25.10.04

Hunter Thompson

Lo que son las cosas. John Kerry, un político estirado de lo que se llama el establishment en EEUU, y Hunter Thompson, un periodista desquiciado que ha consumido más drogas de las que tiene constancia Antonio Escohotado, se conocieron hace más de 30 años.

Se encontraron en una manifestación contra la guerra de Vietnam frente a la Casa Blanca. Cada uno estaba haciendo lo que se esperaba de ellos. Kerry arengaba a las tropas con un megáfono. Thompson intentaba lanzar una rata muerta al otro lado de la verja. Él siempre tuvo una relación muy estrecha con Nixon.

Ahora, el creador y casi único practicante del periodismo gonzo (para los jóvenes: un versión delirante y muy cargada de sustancias alucinógenas del nuevo periodismo) está tan cabreado con Bush que hasta habla con nostalgia del viejo Nixon.

Hunter Thompson votó a Ralph Nader en el 2000 y todavía lo está lamentando. Para purgar su error, ha escrito un largo alegato contra ya-saben-quién en la revista Rolling Stone: Fear and Loathing, Campaign 2004.