24.4.04

Mirando para otro lado

¿Es necesario que se cree una comisión de investigación en el Congreso sobre los atentados del 11M? Zapatero parece estar dispuesto si lo pide el PP y Rajoy parece dispuesto a dar el paso. Lástima que el presidente sólo quiere que se investigue aquello que sólo nos servirá para que Gobierno y oposición se aticen de lo lindo, mientras que se obviará todo lo que nos puede servir para intentar que no se repita una matanza como la de Atocha.

En su entrevista con El Mundo del viernes, Zapatero marcó las condiciones para permitir esa investigación:

“Pregunta: ¿Está usted dispuesto a apoyar que se cree una comisión de investigación sobre los hechos que han permitido que se produjera el 11M y las circunstancias que lo rodearon?

Respuesta: Sí. Si lo pide la oposición, sí.

Pregunta: ¿Cree usted que hay motivos para ello?

Respuesta: Si la investigación es para saber si el Gobierno anterior había hecho lo suficiente o no en torno a los riesgos de un atentado, pues ya digo desde aquí que no tengo ningún interés en abrir ese debate. Si lo que se pretende -como he visto por ahí, en alguna declaración tibia del PP- es saber lo que pasó del 11 al 14 de marzo, como puede usted comprender no sólo no tengo ningún problema, sino que estaría muy bien. Oyendo algunas voces, parece que del 11 al 14 de marzo no gobernaba aquí el PP, cuando todos los servicios del Estado estaban en manos del PP. Si se quiere hacer una investigación sobre eso, adelante. No tengo ni el más mínimo inconveniente”.


Más allá de las teorías delirantes que algunos periódicos y radios pretenden alentar, que entre el 11 y el 14 hubo una gran conspiración en la que intervinieron la Policía, el CNI, el PSOE y varios medios de comunicación para engañar al PP y provocar su derrota electoral, la pregunta que es necesario hacerse es si estamos preparados para afrontar una amenaza como la que se puso de manifiesto el 11 de marzo. Para responder a esa pregunta, es muy importante saber si antes de los atentados, tanto el Estado como la sociedad era consciente de esa amenaza y si se habían dado los pasos necesarios para luchar contra ella.

Esa es la investigación que está teniendo lugar ahora mismo en el Congreso de EEUU. Los responsables del Gobierno y de las fuerzas de seguridad están prestando declaración ante los representantes del pueblo. Las preguntas más extendidas en casi todas las sesiones se refieren a la información, sospechas e indicios que existían antes del 11 de septiembre sobre la amenaza de Al Qaeda y las medidas que se tomaron antes y después de los atentados. Evidentemente, no se habla allí sólo del pasado, sino también del futuro, para evitar que algo así vuelva a ocurrir. En EEUU consideran que esa investigación es una forma de hacer justicia a las víctimas del 11S.

Parece que ésta es la investigación que quiere evitar Zapatero, por razones que desconozco. Es indudable que el Ministerio de Interior ya está revisando todos sus planes en cuanto al terrorismo integrista, por ejemplo calculando cuántos policías más debe dedicar a su investigación. De lo que se trata es de saber si ese debate puede hacerse también en el Parlamento para que lo conozcan todos los españoles.

Quizá Zapatero esté intentando evitar la tentación que tienen algunos partidos al llegar al poder: investigar al Gobierno anterior. En otras palabras, hacer que el Gobierno investigue a la oposición. Pero no se trata de eso, porque es probable que los partidos de la oposición y los medios de comunicación hubieran cometido los mismos errores que quizá se puedan encontrar en los criterios del Gobierno durante la legislatura pasada en relación al terrorismo integrista.

Si se investiga tan sólo lo que ocurrió entre el 11 y el 14, donde también hay enigmas que merecen ser resueltos e historias que aún no se han cerrado, es probable que el resultado sirva de poco para la lucha contra un tipo de terrorismo desconocido en España y sí para que políticos y periodistas protagonicen el mismo lamentable e inútil espectáculo que suele acompañar a la mayoría de las comisiones de investigación celebradas en nuestro país.

Y eso es lo que ocurrirá si se impone el criterio que parecen defender Zapatero y Rajoy.