11.5.04

Miles de inocentes detenidos

El informe completo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) sobre la situación de los presos internados en las prisiones de Irak bajo responsabilidad de los militares norteamericanos ya está disponible en Internet, en la web de la cadena MSNBC.

La descripción de los abusos cometidos es coherente con la información obtenida por las fotos difundidas hasta ahora por los medios de comunicación. El informe de 24 páginas no dice que todos los presos fueran torturados, pero sí describe los grados de coerción física y psicológica que se utilizaba con los detenidos que, según la inteligencia militar, podían facilitar información valiosa sobre los ataques de la resistencia. Esta coerción es sinónimo de tortura, para el CICR.

Todos estos abusos violan la Tercera y la Cuarta Convención de Ginebra y los principios del Derecho Internacional Humanitario, según el CICR. A pesar de que las fotos conocidas se refieren a lo que ocurría dentro de la prisión de Abu Ghraib, el informe es aún más duro con la forma en que los soldados norteamericanos realizaban las detenciones y el tratamiento que recibían los sospechosos antes de ser enviados a las prisiones.

Una de las consecuencias del informe más perjudiciales para la imagen de EEUU en Irak es que confirma las denuncias hechas por muchos iraquíes desde la caída del régimen de Sadam y que hasta ahora no se había podido comprobar: la de que la mayoría de los miles de detenidos desde hace un año son inocentes:

Algunos oficiales de inteligencia militar contaron al CICR que calculan que entre el 70% y el 90% de las personas privadas de libertad en Irak habían sido detenidas por error. También atribuyeron la brutalidad de algunas detenciones a la falta de una supervisión adecuada en las unidades de combate.

En todos estos casos, es lógico pensar que las familias de los presos se movilizaran para intentar encontrar al detenido con la esperanza de que fuera pronto puesto en libertad. En algunos casos, contrataban a abogados iraquíes para que les ayudaran. Ninguna de las dos cosas servía de mucho. El informe revela que los militares no les facilitaban ninguna información y, por tanto, los presos pasaban a estar desaparecidos:

En casi todos los ejemplos documentados por el CICR, las autoridades que realizaban las detenciones no facilitaban (a los familiares de los detenidos) ninguna información sobre quiénes eran, dónde estaba su base ni explicaban las razones del arresto. Además, raramente informaban a los detenidos o a su familia sobre dónde se encontraban ni por cuánto tiempo, provocando de hecho la desaparición del detenido durante semanas, o incluso meses, hasta que se producía el contacto.

Esta tarde, ha declarado ante el senado el general Antonio Taguba, autor del informe oficial que denunció los abusos cometidos en Abu Ghraib. Taguba ha dicho que no ha encontrado ninguna prueba de que un mando superior ordenara que se cometieran estos actos, pero ha acusado a los jefes de los soldados de ser responsables por su falta de liderazgo y supervisión de lo que ocurría dentro de la cárcel.