11.6.04

Un lifting para el blog

Bienvenidos al nuevo aspecto de este blog que, a pesar de su funerario nombre, ha decidido poner algo de color en su vida. Al instalar el nuevo template de Blogger, siento decir, como algunos ya sabrán, que se han perdido los comentarios de los post anteriores. A los que se molestaron en añadir unas líneas en este blog, les doy las gracias y les animo a seguir haciéndolo.

El nuevo sistema de comentarios de Blogger es un poco chovinista y parece que está pensado para que intervengan sólo los usuarios de la casa madre. El resto de la gente puede seguir haciéndolo marcando la casilla Anónimo. Lamento la molestia y, en cualquier caso, siempre se pueden firmar los comentarios en el texto de la forma que uno quiera: con el nombre, el alias de uso para internet o el apodo con el que a uno le conocían en la cárcel o el colegio.

El nuevo Blogger permite al autor ejercer de deux machina y borrar los comentarios que le parezcan inconvenientes. Lo he probado con un comentario de prueba y funciona. La verdad es que como no lo he hecho nunca, no veo por qué tengo que comenzar ahora con tan mala costumbre. Claro que si alguien anda por ahí diciendo que Coppola y Scorsese no son los mejores cineastas de todos los tiempos, tendré que tomar medidas.

Hablando de cine, y aunque no tiene nada que ver con el objeto de este blog, he añadido algunos enlaces sobre cine en el apartado de sugerencias. Están encabezados por el equipo imprescindible de Lo que yo te diga. Continúan dominando con insultante facilidad el campo de la radio y, no hace mucho, han plantado sus reales en Internet. Cuidado, han venido para quedarse.

Entre el puñado de enlaces que han inaugurado la sección, hay uno especialmente recomendable dedicado a 2001. Incluye varias decenas de imágenes de la película de ciencia ficción con la que algunos continuamos divagando. Maldito monolito.

Creo que por ahí abajo está el link de Atom para engancharse a los contenidos del blog. Supongo. Con tanto trasiego, supongo que he perdido algunas cosas por el camino. Lo que pasa es que no recuerdo cuáles. Si alguien descubre qué es lo que le falta a este blog, que no dude en apuntarlo. Los periodistas nos pasamos la vida aprendiendo cosas y olvidándolas a los pocos minutos mientras nos apuramos un whisky. Que es lo que estoy haciendo ahora.