15.11.04

Abu Mazen: primer aviso

Desde Jerusalen:
Abu Mazen y la OLP han desmentido que el tiroteo de ayer en Gaza fuera un intento de asesinato contra el futuro candidato a la presidencia palestina. Algunos dicen que todo fue producto de la confusion y de la pasion del momento. Otros apelan al caos que se ha vivido en Gaza en los ultimos meses para entender este tipo de incidentes. Como es habitual con los politicos, tambien echan la culpa a los periodistas, en esta ocasion a Al Jazeera por apresurarse a informar del atentado frustrado.

No parecen que sean desmentidos muy convincentes. Los dirigentes palestinos necesitan de forma desesperada dar una imagen de unidad, pero no pueden ocultar las profundas divergencias que existen entre ellos y la calle. Probablemente, los agresores de anoche no pretendian asesinar a Abu Mazen y a su principal aliado en Gaza, el ex ministro Mohamed Dahlan. Creo que su objetivo era intimidar a Abu Mazen y lanzarle el primer aviso: no te queremos en Gaza porque no estamos dispuestos a poner fin a los atentados de la intifada.

Los agresores han sido identificados como miembros de las Brigadas de Martires de Al Aqsa (ahora han tomado el nombre de Brigadas de Abu Ammar, por Arafat). Estos grupos de jovenes radicales que no reconocen a mas lider que al encarcelado Maruan Barguti, quieren continuar con la intifada hasta el fin de la ocupacion israeli. Abu Mazen esta convencido de que la violencia hace imposible ahora cualquier negociacion con Israel y EEUU, y por eso es contraproducente para los intereses palestinos.

La vieja guardia de la OLP es tan diversa como el movimiento palestino. Es casi seguro que apoyara a Abu Mazen para las elecciones con las que se sustituira a Arafat. El futuro presidente palestino no tiene madera de lider, no es muy conocido ni valorado por la opinion publica, ni desde luego cuenta con apoyos entre los grupos mas radicales. Casi siempre vivio bajo la sombra de Arafat, y cuando tuvo discrepancias con el, lo que ocurria con una cierta frecuencia, preferia apartarse y no dar la batalla. Aunque mantuviera los cargos oficiales, en esos momentos de discordia no tenia ningun inconveniente en desaparecer del mapa, volverse a su casa y dejar que pasara el tiempo.

Ahora ya no puede hacer eso. Tiene que empezar a ganarse los apoyos de la calle y de una circunscripcion muy particular: los jefes de las distintas fuerzas de seguridad palestinas. Durante los pocos meses en los que Abu Mazen fue el primer ministro, intento centralizar el control de estas fuerzas uniformadas. Arafat se ocupo de pararle los pies. Tuvo que aceptar que Dahlan fuera el ministro de Seguridad, pero no permitio que controlara a las distintas policias.

Abu Mazen continuara desde el poder con su plan de unificar las fuerzas de seguridad para que no esten bajo el control de clanes familiares o grupos politicos. No podra hacerlo con la simple autoridad de su cargo. Tendra que convencer a los mandos policiales con el argumento de que solo asi aumentara la seguridad y, en un segundo paso, solo asi se podran arrancar concesiones a Israel en unas hipoteticas negociaciones.

En cierto modo, y como cuando dirigio brevemente el Gobierno, Abu Mazen vuelve a estar en manos de Sharon. Si el primer ministro israeli no encuentra motivos para aliviar la situacion humanitaria de Cisjordania, su nuevo adversario no tendra nada tangible que ofrecer a su gente. La respuesta popular consistira en proseguir con la intifada en su vertiente mas violenta, aunque esta opcion solo consiga empeorar la situacion.