10.11.04

El embajador nuclear

La Casa Blanca y el Pentágono dicen estar muy preocupados por el peligro de proliferación nuclear, sobre todo si los sospechosos residen en Teherán. Con Pakistán, gran aliado en la guerra contra Al Qaeda, es inevitable que sean menos rigurosos.

Cuando se descubrió que el jefe del programa nuclear paquistaní, A.Q. Khan, había recibido de Corea del Norte sistemas de misiles a cambio de venderles tecnología nuclear, los norteamericanos debieron conformarse con un mea culpa público de Khan. Musharraf le perdonó inmediatamente. No hubo una auténtica investigación porque podría haber implicado al alto mando militar paquistaní, quizá incluso al presidente Musharraf.

El nuevo embajador de Pakistán en EEUU, Jehangir Karamat, está a punto de presentar sus cartas credenciales ante Bush. Desgraciadamente para ambos, se ha sabido que el general General Karamat intervino en los planes de Khan para que Pakistán se hiciera con la bomba atómica y autorizó los contactos y acuerdos con los norcoreanos (algo que Karamat niega). Lo hizo cuando era el jefe del Ejército entre 1996 y 1998.

La información proviene de la declaración que hizo Khan en la breve investigación que tuvo lugar en Pakistán y por la que nadie fue procesado, y que ahora rescata The New Republic. Como el artículo es sólo para suscriptores, recojo aquí el párrafo en el que se detalla la intervención de Karamat:

Yet in debriefings by investigators, Khan reportedly asserted that Karamat was immersed in the details of an arrangement in which Pakistan received help with its ballistic missile program in exchange for providing North Korea with uranium-enrichment technology. During his tenure as army chief of staff, Karamat held overall responsibility for Pakistan's Ghauri mid-range missile program.

In December 1997, he reportedly made a secret trip to North Korea. Four months later, in April 1998, he officiated at the first successful test of the Ghauri, widely believed to be a rechristened North Korean Nodong missile. "What Khan is implying is that there was a quid pro quo and that Karamat was aware of what was going on," says Gaurav Kampani, a senior research associate at the Center for Nonproliferation Studies in Monterey, California. "[Khan] is suggesting that [Karamat] presided over the nuclear-for-missile transfer or actually signed off on it." Karamat insisted to The New Republic he did not travel to North Korea and was not aware of or involved in an exchange of missiles for nuclear technology.

Claro que podría ser que el científico Khan fabricara la bomba nuclear sin informar al alto mando militar y al Gobierno paquistaníes, que fuera un proyecto personal que luego entregara a las autoridades. Podría que ser negociara directamente con Corea del Norte sin pedir permiso a los jefes militares. Y que el general Karamat recibiera los misiles norcoreanos sin saber cómo se habían obtenido.

Pero es poco probable.