23.10.04

Feliz aniversario

El Mundo ha celebrado su 15º aniversario publicando en primera página una de las fotos del atentado del 11M que el juez Del Olmo quiere eliminar de internet. No está claro si el periódico apoya o no la iniciativa judicial, pero con la decisión de colocarla a la vista de cualquiera que pase hoy frente a un kiosko ha condenado al juez a la irrelevancia o a algo peor.

El magistrado de la Audiencia Nacional ha pedido a la policía, y ésta al FBI, que impida la difusión de estas imágenes, localizadas en un servidor norteamericano. Parece que las fotos se encuentran en una web dedicada al singular propósito de ofrecer sangre, sexo e imágenes morbosas de distinto origen. Son las webs que ofrecen en los últimos tiempos las imágenes íntegras de los asesinatos de rehenes. De más está decir que no suelen ahorrarse ningún detalle.

En la foto se ve una hilera de cadáveres destrozados en el andén de la estación. Acaban de sacarlos de los trenes y aún no los han cubierto. El pie de foto, pudoroso, dice que el periódico ha ahorrado al lector la visión de otros cuerpos, situados en la parte inferior de la instantánea. Afirma que la han recortado, como si lo que ya se ve no fuera nada del otro mundo.

El segundo periódico de información general más leído del país coloca la foto en cabeza de la página, por encima del titular. Se suele hacer cuando el valor informativo de la imagen es superior al de la propia noticia. Por alguna razón en la que no quiero entrar ahora, El Mundo quiere que los españoles
vuelvan a revivir una de las imágenes que ya tuvieron que contemplar hace siete meses.

Y sin más propósito periodístico que el de informar sobre las medidas que toma un juez y la policía para impedir que se vean precisamente imágenes como ésa.

En el interior del periódico, al desarrollar la noticia, emplean otra foto menos terrible. Ahí los cadáveres ya han sido introducidos en bolsas negras de plástico. Esta imagen revuelve menos las entrañas, y supongo que por eso no tiene categoría suficiente como para aparecer en primera página.

Dicen que hay fotos peores en esa web, y no lo dudo. Lo que no tengo tan claro, quizá porque me faltan conocimientos jurídicos, es por qué puede ser delito difundir estas fotos a través de internet, y no lo es colocarlas en la primera página de un periódico. A fin de cuentas, no creo que los heridos y los familiares de los fallecidos en la matanza dediquen su tiempo a navegar por internet para buscar estas imágenes. Hoy, algunos se las habrán encontrado al comprar El Mundo o al pasar junto a un kiosko.

Alguna importancia tendrá que las fotos procedan del sumario de la investigación del atentado, cuya mayor parte es aún secreto. En primera página, el periódico da a entender que así es, y en el interior dice lo contrario, citando fuentes judiciales.

Lo que sí está muy interesado en dejar claro El Mundo es en responsabilizar de la autoría de las fotos, aún no de su distribución, a los servicios de emergencia, policías y bomberos que colaboraron en el rescate de los cadáveres. En el pie de foto, un prodigio de escritura nada inocente, se dice que en el andén los policías impiden el paso a nadie que no esté ayudando en la evacuación de cuerpos y heridos, y que por tanto no hay periodistas cerca. Eso se llama disparar con escopeta de cañones recortados.

Supongo que no tendrán valor para volver a entrevistar a psicólogos o psiquiatras para saber cómo se recuperan las víctimas, sus familias o una ciudad entera del impacto emocional provocado por un atentado masivo.

En otros blogs:
Mal gusto y sensacionalismo. Periodistas 21.
Por nografía periodística (act. 2). Pensamientos radicalmente eclécticos.
El morbomundo. La opinión alternativa.