26.10.04

Vote en Ohio (dos veces)

Funcionó en Florida hace cuatro años y los republicanos confían en que les vuelva a servir ahora en Ohio. Algunos medios intuyen que todo el caos que impidió durante 36 días saber quién había ganado las elecciones puede repetirse ahora en otro Estado. Ohio, Florida y Pennsylvania son los tres Estados considerados claves en muchos pronósticos. El vencedor en dos de ellos casi tiene asegurada la victoria.

Esta vez, la clave no es la célebre papeleta mariposa, sino el registro de votantes. En el último año, demócratas y republicanos han lanzado una campaña para animar a registrarse a los votantes que no figuran en el censo electoral. Centenares de miles lo han hecho y el partido de Bush se ha puesto nervioso. La mayoría de ellos, no todos, se han inscrito en distritos en los que el partido demócrata suele obtener un buen resultado, y por tanto deducen que los nuevos votantes se inclinarán por su adversario.

Y hay algo más. ¿Se puede votar dos veces en EEUU? Bueno, no es legal, pero hay muchos que lo hacen. ¿Cómo? Sigan leyendo.

En Ohio, los republicanos han presentado demandas judiciales contra 35.000 nuevos votantes ante la sospecha de que se esté produciendo un fraude. Además, tienen previsto enviar en el día de los comicios a 8.000 interventores a los colegios para impedir que voten aquellos cuyo registro sea dudoso.

El primer indicio irregular es que son muy numerosos los casos de doble registro, de personas que están registradas para votar en más de un distrito. De hecho, eso no es extraño en EEUU. La ley permite a una persona estar registrada incluso en dos Estados diferentes. Obviamente, votar dos veces sí es un delito.

La capacidad de las autoridades del Estado de poner trabas al voto es bastante grande, como ya quedó de manifiesto en Florida en el 2000. Allí, los presos y muchos ex convictos habían perdido el derecho a votar. La Administración estatal, dirigida por el hermano de Bush, ordenó que se filtrara el censo para que ninguno de ellos se colara, y en el proceso muchas personas sin antecedentes penales, la mayoría de raza negra, vieron que les impedían depositar el voto en la urna.

De momento, en Ohio ya han encontrado algunos casos de personas fallecidas que están aún registradas. Está por ver si algunas autoridades locales están permitiendo un fraude masivo. Una acusación tan grave no se puede sostener sin pruebas de peso.

La razón principal de este descontrol es que en EEUU no es el Gobierno central el que organiza las elecciones, sino cada Estado en su territorio. Algunos de ellos no se caracterizan por la limpieza de su sistema electoral, y eso ha beneficiado a lo largo de la historia a los dos partidos. Nixon, por ejemplo, se enteró demasiado tarde de que la maquinaria política de los demócratas en Chicago funcionaba con una precisión desconocida por el mejor fabricante de relojes suizos.

El fraude, a una escala muy reducida, ha seguido existiendo, pero se supone que nunca había influido de forma decisiva en el resultado electoral. Desde Florida, ya no se puede decir lo mismo. Una investigación del Orlando Sentinel ha revelado que 1.650 votaron dos veces en los años 2000 y 2002: una en Florida y otra en Georgia o Carolina del Norte. Como todos sabemos, Bush ganó las elecciones, la presidencia y el derecho a invadir Irak por una distancia menor en votos.

Las sospechas también se extienden a otros lugares. El Daily News de Nueva York ha contado que al menos 1.000 de los 46.000 votantes que están registrados tanto en Florida como en Nueva York votaron en ambos Estados hace cuatro años. Estos ancianos que se van a vivir a Miami u Orlando tras la jubilación deben de ser votantes compulsivos.

Estas irregularidades se producen porque los Estados raramente se molestan en investigar las irregularidades después de las elecciones, según el Sentinel:

Cracking down on double voting won't be easy. There is no nationwide voting database, and only 15 states even maintain a statewide voting register. Also, the Sentinel found, information in the existing databases is often incorrect -- sometimes wrongly showing that a voter cast a ballot. That means any effort to block potential double voters by using existing voting databases could keep legitimate voters from casting ballots.

Para impedir que las sospechas de fraude y las artimañas de los partidos les dejen tirados, millones de personas se han lanzado a votar en los 35 Estados en los que se puede hacer de forma anticipada. Se calcula que hasta un 20% de los votantes podría hacerlo antes del 2 de noviembre, lo que en cifras absolutas suponen unos sorprendentes 25 millones de votantes.

EEUU se juega mucho en estas elecciones. Es un poco complicado presentarse ante el mundo como el faro de la democracia si en dos elecciones consecutivas las irregularidades arrojan sombras sobre el veredicto de las urnas. Puede ocurrir que para la próxima los chinos quieran enviar consejeros y observadores con la sana intención de dar ejemplo.

En cualquier caso, cada democracia tiene sus peculiaridades electorales, algunas difíciles de entender en el extranjero. En España, tenemos la jornada de reflexión, que algunos han querido vender como un pilar sagrado de la democracia. En otros países occidentales con un historial democrático mejor que el nuestro, no sólo no existe esta modalidad de abstinencia, sino que se puede seguir haciendo campaña frente a los colegios electorales.

La jornada de reflexión es un legado de la época en la que los políticos no se creían que los españoles pudieran votar pacíficamente sin abrirse la cabeza. Convenía enfriar los ánimos con 24 horas de antelación, de la misma forma que en algunos países latinoamericanos se prohíbe la venta de alcohol cuando toca votar.

Vale, habría que eliminar la jornada de reflexión, pero al menos nosotros no votamos dos veces, ¿no?.

Polls show Kerry gaining in crucial states. Daily Telegraph.
You Know What the Republicans Are Up To? Common Dreams.