31.10.04

El voto de Osama

Creo que era Mafalda, o uno de sus amigos, quien lamentaba que la ametralladora hubiera aparecido antes que la máquina de escribir. Es decir, que se hubiera inventado antes la forma de matar rápido que la de escribir rápido. En el universo de Al Qaeda, estas disquisiciones no tienen sentido. La cinta de vídeo puede ser tan efectiva como el explosivo plástico.

Así ha sido desde que Osama bin Laden tuvo que refugiarse para huir de las tropas norteamericanas, primero en las montañas de Tora Bora y después en la regiones paquistaníes fronterizas con Pakistán. Donde no ha llegado la espada, ha alcanzado el mensaje, de audio o vídeo, del líder de Al Qaeda.

Los expertos de los servicios de inteligencia se afanan por encontrar códigos ocultos en estas declaraciones, sean órdenes para las células durmientes en Occidente o simplemente mensajes dirigidos al mundo islámico. Es su trabajo, aunque en realidad el valor auténtico de estas cintas no reside en el texto, sino en su misma existencia. Da igual que bin Laden se dedique a recitar versos del Corán o a repetir los resultados de los partidos de cricket de Pakistán. El contenido es sólo el pretexto.

Cada vez que Osama aparece en nuestras pantallas, nos recuerda que sigue vivo y que, por lo tanto, sigue venciendo. Los musulmanes que piensan que cualquier derrota de EEUU es buena, no importa quién se la propine, se alegran de que sus enemigos no hayan podido acabar con él.

Nunca fue esto más cierto como cuando aparecieron esas imágenes, sin sonido, de Osama bin Laden y su lugarteniente egipcio, Al Zawahiri, bajando por una montaña no identificada. El criminal más buscado del mundo salía de su cueva para ofrecer una imagen apacible en la que sólo faltaban el rebaño de cabras y los niños. ¿Quién necesitaba el discurso si la imagen lo decía todo? Podéis perseguirme por medio mundo, pero ni siquiera estáis en condiciones de impedirme un paseo campestre de fin de semana.

Cuando se acercan fechas señaladas, y los aniversarios del 11S y ahora las elecciones de EEUU lo son, el mundo tiembla ante la amenaza de un nuevo atentado masivo. Es probable que Al Qaeda, como organización, ya no esté en condiciones de organizar una matanza como la de Nueva York. No lo necesita. Esa labor queda bajo la responsabilidad de las franquicias y la oficina central sólo está obligada a mantener viva la llama. Un vídeo o el audio de un discurso son suficientes para que la organización continúe facturando sangre.

Los discursos de Osama bin Laden cumplen funciones similares a los anuncios de McDonalds que siempre están en nuestras pantallas. Puede que no nos guste su comida o que la consideremos abominable. El anuncio nos recuerda que no podremos librarnos de su presencia y de su influencia en nuestros hijos. Al final de la semana, los hijos preguntarán a sus padres cuándo van a volver a comer hamburguesas en uno de esos templos de comida rápida. Ocurre algo parecido con la religión, o con la visión extremista de la religión. Puedes olvidarte de ella, pero ella no se olvidará de ti.

Osama bin Laden ha irrumpido en la campaña electoral de EEUU, como era de esperar. Nadie que sea consciente del valor que el líder de Al Qaeda da a la publicidad podía esperar que bin Laden se quedara callado en estos días. Por distintas razones, es un invitado molesto para los dos candidatos, aunque ambos intentarán utilizarlo en su beneficio.

Resulta una incógnita saber qué influencia tendrá su aparición en la batalla entre Bush y Kerry. El manual dice que los norteamericanos, o quizá sólo un número reducido de ellos, aunque suficiente para desequilibrar el empate de las encuestas, asumirán que no es buena idea empezar una nueva era en EEUU cuando aún no ha terminado aquella que se inició con el 11S. Quizá piensen que los mil soldados muertos en Irak (o las decenas de miles de cadáveres de iraquíes) son un precio razonable para que la sangre se mantenga alejada de sus costas.

¿Y si no tiene nada que ver la imagen de Osama con lo que está ocurriendo en Irak? Bueno, eso era así un día antes de la invasión de Irak, pero ya no se puede decir lo mismo. Le hemos dado a Al Qaeda un campo de batalla mucho más accesible que nuestros aeropuertos. Lo menos que pueden hacer ahora es agradecérnoslo. Y la forma que tienen de hacerlo es con los vídeos de su líder.

Mientras los medios de comunicación matan el tiempo con obviedades como las encuestas en las que se pregunta a europeos, árabes y asiáticos a quién votarían si pudieran, Osama bin Laden les demuestra a todos que su voto es el que cuenta.

No tiene que acercarse a Florida para votar. Otros muchos lo harán por él.

29.10.04

La censura nunca descansa



The National Security Archive llama la atención del público por la voracidad censora del Pentágono. Un juez le ha obligado a hacer públicos una serie de documentos sobre las torturas de Abú Ghraib. Lo ha hecho, pero borrando antes los nombres de los militares situados en la cadena del mando por encima de los siete soldados que están siendo juzgados:

The Department of Defense has refused to release the names of military officers in the chain of command over the soldiers charged with prisoner abuse at Abu Ghraib prison in Iraq, according to an analysis of the documents posted today on the Web by the National Security Archive at George Washington University. DOD also refused to release the names of the officers who reviewed the so-called "Taguba Report," which recommended disciplinary and administrative actions for the abuses perpetrated at Abu Ghraib.

La decisión es coherente con la intención de la Casa Blanca y el Pentágono de cargar la responsabilidad sobre un grupo reducido de soldados para salvar el cuello de sus superiores y, por extensión, de Rumsfeld.

Los nombres borrados no son secretos. Aparecen en el informe Taguba y en múltiples fuentes periodísticas. Por ejemplo el segundo nombre borrado en la imagen de arriba corresponde al teniente coronel Steven Jordan, responsable, junto al coronel Pappas, de los interrogatorios en Abú Ghraib.

Tras leer las conclusiones del informe Taguba y los artículos de Seymour Hersh, di por hecho que Pappas y Jordan iban a ser juzgados. De momento, nada se ha hecho contra ellos. Qué inocentes somos los periodistas.

Y Hacienda tampoco


Hacienda también tiene la escopeta cargada. Ha enviado una notificación a la principal asociación de la comunidad negra norteamericana, la NAACP, en la que le advierte que está estudiando quitarle la exención fiscal a la que tiene derecho. Y todo por un discurso en julio del presidente de la NAACP en el que criticaba la política de Bush. La respuesta del aludido:

"This is an attempt to silence the N.A.A.C.P. on the very eve of a presidential election," he said. "We are best known for registering and turning out large numbers of African-American voters. Clearly, someone in the I.R.S. (Hacienda) doesn't want that to happen."

He added, "It's Orwellian to believe that criticism of the president is not allowed or that the president is somehow immune from criticism."

Malas noticias para Bush



The Economist vende 450.000 ejemplares cada semana en EEUU, que es cerca de la mitad de su difusión mundial. La elite del mundo económico y universitario a la que se dirige tiene desde anoche la oportunidad de conocer las razones de por qué hay que votar a John Kerry. Esto es lo que dice su editorial:

Mr Bush's credibility has been considerably undermined not just by Guantánamo but also by two big things: by the sheer incompetence and hubristic thinking evident in the way in which his team set about the rebuilding of Iraq, once Saddam Hussein's regime had been toppled; and by the abuses at Abu Ghraib prison in Iraq, which strengthened the suspicion that the mistreatment or even torture of prisoners was being condoned.

La revista (ellos prefieren llamarla periódico) apoyó la invasión de Irak, pero no esperaba que la reconstrucción del país fuera a verse aquejada por tal nivel de incompetencia e irresponsabilidad. En el terreno de los principios, The Economist es tajante: la guerra contra el terrorismo no puede justificar la existencia del limbo jurídico de Guantánamo y la violación de los derechos humanos. No se defiende la libertad atacando los valores de la democracia.

La posición de The Economist no es única en el mundo conservador. El blogger Andrew Sullivan, el experto en relaciones internacionales Francis Fukuyama y decenas de periódicos norteamericanos han abandonado a Bush. Las esperanzas que pusieron en el texano hace cuatro años se han desvanecido.

En los últimos días, se están extendiendo los comentarios de gente que piensa que Kerry es un candidato penoso y, aún así, es preferible a Bush. Algunos se lo toman con tanta filosofía que han montado una web para asumir esta realidad: kerryhatersforkerry.com

Dudo de que estos testimonios preocupen mucho a la Casa Blanca. Los vientos huracanados que llegan de Florida sí deberían preocuparles.

Una encuesta del Miami Herald, citada por Sullivan, revela que Kerry puede ganar en el condado de Miami-Dade, el más poblado de Florida, por una diferencia cercana a los 100.000 votos. Sería muy difícil que Bush pueda compensar esa diferencia en el resto del Estado.

El sondeo explica que las expectativas de voto para cada candidato se mantienen, en relación al 2000, en todos los grupos étnicos y sociales. En todos, excepto en uno: los latinos no cubanos que se inclinan por Kerry con claridad.

La prensa israelí se ha fijado en otro punto de esa encuesta que, en teoría, ayuda a entender la ventaja de Kerry. La comunidad judía de Florida volverá a votar a los demócratas de forma masiva, a pesar del apoyo total de Bush a Sharon. El 82% de los votantes judíos de Miami-Dade tienen previsto votar a Kerry y el 15% a Bush.

Si Bush pierde en Florida, ya puede empezar a buscarse un empleo en Texas.

Y un pequeño alivio en Colorado


Bush consolida su ventaja en Colorado, un Estado que se ha hecho famoso por un referéndum que podría cambiar el sistema de asignación de votos electorales. En primer lugar, la ventaja de Bush sobre Kerry se amplía: 52% a 45%. Hay nueve votos electorales en disputa en este Estado. Serían para Bush, a menos que los votantes aprobaran en la consulta su reparto proporcional en función de los sufragios.

Esta posibilidad, de la que hablé no hace mucho, se desvanece. La última encuesta dice que un 55% rechazará la Enmienda 36 y un 38% la apoyará.

Y ahora, fotos de camiones

Anoche vi en la Fox, siempre presta a acudir en socorro de Bush, la última noticia sobre el tema de los explosivos de Al Qaqaa. Presentaban una foto de satélite difundida por el Pentágono y obtenida dos días antes del inicio de la guerra. En la imagen del complejo de Al Qaqaa, aparecen dos camiones aparcados frente a un búnker. La fotografía puede verse aquí.

Lo que intenta confirmar esta imagen es la versión mantenida por el Pentágono de que los explosivos desaparecieron mucho antes de la invasión de Irak. Los camiones serían el método de transporte utilizado. En realidad, la foto sólo demuestra lo que se ve: había camiones en el complejo.

David Kay, ex jefe del equipo de inspectores de la CIA encargado de la búsqueda de las armas de destrucción masiva, lo tiene claro. Después de ver las imágenes de los periodistas incrustados con la 101ª Aerotransportada de las que hablaba ayer, Kay deduce quién es el responsable en una entrevista con la CNN:

Well, at least with regard to this one bunker, and the film shows one seal, one bunker, one group of soldiers going through, and there were others there that were sealed. With this one, I think it is game, set, and match. There was HMX, RDX in there. The seal was broken. And quite frankly, to me the most frightening thing is not only was the seal broken, lock broken, but the soldiers left after opening it up. I mean, to rephrase the so-called pottery barn rule. If you open an arms bunker, you own it. You have to provide security.

Oficialmente, Colin Powell y Condoleezza Rice prefieren no pillarse los dedos. Argumentan que resulta imposible saber con exactitud qué paso con los explosivos hasta que concluya la investigación. Que será después de las elecciones.

Las bombas persiguen a Bush. Guerra eterna, 28 octubre.
38 toneladas. Guerra eterna, 25 octubre.
Al Qaqaa hits the fan. Slate, 29 octubre.
Explosives seen after U.S. took Baghdad. NYT, 29 octubre.

28.10.04

Las bombas persiguen a Bush

La historia de las 380 toneladas de explosivos de gran potencia desaparecidos en Irak poco después del derrocamiento de Sadam no era al, principio, más que otro ejemplo de la falta de preparación del Pentágono para el día después del fin de la guerra. Pero estamos a menos de una semana de las elecciones y cualquier noticia relacionada con el avispero de Irak puede tener consecuencias radiactivas. Como la Casa Blanca no renuncia a la política de no dejar ataque sin respuesta (a diferencia de la a veces timorata campaña de Kerry), la historia ha cobrado altos vuelos, precisamente a causa de los agujeros de la versión oficial.

Washington ha dicho, en varias versiones que se iban adaptando en función de los acontecimientos, que los explosivos ya habían volado cuando las tropas norteamericanos pasaron por allí. El lugar, llamado Al Qaqaa, es inmenso, con bunkers subterráneos incluidos, con lo que resultaba difícil creer que los soldados estuvieran seguros de haberlo registrado todo.

Todo parecía más fácil para el campo de Bush cuando un reportero de la cadena MSNBC contó que había estado incrustado con esas tropas durante la guerra y que no había visto ni rastro de esos explosivos en Al Qaqaa. Como me conozco el negocio televisivo, no le di demasiada importancia por varias razones. En primer lugar, los periodistas que viajaban incrustados con las tropas no recibían toda la información de la que disponían los mandos militares. Y por último, no hay nada que más guste en las redacciones de televisión que poder sacar en pantalla a un reportero para que pueda decir: yo estuve allí.

A veces, un reportero puede dar datos valiosos sobre un lugar. De ahí a llegar a conclusiones tajantes, bueno, eso es ya otro asunto.

Las dudas empezaron a despejarse cuando The New York Times pudo entrar en contacto con el jefe de la unidad militar que pasó por Al Qaqaa. El coronel Joseph Anderson, jefe de la Segunda Brigada de la siempre mítica 101ª División Aerotransportada, contó que no encontraron ningún explosivo, porque sencillamente no los buscaron. No hicieron un registro completo de sus instalaciones subterráneas:

"We happened to stumble on it," he said. "I didn't know what the place was supposed to be. We did not get involved in any of the bunkers. It was not our mission. It was not our focus. We were just stopping there on our way to Baghdad. The plan was to leave that very same day. The plan was not to go in there and start searching. It looked like all the other ammunition supply points we had seen already."

Algunos soldados de la 101ª sí entraron en el complejo y, a pesar de las versiones difundidas por la Casa Blanca, sí encontraron explosivos. Otros periodistas, que también viajaban con la División, acompañaron a esos soldados y los descubrieron, como lo demuestran estas imágenes:





Hoy han colocado estas imágenes en la web de la cadena y han contado lo que vieron:

During that trip, members of the 101st Airborne Division showed the 5 EYEWITNESS NEWS news crew bunker after bunker of material labelled "explosives." Usually it took just the snap of a bolt cutter to get into the bunkers and see the material identified by the 101st as detonation cords.
"We can stick it in those and make some good bombs." a soldier told our crew.

There were what appeared to be fuses for bombs. They also found bags of material men from the 101st couldn't identify, but box after box was clearly marked "explosive."

In one bunker, there were boxes marked with the name "Al Qaqaa", the munitions plant where tons of explosives allegedly went missing.
Once the doors to the bunkers were opened, they weren't secured. They were left open when the 5 EYEWITNESS NEWS crew and the military went back to their base.

Como dijo el coronel, las tropas estaban de paso y es probable que hubiera otros muchos búnkers llenos de material militar. ¿Son éstos los explosivos de gran potencia de los que se ha hablado estos días? Aún no se sabe y quizá ya no se pueda saber. Lo que sí está claro es que las tropas de la 101ª continuaron su camino hacia Bagdad y dejaron este arsenal sin protección.

La cadena Fox, como era de esperar, ha salido en defensa del Pentágono. Cuentan que otros soldados, de la III División de Infantería, pasaron por Al Qaqaa incluso antes de que acabara la guerra, el 3 de abril. Dicen que no encontraron los explosivos mencionados ahora:

The soldiers "secured the area they were in and looked in a limited amount of bunkers to ensure chemical weapons were not present in their area," Lt. Col. Fred Wellman, deputy public affairs officer for the unit, wrote in an e-mail to The Associated Press. "Bombs were found but not chemical weapons in that immediate area.

"Orders were not given from higher to search or to secure the facility or to search for HE type munitions, as they [high-explosive weapons] were everywhere in Iraq," he wrote.

Extraña lógica. Como había tantos explosivos por todo Irak, ¿para qué molestarse en vigilarlos?

En cualquier caso, tanto los soldados de la III División como los de la 101ª Aerotransportada estaban de paso. Su misión era llegar a Bagdad y su inspección de la zona fue superficial y no incluyó muchos de los bunkers subterráneos.

Si alguien quiere conocer algún ejemplo de los nervios que esta historia está provocando en el partido republicano, puede echar un vistazo a estas declaraciones del ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, que no tiene ningún rubor, para exculpar a Bush y al Pentágono, en señalar con el dedo a los soldados:

"No matter how you try to blame it on the president, the actual responsibility for it really would be for the troops that were there. Did they search carefully enough - didn't they search carefully enough?", Guiliani said on "Today."

Demonios, sí que están nerviosos.

Las vidas de Arafat


Arafat se ha levantado esta mañana y ha tomado un desayuno ligero. Arafat se encuentra en estado crítico. Arafat está grave, pero su situación es estable. Arafat sufre una gripe con complicaciones intestinales. Arafat tiene un cáncer de estómago. Arafat va a ser internado en el hospital de Ramala. Arafat no va a ser hospitalizado hasta que lleguen a la Mukata los médicos que vienen de Egipto.

Son tantas las personas que rodean al presidente palestino y tantos los intereses que dependen de su estado de salud que quizá no nos enteremos exactamente de lo que le ocurre hasta su fallecimiento. Lo que es evidente es que su salud está lo bastante deteriorada como para que hayan sido convocados todos los médicos extranjeros que le han tratado antes. Ante la posibilidad de un desenlace inmediato, la Autoridad Palestina se ha apresurado a pedir permiso al Gobierno israelí para que Arafat pueda ser evacuado a un país extranjero si ello resulta imprescindible. El permiso ha sido concedido.

Lo único que se sabe con total seguridad es que si Arafat muere, será sustituido de forma temporal por el presidente del Parlamento palestino, Routhi Fatuh hasta que se convoquen elecciones. Más allá de este mecanismo legal, nada se sabe. Después de años de negarse a nombrar a un sucesor, no fuera que éste decidiera adelantarse a lo que en el Caribe llaman el hecho biológico, Arafat puede dejar al liderazgo palestino sumido en el más profundo desconcierto.

Israel tampoco sabe con exactitud qué actitud debe adoptar. El Ejército ha desempolvado un plan que lleva varios años guardado en el armario: el día después a la muerte de Arafat. Sus planes parten de los peores escenarios posibles, manifestaciones masivas de duelo que pronto se convierten en demostraciones de ira contra Israel, alentadas quizá por las provocaciones de la extrema derecha israelí.

La primera incógnita es el lugar de entierro de Arafat. Según cuenta Haaretz, Israel se negará a que reciba sepultura en el complejo de las mezquitas de Al Aqsa, aunque tiene previsto un mecanismo para que pueda ser enterrado en Jerusalén. Mejor dicho, casi en Jerusalén, en la cercana aldea de Abú Dis, situada fuera de los límites urbanos de Jerusalén, pero tan cerca de la ciudad que desde allí se puede ver la cúpula dorada de Al Aqsa.

Aunque la muerte de Arafat sea natural, ni siquiera a Sharon le conviene alentar la idea de que su desaparición ha sido responsabilidad de su Gobierno. El líder de la OLP lleva varios años encerrado en la Mukata de Ramala. Cualquier decisión israelí que parezca una forma de obstaculizar el tratamiento médico (por ejemplo, advirtiendo de que si Arafat viaja al extranjero, no podrá volver), podría tener consecuencias desastrosas. Se da por hecho que Israel no impedirá su regreso si tiene que pasar días o semanas en un centro hospitalario de El Cairo.

Curiosamente, después de pasar años intentando matar a Arafat, Sharon descubre ahora que su muerte puede alterar el proyecto más importante que tiene entre manos: la retirada unilateral de Gaza. El Parlamento israelí ha aprobado el plan, sin que aún se pueda decir que es ya un hecho irreversible. Sharon ha defendido el polémico proyecto con la idea de que Israel carece de un interlocutor fiable en el campo palestino y, por tanto, debe ser capaz de tomar decisiones radicales por su cuenta.

La desaparición de Arafat alteraría este panorama. Los adversarios de Sharon en la derecha y extrema derecha argumentarían que Israel no puede tomar una decisión tan grave cuando los territorios palestinos pueden sumirse en el caos y la anarquía tras la desaparición de su líder histórico. En este escenario de pesadilla, la Autoridad Palestina carecería de credibilidad y fuerza para imponer el orden en Gaza, que quedaría a merced de los grupos integristas.

Netanyahu y los halcones del Likud le han dado a Sharon un ultimátum de dos semanas para obligarle a convocar un referéndum. El primer ministro se niega, lo que acerca la posibilidad de unas elecciones anticipadas. Es poco probable que Sharon acepte la responsabilidad de romper el Likud en dos para aliarse con los laboristas. Al menos, esperará a que sean los disidentes los que abandonen el partido.

Es evidente que la desaparición de un líder como Arafat, que ha estado 36 años al frente de la nave, crearía un vacío que su sucesor, o sucesores, tardaría meses en empezar a llenar. Ningún político tiene pies lo bastante grandes como para llenar sus zapatos. De entrada, Sharon apostará por líderes que aseguren una transición ordenada, líderes conocidos como Abú Mazén o Abú Alá, acostumbrados a negociar con el enemigo. Sus problemas comenzarán si se descubre que la sociedad palestina ha perdido ya la fe en sus líderes tradicionales y prefiere apostar por la siguiente generación de políticos.

Entre todos estos cálculos, hay una incógnita que pocos pueden despejar. Todos hablamos de los palestinos sin saber qué es lo que quieren. Sus enemigos han demostrado tal falta de misericordia y sus líderes les han decepcionado tanto en los últimos cuatro años que nadie puede prever cuál será su actitud durante esa transición. ¿Se resignarán a que un político de la vieja guardia tome el puesto de Arafat sabiendo que nada cambiará? ¿Preferirán dar un salto adelante hacia soluciones más radicales dado que ningún Gobierno israelí está dispuesto a ofrecerles otra cosa que la libertad condicional? Habrá que escucharles con cuidado antes de lanzarse a conclusiones precipitadas.

Lo que también puede ocurrir es que Arafat vuelva a recuperarse, como ha ocurrido tantas otras veces. En ese caso, todas estas especulaciones quedaran en nada, o no tanto. Sencillamente, habrá que aplazarlas durante un tiempo, pero me temo que no mucho tiempo.

18.15
La mujer de Arafat ha entrado en Cisjordania procedente de París. Junto a los médicos egipcios que han llegado esta tarde a Ramala, decidirá si su marido será evacuado al extranjero. Según una fuente palestina citada por Reuters, es muy probable que sea así, y su destino sería en ese caso un hospital de París.

La agencia France Press dice haber hablado con uno de los médicos que están atendiendo a Arafat:

El presidente de la Autoridad Palestina, Yaser Arafat, cuya salud se ha deteriorado en las últimas horas, sufre una disfunción de las células sanguíneas y se necesitarán análisis suplementarios para establecer la causa, exámenes que, en cualquier caso, sólo se le podrán hacer en el extranjero, según informó hoy uno de los médicos que lo tratan, quien advirtió de que el rais podría "morir" si no se le traslada.

19.30
La agencia Reuters informa que Arafat ha dado su permiso para ser trasladado a París. Es probable que le lleven mañana viernes a primera hora hasta Ammán en helicóptero, y de ahí partirá en avión hasta Francia.

Carrusel deportivo

Desgraciadamente, los periodistas de este país no tienen mucha suerte con los premios de periodismo. La mayoría de ellos se conceden a columnistas y presentadores de televisión. Algunos de ellos son gente muy respetable, tienen familia y son encantadores con los niños, pero les aseguro que muy pocos, por no decir ninguno, suelen salir a la calle para hacer su trabajo, para buscar las noticias, para hablar con la gente. Ahí fuera hace mucho frío. O mucho calor.

Los premios Ondas acaban de darnos otro ejemplo hilarante de cómo se conceden estos galardones. Han premiado a Radio 5, la emisora de noticias de RTVE. Sus informativos tienen una virtud sobrenatural: cada vez que los oigo me siento transportado a los tiempos en los que... ya saben, cuando no había mucha libertad. Quizá sea el timbre de las voces de los locutores o quizá sea por la tradicional forma de entender la información en los medios de comunicación públicos. Al servicio del Gobierno de turno, naturalmente.

También han premiado al informativo de La Dos de las 22.00. Como todos los informativos de televisión se parecen como gotas de agua, con algunas diferencias (jugosas, pero pequeñas), siempre me ha parecido apropiado que se reconozca a un programa de estilo diferente.

Lo malo es que éste debe de ser ya el premio número 187 que ha recibido La 2 Noticias, y creo que la diferencia no da más de sí. Su innovación se produjo hace diez años y ha llovido algo desde entonces. Además, si todos los informativos fueran como éste, la gente diría: vale, la información en televisión es algo superficial, pero ¿por qué tiene que ser tan superficial?

Eso por no hablar de la ausencia de información política, que queda reservada para la primera cadena. Donde ya sabemos quién suele mandar.

Otro premio Ondas supera con mucho la incredulidad de cualquier periodista, el que ha recibido la Cadena SER por su cobertura informativa entre los días 11 y 14 de marzo. Entre el atentado del 11M y las elecciones generales. Por decirlo en pocas palabras, la SER ha decidido premiarse a sí misma.

Con independencia de lo que piensen las abuelas de los periodistas de la SER, a las que evidentemente han dado por muertas, se me antoja entrañable la concesión del premio. Para contrarrestar las críticas, muy interesadas, de los que vieron conspiraciones secretas y la intervención de todos los ejes del mal posibles en la derrota del PP, han optado por marcar un gol a puerta vacía y con el árbitro aplaudiendo la jugada.

Supongo que ahora lo celebrarán como si fuera el gol de Maradona. Pensarán que es idéntico al golazo que marcó regateando a media selección británica. Yo creo que se parece más al gol que marcó con la mano.

27.10.04

El ranking de los editoriales

Últimas noticias en el ranking de apoyos a Bush o Kerry en los editoriales de los periódicos norteamericanos. 142 periódicos recomiendan votar a Kerry y 123 prefieren a Bush. Por difusión, la ventaja se traduce en 17,5 millones de lectores en el bando del demócrata y 11,5 millones en el del republicano.

Evidentemente, muchos lectores no se toman nada bien que su periódico apoye a un candidato o a otro, ni siquiera cuando el editorial advierte que lo hace sin mucho entusiasmo. El Orlando Sentinel había estado junto a los republicanos desde 1968. Para estos comicios, se ha pasado al otro lado ante la alarma de sus lectores conservadores.

45 periódicos que pidieron el voto para Bush en el 2000 no están dispuestos a seguir el mismo camino. 36 de ellos votan ahora a Kerry y otros nueve prefieren abstenerse, incapaces de elegir al menos malo. Bush se ha ganado el apoyo de seis diarios que hace cuatro años optaron por Gore. Uno de estos periódicos, el Denver Post, ha recibido 700 cartas de protesta de lectores por este motivo.

Arrepentíos


Foto: Paul Richards, AFP.

Once the younger Mr. Bush's faith took hold, it spread to his political ambitions. "I believe that God wants me to be president," is what Richard Land, a leader of the Southern Baptist Convention, recalls hearing Mr. Bush say in a meeting with close associates on the day of his second inaugural as governor of Texas. Once elected president, Mr. Bush went to work. "We need common-sense judges who understand our rights were derived from God," he says in a 2002 clip. "And those are the kind of judges I intend to put on the bench."

Frases de George Bush sobre religión.
Bush and God. Newsweek 10 marzo 2003.
The Jesus Factor. Frontline, cadena PBS.

Comentarios a la foto en Daily Kos:

OH MY GOD HE'S ABSORBING HER BRAIN!

Let's hope he learned something.

"HEAL!! I said, before the Lord Almighty, HEAL!!"

Now show me on the doll exactly where the President touched you...

Oh, that is just SO wrong. that kid will be in therapy for years.

Why would a parent ask a COMPLETE STRANGER to touch their kid? It's fucking worship. They literally worship Bush like some sort of god (check those Commandments, Goopers!). If I was asked to do that, I'd feel very uncomfortable. I would not like being worshipped blindly; I want every quantum of trust people place in me to be EARNED.

That is not a pat on the head. He's praying for her. His hand is on her face. You do not pat someone on the face. I grew up in a church where they do that stuff, and I saw that pic and immediately knew that he was praying for her. I mean, when you think about it, a GOP Christian would have one of their goals in life to have their kid prayed for by Bush, the "man of God". I could easily see the parent of that kid to say to Bush, "Would you pray for my kid?"

Last winter, Dean was criticized by a parent in a newspaper story because he declined to kiss her baby (after she'd been waiting for hours). I wonder why a parent (especially during flu season) would be dumb enough to want a campaigning politician, who'd been close to thousands of strangers, kissing her baby. Of course, as a doctor Dean would've been aware of this. Some parents do indeed view their kids as extensions of themselves.

Almighty, please protect this child from the evil of the internets.

26.10.04

Vote en Ohio (dos veces)

Funcionó en Florida hace cuatro años y los republicanos confían en que les vuelva a servir ahora en Ohio. Algunos medios intuyen que todo el caos que impidió durante 36 días saber quién había ganado las elecciones puede repetirse ahora en otro Estado. Ohio, Florida y Pennsylvania son los tres Estados considerados claves en muchos pronósticos. El vencedor en dos de ellos casi tiene asegurada la victoria.

Esta vez, la clave no es la célebre papeleta mariposa, sino el registro de votantes. En el último año, demócratas y republicanos han lanzado una campaña para animar a registrarse a los votantes que no figuran en el censo electoral. Centenares de miles lo han hecho y el partido de Bush se ha puesto nervioso. La mayoría de ellos, no todos, se han inscrito en distritos en los que el partido demócrata suele obtener un buen resultado, y por tanto deducen que los nuevos votantes se inclinarán por su adversario.

Y hay algo más. ¿Se puede votar dos veces en EEUU? Bueno, no es legal, pero hay muchos que lo hacen. ¿Cómo? Sigan leyendo.

En Ohio, los republicanos han presentado demandas judiciales contra 35.000 nuevos votantes ante la sospecha de que se esté produciendo un fraude. Además, tienen previsto enviar en el día de los comicios a 8.000 interventores a los colegios para impedir que voten aquellos cuyo registro sea dudoso.

El primer indicio irregular es que son muy numerosos los casos de doble registro, de personas que están registradas para votar en más de un distrito. De hecho, eso no es extraño en EEUU. La ley permite a una persona estar registrada incluso en dos Estados diferentes. Obviamente, votar dos veces sí es un delito.

La capacidad de las autoridades del Estado de poner trabas al voto es bastante grande, como ya quedó de manifiesto en Florida en el 2000. Allí, los presos y muchos ex convictos habían perdido el derecho a votar. La Administración estatal, dirigida por el hermano de Bush, ordenó que se filtrara el censo para que ninguno de ellos se colara, y en el proceso muchas personas sin antecedentes penales, la mayoría de raza negra, vieron que les impedían depositar el voto en la urna.

De momento, en Ohio ya han encontrado algunos casos de personas fallecidas que están aún registradas. Está por ver si algunas autoridades locales están permitiendo un fraude masivo. Una acusación tan grave no se puede sostener sin pruebas de peso.

La razón principal de este descontrol es que en EEUU no es el Gobierno central el que organiza las elecciones, sino cada Estado en su territorio. Algunos de ellos no se caracterizan por la limpieza de su sistema electoral, y eso ha beneficiado a lo largo de la historia a los dos partidos. Nixon, por ejemplo, se enteró demasiado tarde de que la maquinaria política de los demócratas en Chicago funcionaba con una precisión desconocida por el mejor fabricante de relojes suizos.

El fraude, a una escala muy reducida, ha seguido existiendo, pero se supone que nunca había influido de forma decisiva en el resultado electoral. Desde Florida, ya no se puede decir lo mismo. Una investigación del Orlando Sentinel ha revelado que 1.650 votaron dos veces en los años 2000 y 2002: una en Florida y otra en Georgia o Carolina del Norte. Como todos sabemos, Bush ganó las elecciones, la presidencia y el derecho a invadir Irak por una distancia menor en votos.

Las sospechas también se extienden a otros lugares. El Daily News de Nueva York ha contado que al menos 1.000 de los 46.000 votantes que están registrados tanto en Florida como en Nueva York votaron en ambos Estados hace cuatro años. Estos ancianos que se van a vivir a Miami u Orlando tras la jubilación deben de ser votantes compulsivos.

Estas irregularidades se producen porque los Estados raramente se molestan en investigar las irregularidades después de las elecciones, según el Sentinel:

Cracking down on double voting won't be easy. There is no nationwide voting database, and only 15 states even maintain a statewide voting register. Also, the Sentinel found, information in the existing databases is often incorrect -- sometimes wrongly showing that a voter cast a ballot. That means any effort to block potential double voters by using existing voting databases could keep legitimate voters from casting ballots.

Para impedir que las sospechas de fraude y las artimañas de los partidos les dejen tirados, millones de personas se han lanzado a votar en los 35 Estados en los que se puede hacer de forma anticipada. Se calcula que hasta un 20% de los votantes podría hacerlo antes del 2 de noviembre, lo que en cifras absolutas suponen unos sorprendentes 25 millones de votantes.

EEUU se juega mucho en estas elecciones. Es un poco complicado presentarse ante el mundo como el faro de la democracia si en dos elecciones consecutivas las irregularidades arrojan sombras sobre el veredicto de las urnas. Puede ocurrir que para la próxima los chinos quieran enviar consejeros y observadores con la sana intención de dar ejemplo.

En cualquier caso, cada democracia tiene sus peculiaridades electorales, algunas difíciles de entender en el extranjero. En España, tenemos la jornada de reflexión, que algunos han querido vender como un pilar sagrado de la democracia. En otros países occidentales con un historial democrático mejor que el nuestro, no sólo no existe esta modalidad de abstinencia, sino que se puede seguir haciendo campaña frente a los colegios electorales.

La jornada de reflexión es un legado de la época en la que los políticos no se creían que los españoles pudieran votar pacíficamente sin abrirse la cabeza. Convenía enfriar los ánimos con 24 horas de antelación, de la misma forma que en algunos países latinoamericanos se prohíbe la venta de alcohol cuando toca votar.

Vale, habría que eliminar la jornada de reflexión, pero al menos nosotros no votamos dos veces, ¿no?.

Polls show Kerry gaining in crucial states. Daily Telegraph.
You Know What the Republicans Are Up To? Common Dreams.

La factura continúa creciendo

The Washington Post:

The Bush administration intends to seek about $70 billion in emergency funding for the wars in Iraq and Afghanistan early next year, pushing total war costs close to $225 billion since the invasion of Iraq early last year, Pentagon and congressional officials said yesterday.

Se trata de una estimación hecha por fuentes del Pentágono y del Congreso. La petición correspondiente no se hará hasta después de las elecciones de noviembre, quizá en febrero de 2005. A finales del 2003, la Casa Blanca pidió y obtuvo del Congreso un presupuesto extra de 87.000 millones de dólares, que parece que ya se ha gastado.

Antes de la guerra, la Administración de Bush se negó en reiteradas ocasiones a facilitar a congresistas o periodistas ninguna cifra sobre el coste de la reconstrucción de Irak para los contribuyentes norteamericanos. Había que impedir como fuera que los parlamentarios conocieran las dimensiones reales de la factura.

Cuando era imprescindible responder a alguna pregunta, la respuesta era tranquilizadora. No se preocupen, va a salir casi gratis, los iraquíes son muy ricos...

Ari Fleischer, portavoz de la Casa Blanca, en conferencia de prensa del 18 de febrero de 2003:

Well, the reconstruction costs remain a very -- an issue for the future. And Iraq, unlike Afghanistan, is a rather wealthy country. Iraq has tremendous resources that belong to the Iraqi people. And so there are a variety of means that Iraq has to be able to shoulder much of the burden for their own reconstruction.

Paul Wolfowitz, número dos del Pentágono, ante un comité del Congreso el 27 de marzo de 2003:

There's a lot of money to pay for this that doesn't have to be U.S. taxpayer money, and it starts with the assets of the Iraqi people... and on a rough recollection, the oil revenues of that country could bring between $50 and $100 billion over the course of the next two or three years... We're dealing with a country that can really finance its own reconstruction, and relatively soon.

El económico es uno de los argumentos menos utilizados en la crítica a la guerra. La paz siempre sale más barata que la guerra. Los que dicen que la guerra es la continuación de la política por otros medios olvidan mencionar que esos medios suelen salir por un ojo de la cara.

25.10.04

380 toneladas

¿Hay un topo de la resistencia iraquí en el Pentágono? ¿Trabaja en secreto Donald Rumsfeld para el grupo terrorista de Zarqawi? Menuda tontería. Lo que pasa es que tienen mala suerte. Han perdido en Irak 380 toneladas de explosivos de gran potencia, porque los iraquíes tuvieron la mala idea de saquear todos los depósitos militares del país en vez de celebrar el derrocamiento del dictador. Como dijo Rumsfeld cuando le preguntaron por la anarquía de la postguerra, "freedom is untidy". No lo sabes tú bien.

La gracia se acaba cuando te enteras de que se trata de un explosivo tan potente que puede servir para detonar armas nucleares, de ahí que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) alertara de su existencia a Washington antes de la guerra. El lugar en que se encontraban almacenados los explosivos era conocido por los servicios de inteligencia occidentales. Se llama Al Qaqaa y está a 45 kilómetros al sur de Bagdad. Después de la guerra, la AIEA volvió a insistir en la necesidad de buscar este arsenal y se ofreció a enviar a Irak a sus inspectores. Washington rechazó la oferta.

Una cantidad relativamente pequeña puede causar un alto grado de destrucción. Es un explosivo muy estable y, por tanto, fácil de transportar. The New York Times recuerda varios atentados en los que se ha empleado:

The bomb that brought down Pan Am Flight 103 over Lockerbie, Scotland, in 1988 used less than a pound of the same type of material, and larger amounts were apparently used in the bombing of a housing complex in November 2003 in Riyadh, Saudi Arabia, and the blasts in a Moscow apartment complex in September 1999 that killed nearly 300 people.

El blogger conservador Andrew Sullivan afirma que la incapacidad de las tropas norteamericanas de encontrar los explosivos es un ejemplo inaudito de incompetencia:

It was worrying enough when materials disappeared during or just before the invasion. But the fact that large amounts of potentially deadly materials have been looted under the eyes of the American occupation is Exhibit A in the case for this administration's incompetence. And, yes, "criminal negligence" is not hyperbole. In terrorist-ridden Iraq, the possibility of serious weaponry falling into the hands of the enemy and being deployed against American troops and conceivably American citizens is unforgivable. The whole point of the invasion was to prevent this kind of transfer from taking place. Yet, thanks to this administration, it may have precipitated it.

¿Cuál ha sido la reacción de la Casa Blanca? Sé que no me van a creer, pero el portavoz de Bush le ha echado la culpa al Gobierno iraquí. Y eso a pesar de que la desaparición del arsenal se produjo muy poco después del derrocamiento de Sadam cuando, evidentemente, no existía ningún Gobierno iraquí. En palabras de Josh Marshall:

Does he not read the newspapers or does he think everyone else to too stupid to remember what they just read in them this morning. The stuff was taken more than a year before the Iraqis took over the US occupation authority. And even the highly-cautious Times piece makes clear that Jerry Bremer was told about it no later than May of this year.

Según la BBC, este tipo de explosivo, mucho más potente que el TNT, se ha empleado ya en pequeñas cantidades en varios atentados suicidas en Irak.

La Casa Blanca también ha dicho que la consejera nacional de seguridad, Condoleezza Rice, no fue informada del caso hasta el mes pasado. No está claro si Bush recibió esa información. Es decir, sus tropas están combatiendo en una feroz guerra de guerrillas en la que también participan grupos terroristas extranjeros, (y ya han muerto 1.105 de sus soldados), y no le cuentan que 380 toneladas de explosivos han podido caer en manos de sus enemigos.

Y esto lo hacen los mismos que emiten por TV un anuncio con una manada de lobos para contar a sus compatriotas que si votan por el adversario los terroristas se les echarán encima. Seguro que sí, y además armados con los explosivos que robaron gracias a la negligencia criminal de los responsables del Pentágono.

Los periódicos ya han votado

Kerry cuenta ya con una ventaja insuperable sobre Bush. Los editorialistas de los periódicos norteamericanos lo prefieren sobre el presidente. Incluso muchos de los que apoyaron a Bush hace cuatro años, ahora han cambiado de opinión.

El demócrata ha conseguido el apoyo expreso de los editoriales de 125 periódicos, frente a 96 para Bush. Si sumamos la difusión de los diarios, su ventaja es de 16 millones de ejemplares sobre 10 millones, según el recuento de la revista Editor & Publisher.

35 periódicos que recomendaron votar a Bush en el 2000 han apostado en esta ocasión por Kerry. Sólo dos diarios que apoyaron entonces a Al Gore defienden ahora al republicano.

El atractivo de la candidatura de Bush puede medirse también por la actitud de The Detroit News. Nunca en toda su historia ha apoyado a un demócrata en unas elecciones presidenciales. No ha tenido estómago como para continuar con su tradición conservadora y ha optado por no recomendar el voto a ninguno de los dos.

Hunter Thompson

Lo que son las cosas. John Kerry, un político estirado de lo que se llama el establishment en EEUU, y Hunter Thompson, un periodista desquiciado que ha consumido más drogas de las que tiene constancia Antonio Escohotado, se conocieron hace más de 30 años.

Se encontraron en una manifestación contra la guerra de Vietnam frente a la Casa Blanca. Cada uno estaba haciendo lo que se esperaba de ellos. Kerry arengaba a las tropas con un megáfono. Thompson intentaba lanzar una rata muerta al otro lado de la verja. Él siempre tuvo una relación muy estrecha con Nixon.

Ahora, el creador y casi único practicante del periodismo gonzo (para los jóvenes: un versión delirante y muy cargada de sustancias alucinógenas del nuevo periodismo) está tan cabreado con Bush que hasta habla con nostalgia del viejo Nixon.

Hunter Thompson votó a Ralph Nader en el 2000 y todavía lo está lamentando. Para purgar su error, ha escrito un largo alegato contra ya-saben-quién en la revista Rolling Stone: Fear and Loathing, Campaign 2004.

23.10.04

Feliz aniversario

El Mundo ha celebrado su 15º aniversario publicando en primera página una de las fotos del atentado del 11M que el juez Del Olmo quiere eliminar de internet. No está claro si el periódico apoya o no la iniciativa judicial, pero con la decisión de colocarla a la vista de cualquiera que pase hoy frente a un kiosko ha condenado al juez a la irrelevancia o a algo peor.

El magistrado de la Audiencia Nacional ha pedido a la policía, y ésta al FBI, que impida la difusión de estas imágenes, localizadas en un servidor norteamericano. Parece que las fotos se encuentran en una web dedicada al singular propósito de ofrecer sangre, sexo e imágenes morbosas de distinto origen. Son las webs que ofrecen en los últimos tiempos las imágenes íntegras de los asesinatos de rehenes. De más está decir que no suelen ahorrarse ningún detalle.

En la foto se ve una hilera de cadáveres destrozados en el andén de la estación. Acaban de sacarlos de los trenes y aún no los han cubierto. El pie de foto, pudoroso, dice que el periódico ha ahorrado al lector la visión de otros cuerpos, situados en la parte inferior de la instantánea. Afirma que la han recortado, como si lo que ya se ve no fuera nada del otro mundo.

El segundo periódico de información general más leído del país coloca la foto en cabeza de la página, por encima del titular. Se suele hacer cuando el valor informativo de la imagen es superior al de la propia noticia. Por alguna razón en la que no quiero entrar ahora, El Mundo quiere que los españoles
vuelvan a revivir una de las imágenes que ya tuvieron que contemplar hace siete meses.

Y sin más propósito periodístico que el de informar sobre las medidas que toma un juez y la policía para impedir que se vean precisamente imágenes como ésa.

En el interior del periódico, al desarrollar la noticia, emplean otra foto menos terrible. Ahí los cadáveres ya han sido introducidos en bolsas negras de plástico. Esta imagen revuelve menos las entrañas, y supongo que por eso no tiene categoría suficiente como para aparecer en primera página.

Dicen que hay fotos peores en esa web, y no lo dudo. Lo que no tengo tan claro, quizá porque me faltan conocimientos jurídicos, es por qué puede ser delito difundir estas fotos a través de internet, y no lo es colocarlas en la primera página de un periódico. A fin de cuentas, no creo que los heridos y los familiares de los fallecidos en la matanza dediquen su tiempo a navegar por internet para buscar estas imágenes. Hoy, algunos se las habrán encontrado al comprar El Mundo o al pasar junto a un kiosko.

Alguna importancia tendrá que las fotos procedan del sumario de la investigación del atentado, cuya mayor parte es aún secreto. En primera página, el periódico da a entender que así es, y en el interior dice lo contrario, citando fuentes judiciales.

Lo que sí está muy interesado en dejar claro El Mundo es en responsabilizar de la autoría de las fotos, aún no de su distribución, a los servicios de emergencia, policías y bomberos que colaboraron en el rescate de los cadáveres. En el pie de foto, un prodigio de escritura nada inocente, se dice que en el andén los policías impiden el paso a nadie que no esté ayudando en la evacuación de cuerpos y heridos, y que por tanto no hay periodistas cerca. Eso se llama disparar con escopeta de cañones recortados.

Supongo que no tendrán valor para volver a entrevistar a psicólogos o psiquiatras para saber cómo se recuperan las víctimas, sus familias o una ciudad entera del impacto emocional provocado por un atentado masivo.

En otros blogs:
Mal gusto y sensacionalismo. Periodistas 21.
Por nografía periodística (act. 2). Pensamientos radicalmente eclécticos.
El morbomundo. La opinión alternativa.

22.10.04

La ignorancia mata

Hace unos días, el telepredicador ultraconservador Pat Robertson sorprendió a algunos al recordar una conversación con Bush en la que éste le garantizó que no habría bajas norteamericanas en Irak. La Casa Blanca lo ha desmentido con rotundidad, tanta que han llegado a acusar a Robertson de mentiroso.

En una conversación privada entre dos hombres tan religiosos sólo Dios podría decir quién tiene razón, e incluso Él lo tendría difícil. Sin embargo, algunos datos de lo que ocurrió en Irak poco después del derrocamiento de Sadam nos permiten sacar algunas conclusiones sin necesidad de entrar en comunicación con el Todopoderoso.

En varios artículos de Michael Gordon aparecidos esta semana en The New York Times, han aparecido hechos y comentarios que nos revelan hasta qué punto estaban alejados de la realidad los líderes políticos y militares de EEUU. No es sólo que no se habían molestado en planificar la postguerra de Irak (cómo ganar la paz el día después de ganar la guerra), sino que lo desconocían todo del país y de la sociedad que, supongo que por arte de magia, iban a convertir en algo que nunca había sido en su historia: una democracia ejemplar que serviría de modelo para todo Oriente Medio.

A los pocos días del fin de los combates, el general Tommy Franks se presentó en Bagdad y, tras felicitar a sus hombres, les ordenó que prepararan un plan para empezar a hacer las maletas:

Huddling in a drawing room with his top commanders, General Franks told them it was time to make plans to leave. Combat forces should be prepared to start pulling out within 60 days if all went as expected, he said. By September, the more than 140,000 troops in Iraq could be down to little more than a division, about 30,000 troops.

Tanta confianza se basaba en dos supuestos que ya entonces parecían improbables, y que hoy nos parecen ridículos. El primero consistía en dar por seguro que los países europeos y árabes, los mismos que habían estado en contra de la invasión de Irak, iban a enviar sus tropas para colaborar en la reconstrucción del país. Y no se esperaba que llegara un puñado de soldados, al estilo de la simbólica aportación del Gobierno de Aznar. Confiaban en que sus aliados a la fuerza desplegaran cuatro divisiones, entre 50.000 y 60.000 soldados nada menos.

El segundo supuesto que no se materializó como esperaba la Casa Blanca consistía en disfrutar de un apoyo completo de la sociedad iraquí a los planes norteamericanos. Los iraquíes pasaron demasiado pronto del inmenso alivio por haberse deshecho del tirano a la exigencia, casi irreal, de tener resueltos todos los problemas que acosan a las naciones que despiertan de una larga pesadilla. Se suponía que los iraquíes tenían que renunciar a su soberanía a cambio de paro, inseguridad y pobreza. Es fácil acusarles de no tener paciencia. Pocas naciones en su situación suelen tenerla, y menos en Oriente Medio, donde décadas de represión y propaganda han producido sociedades incapaces de asumir su triste realidad.

Por último, Irak se convirtió en el mejor frente de guerra para algunas organizaciones terroristas dispuestas a continuar con el legado de Osama bin Laden. Ya no tenían el santuario de Afganistán, pero sí un campo de batalla en el que cumplir sus sueños de martirio.

La reconstrucción de Irak sólo podía ser una misión a largo plazo que sólo tendría posibilidades de triunfar si se colocaban unos cimientos sólidos. En pocas palabras, si se degradaba la situación, como así ha ocurrido, las soluciones de abril del 2003 ya no servirían si se ponían en práctica en abril del 2004, y así sucesivamente.

Como se puede deducir de las palabras del general Franks, no era ésa la intención de la Casa Blanca. Y para que no hubiera dudas, el Pentágono envió a Kuwait a uno de los principales asesores de Rumsfeld para informar a los nuevos administradores del país de las prioridades de Washington:

In mid-April, Lawrence Di Rita, one of Mr. Rumsfeld's closest aides, arrived in Kuwait to join the team assembled by General Garner, the civil administrator, which was to oversee post-Hussein Iraq. Mr. Bush had agreed in January that the Defense Department was to have authority for postwar Iraq. (...)

Speaking to Garner aides at their hotel headquarters in Kuwait, Mr. Di Rita outlined the Pentagon's vision, one that seemed to echo the themes in Mr. Rumsfeld's Feb. 14 address. According to Col. Paul Hughes of the Army, who was present at the session, Mr. Di Rita said the Pentagon was determined to avoid open-ended military commitments like those in Bosnia and Kosovo, and to withdraw the vast majority of the American forces in three to four months. (...)

Thomas E. White, then the secretary of the Army, said he had received similar guidance from Mr. Rumsfeld's office. "Our working budgetary assumption was that 90 days after completion of the operation, we would withdraw the first 50,000 and then every 30 days we'd take out another 50,000 until everybody was back," he recalled.

Cuando empezaron los problemas, la versión oficial explicó que siempre se estaba a un paso de solucionarlos. Primero se dijo que los iraquíes temían colaborar con la reconstrucción, porque no se creían que Sadam y el Baas no volverían a tomar el poder para ajustar las cuentas con aquellos que les habían traicionado. Se disolvió el Ejército y el partido Baas para demostrar que eran ya cosa del pasado, pero nada cambió.

Luego se dijo que eran los hijos de Sadam quienes estaban dirigiendo la resistencia y que ésta se componía de restos del régimen derrocado, de los odiados ex dirigentes del Baas. Por tanto, cuando fueran detenidos, la violencia se convertiría en algo marginal. Los hijos del dictador fueron eliminados, y nada cambió.

Luego, se dijo que la inestabilidad continuaría hasta que los militares encontraran el escondite de Sadam y acabaran con el mito del dictador indestructible. Lo capturaron y presentaron al mundo la imagen de un vagabundo aislado que ya no daba miedo a nadie. Sí, Sadam ya era historia, pero los problemas no acabaron.

Pasó el tiempo, el clima se enrareció en el triángulo suní, comenzaba a oler a plomo, y se hizo creer a la gente que los problemas se limitaban sólo a una zona del país, y que el resto del país era otra cosa. La milicia radical de Moqtada Al Sáder se levantó en armas y derrumbó el mito de un país pacificado.

Por último, y tras aceptar la evidencia de que ningún país quiere ser ocupado, se mantuvo que la clave estaba en devolver la soberanía a los iraquíes, al menos el control formal de la situación, sin que obviamente eso supusiera el fin de la ocupación. Se formó un Gobierno de transición y se entregó el poder a la figura política más favorable a los intereses de EEUU: Iyad Alawi, un shií laico muy alejado de los líderes religiosos iraquíes y muy cercano a la CIA, que continuaba financiando a su movimiento político. Y la situación no mejoró demasiado.

Ahora el mantra consiste en repetir lo cerca que estamos de las primeras elecciones democráticas de Irak. Con un Gobierno realmente representativo, serán los iraquíes los que dirijan su destino. Las encuestas dicen que los iraquíes han comenzado a perder las esperanzas en el actual Gobierno de Alawi y que son los partidos shiíes, muy influenciados por los ayatolás, los que recibirán la mayoría de los votos.

Puede que las elecciones no solucionen los problemas generados por la ignorancia de Washington, pero ya es demasiado para lamentarlo. No hay otra opción que seguir adelante, y no importa que el futuro sea cada vez más borroso. Aún no han inventado la forma de atrasar el reloj.

Bush tendrá que aceptar que, gracias a su intervención, Oriente Medio contará con otra república islámica, aunque no con el sello inconfundible del régimen iraní.

Irak ha demostrado que los que ignoran la realidad corren el riesgo de que ésta regrese para atizarles en la cabeza.

The Strategy to Secure Iraq Did Not Foresee a 2nd War. NYT 19 octubre 2004.
Poor Intelligence Misled Troops About Risk of Drawn-Out War. NYT 20 octubre 2004.
How Many Iraqis Are Dying? By One Count, 208 in a Week. NYT 18 octubre 2004.

Tiene una llamada de Dios

George?
Yes?
This is God here...
Hi, God. What can I do for you?
I want you to stop this Iraq thing, George.
But you told me to do it, God!
No I didn't, George...
But you did! You spoke to me through Karl, Rumsey and Dick and all those other really clever guys!
How did you know it was me talking, George?
Instinct, God. I just knew it!


Una conversación entre Dios y George Bush, tal y como la escuchó Terry Jones en The Guardian.

En la fortaleza

Desde que se conoció el email de Farnaz Fassihi, muchos se han preguntado hasta qué punto es interesante conocer las circunstancias en las que los periodistas llevan a cabo su trabajo en Irak. De entrada, no conviene lamentarse mucho por ellos: todos ellos son voluntarios y pueden volver a sus países cuando quieran, cosa que no pueden decir los iraquíes o los soldados norteamericanos.

En casos extremos, como el de Irak, creo que sí es conveniente que lectores y espectadores sepan cómo hacen los periodistas su trabajo. Les permite contrastar esa realidad con los mensajes difundidos por los Gobiernos (también llamados propaganda) y también cuestionar la calidad de sus informaciones.

Los periodistas que han trabajado en Irak en los últimos seis meses han demostrado mucho valor y, algunos de ellos, una gran sinceridad. No pretenden engañar a nadie. Reconocen que están obligados a respetar tantas medidas de seguridad que en ocasiones dudan de poder estar en condiciones de hacer bien su trabajo. He rescatado un reportaje aparecido en junio en la revista Rolling Stone (The Baghdad Follies.
Hunkered down with the press corps in Iraq),
repleto de testimonios de esos reporteros.

No faltan tampoco las declaraciones hilarantes de algunos mandos militares, como las del general Kimmitt en las conferencias de prensa:

His pronouncements often sound like something out of Dr. Strangelove. In response to a question about Iraqi children being frightened by the sound of low-flying U.S. helicopters, Kimmitt replied, "What we would tell the children of Iraq is that the noise they hear is the sound of freedom."

Hay mucha gente a la que le indignan este tipo de comentarios, y les comprendo. Como yo he escuchado tantas mentiras de boca de políticos en toda mi vida, ya sólo me llaman la atención los que me hacen reír.

Los periodistas viven casi tan aislados de la realidad iraquí como los propios militares. Hay que decir que el reportaje cita sobre todo a los reporteros norteamericanos. Los de otras nacionalidades tienen algo más de libertad de movimientos, pero no mucho. Los hoteles de Bagdad se han convertido para ellos en una prisión. Sólo los que se atreven a salir de ellos, tienen la posibilidad de hacer bien su trabajo. El único inconveniente es que se juegan la cabeza.

21.10.04

Viva Las Vegas

¡Kerry va ganando en las votaciones de Nevada!

¿Perdón? ¿No son las elecciones en EEUU el 2 de noviembre?

Bueno, sí. Pero en 30 Estados la gente puede empezar a votar, y muchos lo están haciendo.

¿Y están ya contando los votos?

En realidad, no. Ahí sí que me has pillado.

Lo que ocurre hasta ahora es que en un Estado bastante conservador (allí ganó Bush en el 2000), han votado más personas registradas como demócratas que las registradas como republicanos. (En EEUU, al inscribirse para votar, la gente puede registrarse como demócrata, republicano o independiente). Según el cálculo de Associated Press, hasta ayer habían votado en Nevada 31.853 demócratas y 30.488 republicanos. Y se supone que es muy probable que cada uno vote al candidato de su partido.

Lo que sí está claro, y no es una suposición, es que nunca antes había votado tanta gente en este periodo previo a la apertura oficial de las urnas. Más de 72.000 habitantes de Nevada lo han hecho ya y se calcula que cerca de 400.000 lo harán en total antes del día de las elecciones.

Nevada, el Estado de Las Vegas, aporta 5 votos electorales al ganador. Hace cuatro años, Bush ganó a Gore por una diferencia de cuatro puntos (50%-46%). En las últimas nueve elecciones siempre han ganado los candidatos republicanos, excepto en dos ocasiones (en las victorias de Clinton). The Washington Post dice que a Bush le puede perjudicar su apoyo a un proyecto de enterrar residuos nucleares en un lugar situado a 120 kilómetros de Las Vegas.

El increíble candidato menguante



BAGnews Notes está obsesionado con las fotos de los mítines de Bush y Kerry que publica The New York Times. Desde luego, no puede decir que el NYT esté interesado en hundir al candidato demócrata, acaba de apoyarle en un editorial, pero sí cree tener razones para cuestionar el tipo de fotografías que le dedican. Mientras Bush aparece en estas imágenes tan presidencial como cercano a la gente, las imágenes de Kerry tienen el aspecto de extraños ensayos fotográficos.

Para muestra, la foto que encabeza estas líneas. En otras, como ésta, el encuadre de la foto es tan singular que una mano tapa parcialmente el rostro de Kerry. Como mis amigos fotógrafos probablemente dirían, estas fotos son mejores que las de Bush. Otra cosa es lo que opinen los asesores del demócrata.

Un lector del blog sugiere en un comentario que quizá el NYT esté intentando ayudar a Kerry con fotos más elaboradas, digamos artísticas, mientras que las imágenes de Bush son más institucionales y anodinas. Mi respuesta: ni idea. Necesitaría que Umberto Eco me echara una mano para comprender el significado oculto de estas imágenes. Si la tienen.

Sinclair cede

La cadena de TV Sinclair ha tirado la toalla y no emitirá íntegro el documental antiKerry. La presión de accionistas, anunciantes y blogs ha sido suficiente como para que la empresa, de ideología conservadora, desista de su proyecto de influir de forma descarada en el resultado electoral.

La retirada no es completa. Sinclair ha anunciado que ofrecerá un programa especial sobre los prisioneros norteamericanos en Vietnam y las críticas de Kerry a la guerra, en el que se incluirán fragmentos del documental.

Las acciones de la empresa han caído un 15% desde el inicio de la polémica hace diez días.

A estas alturas del partido, parece poco probable que algún votante fuera a cambiar de criterio por la emisión del documental. Las alegaciones de los veteranos de guerra partidarios de Bush ya son bastante conocidas y no iban a tener más influencia.

El documental no hubiera tenido más impacto que el que tuvo la película "Asesinato en febrero" que TVE emitió con alevosía y nocturnidad en la noche anterior a las elecciones del 14M en España. Pero los ánimos están en EEUU demasiado calientes como para dejar pasar una iniciativa tan evidentemente partidista.

20.10.04

Alístate



¿Han decidido las gemelas Bush alistarse en el Ejército para combatir en Faluya?

Mmmmm, creo que no. Parece que es sólo un delirio de Enjoy the draft.

Por fin los muertos pueden votar

Todos a temblar. Las urnas se han abierto en Florida, y en otros 30 Estados, para aquellos votantes que no quieran esperar al 2 de noviembre. De momento, no hay motivos para ponerse nervioso, aunque algún periódico español ya ha descubierto problemas. Son ganas de buscar el titular.

Mi párrafo favorito del artículo de The Washington Post:

Al menos, esta vez los muertos podrán votar legalmente. Los funcionarios electorales del condado de Miami-Dade dijeron el lunes que cualquier persona que muera entre el momento en el que vote (de forma anticipada) y el 2 de noviembre podrá estar seguro de que su voto será contabilizado.

Antes de que los 4.000 abogados enviados por los partidos y asociaciones hinquen el diente a los resultados electorales, sería conveniente que todos demos una oportunidad al humor. En esta animación, se comprueba que puede ser algo complicado votar a Kerry en Florida. Carcajadas garantizadas.

No aparecerá a tiempo

Se reducen las probabilidades de una "sorpresa en octubre" en las elecciones norteamericanas. Los militares paquistaníes dicen que no han encontrado a Osama bin Laden en la región fronteriza con Afganistán y que dudan de que esté escondido allí.

Lt. Gen. Safdar Hussain, the top commander in northwest Pakistan, said late Tuesday that his forces have scoured the region looking for bin Laden, but with no success.

"Everything is in our view, if Osama bin Laden was there we would know. He cannot hide there. He is not there", Hussain told reporters in Peshawar city.


George Tenet ya tiene tema para sus primeras clases en la universidad de Georgetown.

El mensajero de Dios

¿Hay alguien por ahí que esté interesado en saber cómo será, o sería, una segunda presidencia de Bush? En el suplemento dominical de The New York Times, Ron Suskind da algunas pistas... y algunas dan bastante miedo.

No, no habla de invasiones de los demás países que quedan en la lista del eje del mal. Casi todos los ejemplos que da se refieren a la política interna de EEUU, pero uno se puede hacer a la idea de lo que puede ocurrir en el resto del planeta.

Lo que sí queda claro es que, además del hecho ya conocido de que todos los presidentes terminan creyéndose infalibles no importa cuál sea su origen, ideología o talante, Bush y la gente que le rodea están convencidos de que el suyo es un camino que ha trazado Dios. Veamos algunos testimonios:

Bruce Bartlett, asesor de política interior de Ronald Reagan y alto cargo del Tesoro en la época de Bush padre, me dijo recientemente que "si Bush gana, habrá una guerra civil en el partido republicano desde el 3 de noviembre". ¿Cómo será ese conflicto, tal y como lo ve Bartlett? En pocas palabras, el mismo que se está produciendo en el mundo: una batalla entre modernistas y fundamentalistas, entre pragmáticos y creyentes, entre la razón y la religión.

"En los últimos meses", dice Bartlett, "creo que se ha encendido una luz en mucha gente que conoce de cerca a Bush: ese instinto del que él siempre habla es un tipo de extraña idea mesiánica, según la cual lo que él cree es lo que Dios le ha dicho que haga". Bartlett, un columnista de 53 años que se define como republicano libertario y que se ha convertido en una especie de portavoz de los republicanos tradicionales preocupados con la política de Bush, continúa: "Por eso, George Bush es tan tajante con Al Qaeda y el enemigo fundamentalista islámico. Cree que hay que matarlos a todos. No se puede convencerles, porque son extremistas motivados por una visión tenebrosa. Él les comprende, porque es como ellos".


Ron Suskind es un periodista que trabajó siete años en el diario conservador The Wall Street Journal y que ha publicado un retrato crítico de los dos primeros años de la Administración de Bush. Su libro "El precio de la lealtad" está basado, en buena parte, en el testimonio del ex secretario del Tesoro, Paul O'Neill, un republicano pragmático del que Bush se deshizo a mitad de mandato. En el artículo del NYT, Suskind describe una escena de la que ya habló en el libro:

Como he contado en "El precio de la lealtad", en la primera reunión del Consejo de Seguridad Nacional de la Administración de Bush, Bush preguntó si alguien se había reunido con Ariel Sharon. Algunos no estaban seguros de si se trataba de una broma. No lo era. Bush se lanzó a explicar una breve reunión que había tenido con Sharon dos años atrás y de cómo él "no iba a dejarse influir por la reputación de Sharon. (...) Voy a tomarle por lo que es". También dijo que EEUU debería no inmiscuirse más en el conflicto de árabes e israelíes, porque "no sé qué es lo que podemos hacer en este momento". Colin Powell parecía perplejo. Esto supondría un giro total en la política de EEUU de los últimos 30 años, desde la Administración de Nixon. Una decisión así eliminaría cualquier freno a Sharon, respondió Powell, y rompería el delicado equilibrio de Oriente Medio de una forma irreparable. Bush desechó impaciente los temores de Powell: "A veces, una demostración de fuerza de un lado puede clarificar las cosas".

Después del desastre de la postguerra de Irak, o de la continuación de la guerra de Irak con otro nombre (ahora se lleva mucho lo de conflicto), no sé que cuerpo les quedará a los ideológos de Bush a la hora de enfrentarse a más aventuras exteriores. Leyendo el artículo de Suskind se ve que esta gente no se siente atada por los conceptos habituales de la política. Al igual que su jefe, están ya por encima del resto de los mortales:

En el verano de 2002, después de que yo escribiera un artículo en Esquire sobre la ex directora de comunicación de Bush, Karen Hughes, que no gustó a la Casa Blanca, tuve una reunión con un importante asesor de Bush. Me mostró el malestar de la Casa Blanca y luego me dijo algo que entonces no comprendí, pero que ahora define muy bien la esencia de la presidencia de Bush.

El asesor dijo que tipos como yo estaban "en lo que llamamos la comunidad basada en la realidad", que él definió como la gente "que cree que las soluciones proceden del estudio racional que hacéis de la realidad aparente". Asentí y murmuré algo sobre los principios de la ilustración y el empirismo. Me cortó rápidamente. "Así ya no funciona el mundo. Ahora somos un imperio y cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad. Y mientras vosotros estudiáis esa realidad, de forma racional, nosotros actuamos de nuevo creando otras realidades, que también podéis estudiar, y así es como son las cosas. Somos protagonistas de la historia (...), y vosotros, todos vosotros, os quedaréis estudiando lo que nosotros hagamos".


Para mí que esta gente no ha leído "La hoguera de las vanidades".

Hay una diferencia con la novela de Tom Wolfe. No es el culto al dinero lo que anima a Bush y a sus asesores de la Casa Blanca. Como ha dicho Seymour Hersh a su paso por España, ni siquiera han invadido Irak por el petróleo. Son ideológos, creyentes de la utopía, convencidos de que la verdad guía su camino. En definitiva, que Dios está con ellos.

Yo creo que están equivocados. No puede ser que Dios tenga tan mala leche.

Without a Doubt. The New York Times Magazine.

EXTRA 19.15:
Parece que Bush no tenía empacho antes de la guerra en engañar incluso a sus partidarios. O quizá lo que ocurría es que de entrada se estaba engañando a sí mismo. En una conversación con el telepredicador conservador Pat Robertson, relatada por éste a la CNN, Bush negó que los militares norteamericanos fueran a sufrir bajas en Irak:

And I warned him about this war. I had deep misgivings about this war, deep misgivings. And I was trying to say, "Mr. President, you had better prepare the American people for casualties".

Robertson said the president then told him, "Oh, no, we're not going to have any casualties".

19.10.04

Sinclair muerde el polvo

Más despidos. El grupo Sinclair ha despedido a un periodista por criticar públicamente la decisión de emitir en horario de máxima audiencia un documental antiKerry poco antes de las elecciones del 2 de noviembre. No era un reportero cualquiera, sino el jefe de la corresponsalía en Washington de la cadena:

Jon Leiberman, who also was the lead political reporter for the 62-station television chain, told CNN last night that he was terminated for his criticism, which was quoted in yesterday's Baltimore Sun. He spoke out, he said, because "I feel so strongly that our credibility is at issue here. I feel our company is trying to sway this election."


Leiberman ha dicho que el documental es un ejemplo de propaganda política partidista y que sus ya ex jefes pretendían influir de forma ílicita en el resultado electoral.

Los bloggers proKerry continúan con su campaña para pedir a las empresas que se anuncian en las cadenas de Sinclair que retiren su publicidad. Una web creada para extender el boicot dice que cerca de 80 compañías han tomado ya esa decisión.

El administrador del fondo de pensiones del Estado de Nueva York, que supongo que será un cargo electo demócrata, ha enviado una carta a la empresa recordándole que son propietarios de 256.600 acciones de Sinclair. No está muy contento y le hace quince preguntas que espera sean contestadas.

Atrios lleva varios días registrando la caída bastante pronunciada de las acciones de Sinclair en la Bolsa. El lunes, la empresa perdió un 8% de su valor, en un solo día, y a media sesión de hoy ya había perdido otro 2%. Obviamente, Atrios está encantado.

Conciertos prohibidos

Algunos periódicos norteamericanos tienen normas muy estrictas que impiden a sus reporteros acudir a manifestaciones y actos políticos, se supone que para garantizar su independencia. A veces, afecta a cualquier miembro de la redacción, y a veces sólo a aquellos periodistas que cubren temas relacionados con esos actos políticos.

No hace mucho, esa prohibición fue reiterada a causa de los conciertos de la gira de Bruce Springsteen, R.E.M. y otros músicos para fomentar el voto contra Bush. El director de The Washington Post confirmó que sus periodistas no podían asistir al concierto por mucho que les gustara la música del Boss.

Parece que hay periodistas que no resistieron la tentación y que ahora lo han pagado. El diario The St. Paul Pioneer Press ha sido el primer periódico que ha sancionado a los que vulneraron la orden de no asistir al concierto. Tres días de empleo y sueldo:

Reporters Chuck Laszewski and Rick Linsk, both members of the paper's investigative team, were suspended for three days each after editors learned that they had attended the Oct. 5 concert featuring Bruce Springsteen and R.E.M at Xcel Energy Center.

(La editora Vicki) Gowler issued a memo Sept. 27 advising staff that "our ethics policy prevents you from engaging in activities that would be a conflict with your employment," including "concerts that are held as political fundraisers."


Por más que me guste la música de Springsteen, hay que reconocer que estos conciertos eran, fundamentalmente, actos políticos. El dinero de las entradas se ingresó en cuentas de grupos que se han movilizado contra Bush.

La duda es: ¿puede un periódico decir a un reportero cómo debe emplear su tiempo libre? ¿Tienen derecho los periodistas a tener una vida fuera de la redacción que, de alguna manera, contradiga los valores de ese medio de comunicación? ¿Qué es más importante para el lector: los actos a los que asisten los periodistas fuera de sus horas de trabajo o qué es lo que escriben cuando están en la redacción?

Reporters suspended for attending Springsteen concert. Star Tribune (reg.).

Da Vinci y Líbano

Si hay un país en Oriente Medio que disfruta de un razonable nivel de libertad de expresión es Líbano. No es que las circunstancias políticas ayuden mucho: aún hay allí unos 17.000 soldados sirios y los servicios secretos de Damasco imponen su ley cuando lo creen necesario. Sin embargo, donde no llega la política, llega la sociedad. Y la libanesa ha demostrado que es una sociedad vibrante y culta que no renuncia a seguir haciendo negocios, aprendiendo de otras culturas y discutir sobre lo que en otros países vecinos continúa siendo tabú.

Hay algunas cosas que no cambian. Las heridas de la guerra civil y el miedo a que se despierten los viejos demonios de la intolerancia religiosa han llevado al Gobierno libanés a ser el único del mundo que ha prohibido la distribución de la novela "El Código Da Vinci". Se le ha acusado de difamar al cristianismo por enmascarar como ficción la vieja historia de las relaciones entre Jesús y María Magdalena. En una tierra repleta de rumores, no han podido soportar una de las más antiguas teorías de la conspiración que circulan por el planeta desde hace unos 2.000 años.

No creo que haya que tomárselo a la tremenda. Otros libros menos conocidos que sostienen esta teoría se venden sin problemas en Líbano. Y los que han querido leer el más bien mediocre best-seller de Dan Brown han podido hacerlo a través de internet y de ediciones piratas.

Ha sido precisamente el éxito internacional de "El Código Da Vinci" (17 millones de libros vendidos en todo el mundo, más de un millón en España) el que ha alertado a los censores. Por una vez, el marketing ha tenido consecuencias no deseadas por sus creadores.

18.10.04

Absuelto en una semana

El capitán R. vació el cargador de su fusil sobre el cuerpo de una niña palestina el pasado 5 de octubre, según el testimonio de varios soldados de su unidad. Fue suspendido de sus funciones y es poco probable que vuelva a asumirlas. El motivo no es la muerte de Imán Al-Hamás, de 13 años, sino su falta de liderazgo sobre sus hombres. El jefe del Ejército, el teniente general Moshe Ya'alon ha dicho que no hay motivo para castigar al capitán por su conducta en el incidente. Tan sólo por los errores en su relación con los soldados, según Haaretz:

The suspension decision came in view of other problems exposed by the investigation, which were described as "a failure of leadership": a violent and unbridled atmosphere on the part of veteran soldiers in the company, a severely strained relationship between them and the company commander, and the commander's inability to control them.

La investigación preliminar de los militares ha llegado a la conclusión de que ni los soldados ni su capitán se excedieron en el incidente que acabó con la muerte de Imán Al-Hamás, que recibió 15 impactos de bala. En el informe, se dice que el capitán y algunos soldados abandonaron su puesto después de disparar contra Imán Al-Hamás. En ese momento, recibieron disparos de "francotiradores palestinos" y respondieron con sus armas. El capitán R. declaró después que disparó varias veces al suelo, cerca del cuerpo de la niña.

Esta es la versión del informe que publican los diarios israelíes. Sinceramente, no sé qué sentido tiene disparar al suelo cuando te están atacando desde lejos. Parece una forma de defenderse algo singular.

Existe otra investigación en marcha, encomendada a la policía militar. El partido árabe-israelí Hadash ha pedido al fiscal general del Estado que promueva una investigación civil. Si su petición es rechazada, pretenden recurrir al Tribunal Supremo.

En menos de una semana, el Ejército israelí, a través del general Ya'alon, ha dejado claro que, para ellos, se trata de un caso cerrado.

El informe Duelfer

Aquellos interesados en el informe definitivo de la CIA sobre las (inexistentes) armas de destrucción masiva iraquíes lo habrán tenido difícil para bajarse el texto completo. El informe Duelfer venía en tres documentos que pesaban al menos unos 50 megas cada uno. Global Security.org tiene una versión mucho más asequible para el ordenador en esta dirección. Incluye un índice que permite ir directamente a cada capítulo.

17.10.04

El fantasma de la conspiración

Una de las razones del atraso de las sociedades árabes es la falta de libertad de expresión. Dictaduras y regímenes autoritarios se ocupan de impedir la publicación de opiniones críticas a los Gobiernos, y de detener a los periodistas que no obedecen las consignas, en el peor de los casos.

En algunos países, como Egipto y Jordania, sí existe un cierto clima de libertad en los medios de comunicación. Desgraciadamente, se emplea para sostener teorías de la conspiración o rumores al servicio de ideas racistas. Cuando el objeto de las denuncias son los judíos, el Gobierno mira a otro lado, a menos que el asunto adquiera una cierta notoriedad y la embajada norteamericana presione para limitar la difusión de estas opiniones. Como la credibilidad de EEUU no cotiza muy alto en estos países, por razones bastante comprensibles, sus protestas no sólo no surten efecto, sino que contribuyen a extender los rumores cuestionados.

Aún hay periodistas y medios de comunicaciones árabes que continúan cuestionando la autoría de Al Qaeda de los atentados del 11S. Los hay que hasta niegan la existencia de Al Qaeda. Fuera de Oriente Medio, sólo grupos de extrema derecha (y algunas editoriales dispuestas a publicar cualquier cosa para ganar dinero) sostienen la teoría de que el Mossad, la CIA o ambos estuvieron implicados en la destrucción de las torres gemelas.

Los atentados recientes del Sinaí han seguido el mismo camino. La prensa gubernamental egipcia ha publicado varios artículos de sus columnistas y de profesores de universidad en los que acusan al Mossad o la CIA de asesinar a los turistas israelíes. Algunos ejemplos (traducción de Memri):

Alí Barsum, columnista del diario oficial egipcio Al Jumuriya, escribe:

¿Quién planeó los atentados de Taba y quién los llevó a cabo? ¿Fue Al Qaeda, a quien Israel se apresuró a hacer responsable, incluso antes de que se disipara el humo del fuego? ¿Fue el Mossad? A fin de cuentas, hay quienes en Tel Aviv no están satisfechos con los esfuerzos de Egipto para resolver las disputas entre los grupos palestinos y hay quienes trabajan para extender la guerra civil entre los palestinos y Egipto.

¿Fue la CIA? Quizá estuviera interesada en que los árabes se preocuparan por los sucesos de Taba en vez de ocuparse del escandaloso veto de EEUU (a la resolución de condena de la ofensiva israelí en Gaza).


Un profesor de derecho internacional en la universidad de El Cairo escribe en el semanario Nahdat Misr que Israel estaba interesada en perjudicar al turismo egipcio, de la misma forma que la intifada ha dañado al turismo israelí. Y además:

A Israel le interesa que haya una respuesta egipcia a estos hechos, porque quiere que Egipto se una a la campaña americana contra el terrorismo (...). Es probable que Israel reclutara a algunas personas, en coordinación con los grupos terroristas, para dañar a Egipto.

Un ex asesor del ministro egipcio del Interior escribió en islamonline.net que sólo Israel se beneficiaba políticamente de estas explosiones y, por tanto, tenía que ser la culpable.

También hay opiniones en la prensa árabe que denuncian esta mentalidad, por la cual nunca hay árabes implicados en los atentados terroristas que se cometen en nombre del Islam.

El director general de la cadena Al Arabiya se ha distinguido en los últimos meses clamando contra estos artículos. Eso no impide que en la cadena que dirige, al igual que en Al Jazeera, algunos invitados en los programas de debates sostengan teorías estúpidas sobre grandes conspiraciones en las que los árabes nunca juegan el papel de agresores.

Esa es una de las consecuencias menos atractivas del pluralismo, pero hay que aceptarlas. Por otro lado, tampoco es difícil encontrar opiniones racistas en la prensa israelí o norteamericana contra los árabes.

La diferencia estriba en que en el mundo árabe, por ejemplo, en Egipto, este tipo de teorías basadas en prejuicios racistas aparecen en medios de comunicación gubernamentales, controlados de forma ferrea por el Gobierno. Las acusaciones de olor antisemita o la negación de la evidencia (como los atentados de Al Qaeda) se basan en el principio de que es mejor dirigir la ira de los lectores hacia enemigos exteriores antes de dejar que puedan interesarse por la deplorable situación interna.

Pobre dólar

Una de las víctimas de la presidencia de Bush ha sido el dólar. Juan Cole cita un estudio que compara su cotización en relación al euro, en especial desde el 11 de septiembre de 2001. La moneda europea cotizaba a 91 centavos en esa fecha, inicio de la guerra contra el terrorismo anunciada por Bush.

Un año después, el euro había subido hasta 97 centavos. El 11 de septiembre de 2003, ya estaba a 1,12 dólares. Y en septiembre de 2004, la escalada llegó a los 1,23 dólares. La moneda de EEUU se ha devaluado un 26% desde el 11S.

El estudio cita también la relación entre el dólar y la rupia paquistaní. Además de las cuestiones políticas (una parte importante de la guerra contra Al Qaeda tiene lugar en Pakistán), hay algunas razones económicas que hacen interesante la comparación. Según el autor del estudio, la rupia está muy ligada al dólar, porque los paquistaníes no confían demasiado en sus bancos y suelen guardar sus ahorros en billetes de 100 dólares.

En septiembre del 2001, se necesitaban 64,2 rupias para conseguir un dólar. Desde entonces, la rupia se ha apreciado hasta llegar a 59,5 rupias por dólar. Por tanto, desde el 11S la rupia se ha apreciado un 8%. Y no porque la economía paquistaní esté fuerte. En ese tiempo, ha perdido un 20% de su valor frente al euro.