16.9.04

Un anuncio manchado de sangre


Los priones del marketing se han comido el cerebro de El País. Sólo así se explica el anuncio de elpais.es que ha circulado hoy por los emails y blogs del país (en minúscula, pero más importante). ecuaderno, Barcepundit, Escolar y alt1040 han desmenuzado el tema, sobre todo para resolver la duda de si la publicidad era real o un camelo. Como aparece en los comentarios de alt1040, entrando aquí (imagénes del 13 de septiembre) las dudas se despejan: el anuncio ha existido.

"Un día da para mucho", dice el reclamo publicitario, que ofrece dos fotos: el skyline de Nueva York con las torres gemelas y la misma foto retocada para eliminar las torres. La frase tiene los dos sentidos en español: pueden pasar muchas cosas en un día (imagínense en los tres meses de suscripción que se regalan) y, también, cualquiera puede hacer muchas cosas en un día (trabajar, divertirse, volar las torres gemelas...).

Si hablamos de sensibilidad, nos metemos en un plano muy subjetivo, aunque hay motivos de sobra para considerar lamentable colocar juntas la frasecita y las dos fotos. Pero hay algo más: se trata de un reclamo publicitario. La intención de su autor es promocionar las suscripciones a elpais.es, es decir aumentar el volumen de los ingresos de la empresa, es decir, aumentar los beneficios de la empresa. Es decir, ganar dinero. Por tanto, no hay que ser una monjita impresionable para decidir que es una vergüenza que alguien, quién sea, utilice el asesinato de 3.000 personas para ganar dinero.

La imagen ha llegado hasta algunos blogs norteamericanos. Algunos han dado en el clavo preguntando si no hubiera sido mejor utilizar una imagen del 11M en Madrid (esa imagen ya se ha ofrecido en un comentario del blog de Arcadi Espada). Otros han soltado toda la bilis para demostrar que, a veces, los blogs no mejoran la calidad de los comentarios que aparecen en los periódicos: la única diferencia es que pueden insultar más rápido. Convierten la estupidez de un creativo publicitario y de sus jefes en el rasgo definitorio de 40 millones de españoles. No llegan ni al nivel del taxista más idiota que haya conocido.

En este mundo en el que aparecen noticias cada minuto, de las que informan varios de los medios de comunicación propiedad de Prisa, resulta inaudito que El País no haya reaccionado en todo el día. Una razón más para no suscribirse a la web de un periódico que sigue pensando en ciclos de 24 horas. En el mundo real, un día da para mucho. Para El País, parece que sólo da para quedarse mirando a la pared pensando qué hacer.