31.12.04

Asia: malas y buenas noticias

No dejan de llegar malas noticias sobre las consecuencias de los maremotos de Asia. El número de muertos ha llegado ya a 125.000. En Indonesia, el Ejército aún mantiene sus operaciones militares contra la guerrilla separatista de Aceh, a pesar de que había prometido centrar sus esfuerzos en las labores de emergencia en una de las zonas más devastadas por la catástrofe.

¿Es realmente grave la situación en esa región de Indonesia? Veamos:

"The indications are the disaster is going to be a lot worse than we have anticipated already," UN Children's Fund (UNICEF) communications director John Budd told AFP by telephone from Jakarta. "Aceh really is ground zero."

Budd said up to 500,000 people were "extremely vulnerable" because of a lack of shelter, while 900,000 children were suffering from a combination of illness, injury, trauma, separation from families and being orphaned.

He said there was a desperate shortage of food and fuel across the province, which had already suffered from a lack of infrastructure due to a decades-long violent struggle between separatist rebels and the government.

Y en Tailandia, en algunas playas en las que han muerto centenares de personas, los turistas han vuelto a extender sus tumbonas. Mientras la población local continúa enterrando a sus muertos, otros se quejan de que no tienen la vista que les habían prometido en la agencia:

An indignant Russian who arrived at the Novotel Phuket Resort on the day after the tsunami loudly complained that there was no champagne reception. Other guests have pestered the hotel's grieving staff with complaints that their rooms lack good views. (...)

Some Thais are amazed that the foreigners can be so insensitive to be sipping cocktails poolside while surrounded by death and grief. "I think the people are good, but I don't know why they stay here now when we are so sad," a waiter at the Novotel said, asking that his name not be reported out of fear of losing his job.

No todo es tan deprimente. La cantidad de dinero prometida por la comunidad internacional (en estos casos, sí se puede utilizar esta expresión sin resultar cínico) ha alcanzado la cifra de 500 millones de dólares. A los 250 millones destinados por los Estados se ha unido una cantidad similar a cargo del Banco Mundial.

La reacción solidaria, en la que Internet está teniendo un protagonismo esencial, ha servido para que algunos Gobiernos incrementen sus aportaciones. Es el caso del Reino Unido, donde las contribuciones individuales de los ciudadanos llevaban camino de superar a las cantidades comprometidas por el Gobierno. Por ello, Blair ha decidido aumentar la ayuda hasta los 90 millones de dólares, lo que convierte a su país en el que más dinero enviará.

Para donar dinero en España.