17.9.04

La crispación



Están de los nervios en EEUU. No es extraño ante unas elecciones disputadas bajo la sombra de los 3.000 muertos por los atentados del 11S y los 1.029 soldados muertos en Irak desde el inicio de la guerra. La imagen que encabeza este artículo es de la camiseta que llevaba puesta Sue Sapir Niederer en un mitin de Laura Bush celebrado en New Jersey. Su hijo, el teniente Seth Dvorin, de 24 años, murió en Irak en febrero cuando intentaba desactivar una bomba.

As shouts of "Four More Years" subsided, Sapir Niederer, standing in the middle of the crowd of about 700, continued to shout about the killing of her son. Secret Service and local police escorted her out of the event, handcuffed her and placed her in the back of a police van. "Excuse me, what are you charging me with," Sapir Niederer repeated to officers as they arrested her.

Sapir Niederer was charged with defiant trespassing, even though she had a ticket to the rally. As the first lady continued speaking, several people shouted back at Sapir Niederer. One woman yelled, "Your son chose to fight in that war."


Una forma elegante de decirle "jódete". Lo habrá aprendido de Cheney.

Hay otra historia de crispación que tiene gracia, quizá porque no haya muertos de por medio. El candidato demócrata, John Edwards, hizo una breve parada en un aeropuerto de Virginia Occidental y fue recibido por sus partidarios. Un hombre apareció con su hija de tres años, que llevaba un cartel a favor de Bush y Cheney. Uno de los asistentes al mitin se lo arrancó y lo rompió en pedazos. La pobre niña se echó a llorar, como demuestra esta fotografía de AP que aparece hoy en varios blogs. Uno se pregunta qué demonios hacía allí este hombre, y con su hija sobre los hombros.

Un blog proBush se ha escandalizado:

Don't worry, Sophia Parlock, I know how you feel. I'm sure if you were bigger you would have flipped out and chopped off some heads like I did. I hope you remember this day when you're older so you can look back and laugh at how pathetic and desperate the neanderthal-Americans became before they faded into oblivion.

Y otro blog, de signo contrario, ha contado la historia completa del padre de la niña. Resulta que ya es la tercera vez que le pasa algo parecido, porque tiene la costumbre de acudir a mítines demócratas para provocarles, mostrar su apoyo a candidatos republicanos o, simplemente, animarse a discutir con sus adversarios.

Lo hizo en 1996 con un cartel que decía "Recordad a Vince Foster". (Foster era un consejero de la Casa Blanca que se suicidó y cuya muerte fue utilizada por los ultras más desatados para difamar a Clinton. Sugerían que Foster había tenido una aventura con Hillary y que podía haber sido asesinado). También lo hizo en el 2000, cuando se presentó en un mitin de Gore con no uno, ni dos, ni tres, sino doce carteles a favor de Bush. Esta vez le acompañaba su hijo Louis, de 12 años.

Y yo creía que en España hay demasiada crispación en la política.