un envenenamiento de alimentos a escala masiva:

"I, for the life of me, cannot understand why the terrorists have not, you know, attacked our food supply, because it is so easy to do," Thompson said. "And we are importing a lot of food from the Middle East, and it would be easy to tamper with that."

Con lo fácil que es y lo poco que costaría. Toneladas de cuscus y humus están atravesando en estos momentos el Atlántico y podrían estar llenas de bacterias terroristas. Ahora mismo debe de estar en una cueva Osama bin Laden mesándose la barba y preguntándose: ¿por qué nadie me lo dijo?, ¿es que tengo que hacerlo yo todo?

Una cosa es que un experto contemple públicamente todos los riesgos de atentado o que alerte sobre problemas de seguridad. Otra muy diferente, que un miembro del Gobierno advierta al enemigo sobre sus puntos vulnerables para que apunte mejor.

Alguien debería avisar a Thompson y comunicarle que Bush ya ganó las elecciones. Ya no tiene que asustar a nadie.

Lecturas de puente


Iraq, the Press and the Election. Michael Massing analiza la cobertura de la guerra de Irak en los medios de comunicación norteamericanos. The New York Review of Books.

Secret Intelligence and the War on Terror. Thomas Powers explica la crisis interna de la CIA y la responsabilidad de la Administración de Bush. The New York Review of Books.