19.7.04

La responsabilidad de Arafat

El diario libanés Daily Star describe con precisión en su editorial de ayer cuál es el auténtico origen del caos que vive Gaza:

"Estos hechos son desgraciadamente el resultado previsible del fracaso de la Autoridad (Palestina) en cumplir sus promesas. La ocupación israelí, junto a la presión de EEUU sobre el presidente Yaser Arafat, no está, desde luego, facilitando las cosas, pero el principal problema es la propia Autoridad Palestina.

Aunque los secuestros (del jefe de la Policía de Gaza y de cinco franceses) se solucionaron rápidamente, son un síntoma de la falta de respeto por la ley. Este caos no debe continuar. Mientras los palestinos no se sientan protegidos por sus propias autoridades, cualquier negociación de paz con los israelíes carecerá de sentido. El equivocado nombramiento del primo de Arafat, Musa Arafat, como jefe del Servicio General de Seguridad, ha añadido combustible al fuego. Todo el mundo considera este nombramiento como un signo del nepotismo y la corrupción existentes en la Autoridad Palestina.

El que miles de personas hayan salido a la calle para manifestarse en Gaza y que gente armada haya arrasado un cuartel policial de la Autoridad Palestina pone de manifiesto la situación. Arafat está perdiendo cada vez más credibilidad y legitimidad. Todo esto es una gran vergüenza. Él es uno de los pocos líderes árabes que ha sido elegido democráticamente y durante décadas ha personificado a la causa palestina. A pesar de estos dos valores, ahora ha hundido a los palestinos al confiar en su poder de símbolo en vez de en hacer funcionar (a su Gobierno)".

El Daily Star es uno de los mejores diarios árabes y, a diferencia de la mayoría de ellos, no escribe al dictado de ningún Gobierno. La influencia de Siria (cuyo régimen es un viejo enemigo de Arafat) en Líbano no explica estas críticas, que a buen seguro compartirán la mayoría de palestinos, hartos de que Arafat incumpla sus promesas de un Gobierno justo y limpio.

El País titula hoy "Las milicias radicales palestinas se rebelan contra Arafat". Aunque el titular no es falso, creo que no refleja la auténtica realidad de la situación de Gaza. Es cierto que son los grupos radicales, como las Brigadas de Mártires de Al Aqsa, los que están encabezando la protesta, incluso enfrentándose a tiros a los policías leales a Arafat. Algunos de los líderes de las Brigadas son también responsables de la anarquía que se vive en los territorios palestinos.

Para los palestinos, ya no es suficiente que Arafat represente sus deseos de independencia. Lo que quieren es que acabe con la anarquía y la corrupción, y deje de nombrar a personajes corruptos al frente de las fuerzas de seguridad. Acaba de destituir a Musa Arafat, pero el paso atrás no servirá de mucho si no consigue formar un Gobierno que controle las fuerzas de seguridad y las limpie de ladrones.

Ésta no es una disputa entre moderados y radicales sobre la paz o la guerra con Israel. En otras ocasiones, Arafat se ha servido de las ofensivas militares israelís para acallar las voces en favor de la reforma de las instituciones palestinas. En tiempos en los que el enemigo demostraba todo su poder, le era fácil agrupar a todos, incluidos los descontentos, bajo su control.

Parece que ya no. Tanto los grupos armados como los diputados palestinos moderados se han visto engañados en demasiadas ocasiones por su presidente. Ahora más que nunca Arafat necesitaría que Sharon le echara una mano, por ejemplo acercando un par de tanques a las inmediaciones en Ramala de la Mukata. Pero Sharon está demasiado ocupado ahora negociando un Gobierno de coalición con los laboristas. Quizá Simón Peres le haya convencido de que, si de lo que se trata es de deshacerse de Arafat, es más fácil que eso ocurra si quienes lo hacen son los propios palestinos.

Ése también es el cálculo que podrían estar haciendo los líderes de Hamás, que no se han manifestado públicamente en toda esta polémica. Mientras se mantengan alejados de ella, más fácil será que los palestinos se convenzan de que sólo los integristas pueden responsabilizarse del control de Gaza.