8.11.04

La noche de los blogs

"El conflicto es bueno para los blogs", dice Markos Moulitsas, el autor de Daily Kos, uno de los blogs progresistas más leídos de EEUU. Pero a veces, un exceso de conflicto puede llevar a la adrenalina demasiado lejos. Les ocurrió a algunos de los colegas de Moulitsas, que se quedaron mudos en la noche de las elecciones americanas. Por la decepción, claro.

La campaña electoral ha supuesto un resonante éxito para los blogs que escriben de política en EEUU. Los blogs conservadores acabaron con el reportaje de la CBS que cuestionaba la mili de niño rico de la que disfrutó Bush. Se basaba en documentos que resultaron ser falsos, como se apresuraron a revelar los blogs.

En la izquierda, la actividad no fue menor. Desde el primer día, y sin descanso, denunciaron todas las mentiras con las que Bush y su gente habían alimentado a los norteamericanos, con una contundencia y dedicación de la que careció hasta un mes antes de las elecciones el candidato Kerry.

La mayoría de los blogs políticos norteamericanos son rabiosamente partidistas, lo normal en los tiempos de crispación que viven por allí. No intentan esconderse bajo una cuestionable pátina de imparcialidad, en la línea de los medios de comunicación. Algunos de ellos son tan sectarios que sólo predican para los convencidos (lo que no es bueno, pueden acabar como la radio en España).

Los buenos, en la izquierda o la derecha, sospechan que el partidismo no es suficiente. Está bien defender tus ideas, siempre que puedas presentar razones de peso para sostenerlas. A veces, aplican el viejo principio de que si no tienes nada bueno que decir de algo o alguien, mejor no digas nada. Si la razón parece estar en ese asunto en el lado contrario, prefieren no decir nada antes que mantener posiciones ridículas.

El martes 2 de noviembre fue el gran día. La noche electoral es el típico acontecimiento que parece diseñado para ser contemplado a través de la televisión. No es que los programas especiales sean muy atractivos (se limitan a un grupo de presentadores dando números y presuntos expertos especulando sin rubor), pero la combinación de imágenes e información en tiempo real dan lugar a una mezcla irresistible.

Sin embargo, los blogs, y en general los medios que viven en Internet, resistieron el tirón. The Drudge Report, que no es exactamente un blog, tuvo cerca de un millón de visitas el martes 2, por encima incluso de la web de The New York Times, que tuvo 944.000. Blogspot.com tuvo 330.000 visitas, y por cierto resistió el tráfico con bastante dignidad.

Drudge Report y varios blogs extendieron por toda la red los datos de la primera oleada de las encuestas hechas a pie de urna. Resultaron estar dolorosamente equivocadas. Ahora bien, lo único que hicieron fue difundir datos que los políticos y periodistas siempre han conocido. No informan de ello, pero esos datos sí influyen en la cobertura del comienzo de la noche electoral. Esa noche, estuvieron al alcance de todo el mundo.

Ahora algunos se preguntan si hay vida después del 2 de noviembre para los blogs. Y dado que se trata de EEUU, lo que quieren decir es si hay pasta. Se dice que, en sus mejores momentos, Daily Kos ha llegado a ingresar 20.000 dólares al mes por la publicidad que aparece en su blog. Es obvio que la cifra descenderá de forma estrepitosa en las próximas semanas, si no lo ha hecho ya, pero de entrada ya ha demostrado su capacidad de interesar a los anunciantes.

Lamentablemente para el espíritu libertario que anima a muchos blogs, si quieren convertirse en fuentes imprescindibles de información, deberán mostrar algo más de, digamos, profesionalidad, en el futuro. Dos de los blogs progresistas más conocidos en EEUU se hundieron en la melancolía en la noche electoral y dejaron a sus lectores habituales tirados en la esquina.

El ejemplo más evidente es Atrios. A las 20.16 (hora de NY), viendo lo que se le viene encima, levanta la bandera blanca:

I can't keep up with up-to-date results any faster than the media can, so I won't really try. Chat away...

Su blog se convierte en un simple chat porque el señorito está demasiado deprimido. Luego, anuncia la victoria de un candidato demócrata en Ohio en dos líneas y a la una y media de la mañana, anuncia que se va a la cama. Parece que no puede dormir bien y a las 3.08 se pone otra vez frente al ordenador y escribe:

Sleep!
We will find the route to Mars...


Otro blogger, Josh Marshall, autor de Talking Points Memo, hizo una espantada similar. A las 22.40, con los negros nubarrones que se ciernen sobre Kerry en Ohio, Marshall escribe tres líneas para denunciar los trapos sucios del escrutinio, sin citar ningún ejemplo:

Why no more network coverage of the flurry of lawsuits across Ohio? This is what the election is coming down to. And it's not being reported. Interviews with party chairs, no coverage of where the election is being decided.

Veinte minutos después, escribe otras tres líneas para prometer que tiene algo que contar al respecto:

Now hearing very conflicting word about the legal situation on the ground in Ohio. Will report when we know more.

Y no se enteró de nada más. Tras un breve artículo sobre el voto juvenil, no hubo nada más en su blog hasta las diez y media de la mañana siguiente.

Todos sabemos que una de las mayores maldiciones que pesan sobre periódicos e informativos de radio y televisión es que tienen que aparecer todos los días. Y algunos de esos días, no hay noticias relevantes ni para prestarles atención durante cinco minutos. Los bloggers están libres de esa carga, y escriben cuando quieren y como quieren.

Sin embargo, no pueden escaquearse en las fechas en las que los acontecimientos tienen la máxima importancia y se suceden a cada minuto. No importa cuánto facturen. A la hora de la verdad, tienen que estar frente al teclado. El papeleo para irse a vivir a Canadá siempre se puede dejar para el día siguiente.