8.11.04

La herencia económica

Por si las cosas no fueran lo bastante confusas y los riesgos demasiado altos, la mujer de Arafat ha irrumpido en los últimos días de su marido para enfrentarse a la cúpula palestina. La noticia de que Abú Mazen y Abú Alá tenían previsto viajar a París para conocer de primera mano el estado de salud de su presidente hizo que Suha Arafat montara en colera.

Les ha acusado de intentar enterrar en vida a Arafat, una acusación ridícula sobre todo si procede de una persona que se ha pasado en París los últimos años, los mismos en los que su esposo estaba encerrado en la Mukata de Ramala.

Los líderes de la OLP y de la Autoridad Palestina han decidido continuar con sus planes de viajar a Francia. Es la única manera de confirmar el estado de Arafat, ya que cada día parten de su entorno versiones distintas y contradictorias.

La mujer de Arafat no goza de mucho prestigio en los territorios palestinos, y mucho menos en la depauperada Gaza. No hay que descartar que esté siendo manipulada por algunos de los asesores de Arafar que sí se encuentran en París y cuya posición política y económica depende directamente de que el presidente palestino continúe con vida.

Está feo decirlo cuando una persona está a punto de morir, pero, como ocurre con algunas herencias, hay mucho dinero en juego. Una parte importante de los fondos donados a la OLP en los últimos años está en cuentas corrientes de bancos extranjeros. Nunca se empleó ese dinero para los inexistentes lujos personales de Arafat, su mujer no puede decir lo mismo, pero sí para otros asuntos políticos que escapaban del control de las instituciones palestinas. Arafat nunca descartó que la OLP tuviera que abandonar otra vez Gaza y Cisjordania y esos fondos hacían la función de caja de resistencia. Y de otras cosas menos honorables.

Faluya

En Irak, el primer ministro, Iyad Alawi, ha ordenado el comienzo del asalto a Faluya un día después de decretar el estado de emergencia en todo el país, excepto en las provincias kurdas.

20.30:
El asalto ha comenzado con la toma de un hospital situado en las afueras de la ciudad. WP:

Commanders said the toughest fight was yet to come: when American forces cross to the east bank of the Euphrates and enter the main part of Fallujah - including the Jolan neighborhood where insurgent defenses are believed the strongest.

U.S. commanders have avoided any public estimate on how long it may take to capture Fallujah, where insurgents fought the Marines to a standstill last April in a three-week siege.

Marine commanders have warned the new offensive could bring the heaviest urban fighting since the Vietnam war. Some 10,000 U.S. Marines, Army soldiers and Iraqi forces are around Fallujah, where commanders estimate around 3,000 insurgents are dug in. More than half the civilian population of some 300,000 people is believed to have fled already.

Much depends on whether the bulk of the defenders, believed to be Iraqis from the Fallujah area, decide to risk the destruction of the city or try to slip away in the face of overwhelming force. Foreign jihadis may choose to fight to the end, but it's clear how many of them are still in the city.


No hay aún información precisa sobre el comportamiento de las tropas iraquíes, que ya han participado en el asalto al hospital, controlado hasta entonces por los rebeldes. Un periodista norteamericano incrustado con las tropas ha dicho que se han producido las primeras deserciones en sus filas. Un batallón de 500 soldados iraquíes ha perdido a 255 de ellos, tan sólo en este último fin de semana.