30.11.04

El ventilador

La intervención de Aznar me ha recordado otra comparecencia anterior en el Congreso de un político que también se encontraba en una situación cuando menos apurada. Fue el día en que Alfonso Guerra se vio obligado a dar explicaciones en el Parlamento por los negocios de su hermano, Juan Guerra.

Las palabras de Guerra dieron lugar a miles de frases en forma de noticias y comentarios. Pero quien mejor resumió su intervención fue una memorable tira cómica de Gallego&Rey. En la primera viñeta, se veía a Guerra subiendo por las escalinatas del Congreso desnudo y tapándose las vergüenzas. En la última, el entonces vicepresidente salía todo ufano llevándose puestos los pantalones, las chaquetas y hasta los sombreros del resto de sus señorías.

El ventilador, le llamaban entonces.