1.11.04

La salud de Arafat

Algunos políticos palestinos continúan negando la evidencia en relación a la salud de Arafat. Cualquier cosa con tal de no afrontar la realidad: la era del líder de la OLP está tocando a su fin, y quizá su vida también. Quien se lleva la palma de las mentiras es la delegada palestina en París, especializada en difundir desmentidos de dudosa credibilidad. De creerla, habría que llegar a la conclusión de que Arafar se va a levantar de la cama en unos días, una vez que solucione sus problemas digestivos:

"Experimenta una mejoría cada hora pero sigue cansado y exhausto. Su fatiga proviene principalmente de la diarrea y de los vómitos aunque está muy claro que no hay ninguna señal de que sea grave. No se ha encontrado ni leucemia ni ningún tipo de tumores".

La delegada y otros portavoces tardaron sólo unas horas, tras la llegada de Arafat a París, en desmentir que tuviera leucemia u otra enfermedad que pudiera tener consecuencias fatales.

La realidad es muy diferente. No se sabrá nada seguro hasta que los médicos franceses emitan su primer parte médico, una vez concluidas todas las pruebas, y eso no ocurrirá hasta mediados de esta semana. Uno de los asesores más cercanos de Arafat, Saeb Erekat, ha dicho que los médicos no han descartado ninguna enfermedad y que todavía es pronto para hacerlo.

Otros comentarios son más pesimistas. El asesor Imad Shakur ha comentado que su estado es grave y que, aunque se recupere, ya no será el mismo:

"From the political standpoint, Arafat's situation has already changed. The ailing Arafat is not the healthy Arafat we knew until two weeks ago. Even if he returns, and I hope that he will, he will not be the same Arafat, not for us, not for Israel, not even for himself. An old, sick man, who has different needs."

La violencia:
En Israel, y después de muchas semanas sin atentados, se ha producido una explosión en un mercado de Tel Aviv. Un joven de 16 años ha matado a tres personas con una carga adosada al cuerpo. A lo largo de este año, ha habido cuatro atentados suicidas en los que han muerto 31 israelíes.

Un recuento hecho por el diario Haaretz indica que el Ejército israelí ha matado a 165 palestinos en octubre, de ellos 159 en Gaza. Al menos, 50 de esas víctimas eran civiles, es decir mujeres, ancianos y niños de menos de 16 años. Octubre ha sido el mes más violento en los territorios palestinos desde abril del 2002.