3.8.04

La Casa Blanca tampoco miente

A John Kerry el impacto por su nominación en la convención demócrata le ha durado unos días. La nueva alerta por la amenaza de atentados de Al Qaeda le ha sacado de las páginas de los periódicos. ¿Manipulación política? ¿Mala suerte? Eso parecía cuando el secretario de Seguridad Interior, Thomas Ridge, anunció el domingo que tenían nuevos datos que hacían temer que Al Qaeda tenía vigilados varios edificios públicos en la costa este del país, con planos incluidos.

La información provenía de ordenadores portátiles y discos encontrados a un miembro de la organización de Osama Bin Laden en los últimos días. Cuando los datos encontrados en los ordenadores comenzaron a ser traducidos, las autoridades pusieron otra vez en las calles de Nueva York a los policías armados de fusiles de asalto.

Hasta que hoy dos periódicos nos han contado que esa información es en realidad antigua. Se remonta a antes de los atentados del 11 de septiembre, fue entonces cuando fue recogida y enviada a Afganistán y la mayor parte de ella no proviene de una vigilancia directa, sobre el terreno, realizada por terroristas de Al Qaeda. Fue conseguida a través de Internet y es información que está al alcance del público:

Much of the information that led the authorities to raise the terror alert at several large financial institutions in the New York City and Washington areas was three or four years old, intelligence and law enforcement officials said on Monday. They reported that they had not yet found concrete evidence that a terrorist plot or preparatory surveillance operations were still under way.

Algunas fuentes de los servicios de seguridad, citados por estos periódicos sencillamente no saben por qué tenían que sacar a los policías a la calle:

"There is nothing right now that we're hearing that is new," said one senior law enforcement official who was briefed on the alert. "Why did we go to this level?... I still don't know that."

Ridge ha tenido que convocar otra conferencia de prensa para reconocer que las noticias publicadas por The New York Times y The Washington Post son ciertas, aunque ha insistido en que eran lo suficientemente graves como para tomar medidas. La Casa Blanca no ha mentido (como Acebes). Ha sido sólo una casualidad. Es el azar, que gobierna nuestras vidas.

NOTA POSTERIOR: Si no fuera por bloggers como
Atrios, los políticos como Ridge a veces se irían de rositas. ¿Manipula la Casa Blanca la lucha contra el terrorismo en su beneficio? En absoluto, no insista, por favor. Veamos lo que Ridge dijo hace unos días cuando anunció la nueva amenaza de Al Qaeda y cómo se habían conseguido esas pistas:

But we must understand that the kind of information available to us today is the result of the President's leadership in the war against terror.