6.5.04

14 millones de secretos

Gracias a la web de la organización The National Security Archive (que, a pesar de su nombre, no es un organismo oficial), me entero de que el Gobierno de EEUU produjo en el 2003 14 millones de nuevos secretos. Es decir, hubo 14 millones de documentos, escritos en el año pasado o en años anteriores, que fueron declarados secretos. La Administración de Bush se ha aficionado a ocultar a sus ciudadanos una parte cada vez mayor de su funcionamiento. En el 2002, fueron 11 millones los documentos secretos, en el 2001, tan sólo 8 millones. El incremento en dos años ha sido del 57%.

Para demostrar hasta qué punto este aumento del secretismo oficial no está justificado por razones de seguridad nacional, The National Security Archive nos da un ejemplo de uno de esos 14 millones de secretos. Puede hacerlo porque se trata de un documento redactado en 1975, desclasificado (difundido) en 1999 y vuelto a clasificar parcialmente como secreto en el 2003. Se ve que los secretos pueden ser retroactivos.

El documento en cuestión es un perfil biográfico del ex dictador chileno Augusto Pinochet, dado a conocer en tiempos de Clinton junto a otros muchos documentos oficiales relacionados con las violaciones de los derechos humanos en la dictadura y las relaciones entre Chile y EEUU. Por alguna razón desconocida, varios fragmentos de ese perfil fueron declarados secretos (y borrados) en el 2003, cuando The National Security Archive pidió el documento.

Lo chocante es que esos párrafos no esconden ninguna información grave o sorprendente. De hecho, no contienen nada que no conocieran ya muchos políticos o militares chilenos que conocían a Pinochet y que no hubieran tenido ningún inconveniente en compartir esa información con, por ejemplo, un diplomático norteamericano de la época. Tampoco incluye datos que desconozcamos ahora.

El perfil, redactado por la DIA (siglas en inglés de los servicios de inteligencia del Pentágono) nos cuenta que es honrado y trabajador, un devoto esposo y padre, y que (¡Dios mío, eso sí es grave!) fuma cigarrillos y bebe whisky y pisco sour (un cóctel peruano muy popular en Chile).

En el análisis de la llegada al poder de Pinochet en un golpe militar, el perfil incluye otros párrafos no tan triviales que también han sido borrados:

“El general Pinochet habría preferido que las Fuerzas Armadas, en especial el Ejército, continuaran con su papel tradicional de fuerza profesional y apolítica, sin implicarse en la política de partidos. El deterioro de la situación política y económica forzó a un reticente Pinochet a unirse a la intervención militar”.

Muy gracioso, si no fuera un tema tan grave. Otra parte borrada y clasificada de nuevo en el 2003 como secreta es ésta:

“Anticomunista y anticubano, el general Pinochet siempre ha hablado en términos favorables de EEUU y de su deseo de seguir manteniendo buenas relaciones con EEUU. Ha viajado dos veces a EEUU. Está a favor de la compra de bienes norteamericanos y del entrenamiento del personal militar chileno en academias norteamericanas”.

Demonios, me deja usted de piedra.

¿Todas estas frases son un secreto? ¿Se intenta ocultar que los servicios de inteligencia de la época daban al Pentágono y a la Casa Blanca información falsa o tendenciosa sobre lo que de verdad estaba pasando en Irak, perdón, en Chile? ¿Se intenta ocultar que un tipo que tiene actualmente tan mala imagen como Pinochet quería mantener buenas relaciones con EEUU?

No es el único caso de utilización del secreto por razones políticas. Quizá no sepan que el informe del general Antonio Taguba sobre las torturas en la prisión iraquí de Abu Ghraib, citado en el artículo de la revista The New Yorker, también fue declarado secreto. Y resulta que eso es ilegal, según explica la web de la Federación de Científicos Americanos, también dedicada a sacar secretos a la luz pública:

Al clasificar como secreto un explosivo informe sobre la tortura a presos iraquíes, el Pentágono puede haber violado las normas oficiales sobre secretos, que prohíben el uso de la clasificación (como secretos) con la intención de ocultar actividades ilegales.

“No hay nada (en el informe) que sea claramente secreto, como fuentes y métodos de los servicios de inteligencia o movimiento de tropas”, preguntó un astuto reportero en una conferencia de prensa en el Pentágono el 4 de mayo. “¿Se declaró secreto porque sería embarazoso que se conociera, en especial en el mundo árabe?”

“En concreto, no sé porque fue declarado secreto”, respondió el general Pace.


Dicen que aún no se le ha quitado la clasificación de secreto al informe, a pesar de que ya lo conoce todo el mundo. Llevaba el sello de “Secret/No Foreign Dissemination”. Por la cuenta que les traía.

Documento íntegro de la DIA sobre Pinochet desclasificado en 1999.
Documento difundido en el 2003 con varios párrafos tachados.