14.3.04

¿Nos merecemos a estos periodistas?

Siempre he colocado en la categoría “lágrimas de cocodrilo” las quejas del PSOE por la manipulación informativa evidente de los medios de comunicación propiedad del Estado. Siempre he temido que cuando ellos vuelvan al poder, ostentarán el mismo desprecio por el pluralismo y la libertad de expresión de los que hace gala el sicario Urdaci, ejemplo de periodista íntegro para sus señores. Pero en la última semana, la banda de Urdaci ha llegado hasta unos extremos de manipulación inauditos.

Anoche, después de que el ministro del Interior anunciara la detención de tres marroquíes y dos indios por su presunta relación con el atentado, decidieron que debían hacer algo para intentar condicionar el voto de los ciudadanos. Como ya no podían decir que ETA estaba detrás del atentado, emitieron sin previo aviso el documental de Elías Querejeta “Asesinato en febrero”, sobre el asesinato a manos de ETA del socialista Fernando Buesa y su escolta Jorge Díaz. Supongo que Querejeta no hizo este documental con la intención de que el PP gane las elecciones. Si tiene dignidad, que la tiene y mucha, debería estar ya denunciándolo. De momento, la Fundación Fernando Buesa, presidida por su viuda, Natividad Rodríguez, ya lo ha hecho:

“No podemos callar cuando se pretende de forma artera que la verdad se convierta en otra víctima más de esta barbarie y, menos aún, cuando se trata de utilizar la memoria de dos víctimas del terrorismo con fines electorales”.

Supongo que no tendrán el valor de acusar a la viuda de Buesa de ser cómplice de los asesinos.

El País y El Mundo están publicando breves perfiles de las víctimas de los atentados de Madrid. Es una iniciativa extraordinaria. Sirve para que no pensemos en 200 muertos, sino en 200 personas concretas, con sus familias, sus esperanzas y su futuro truncados para siempre. Para que no nos olvidemos de ellos.

La imagen del día de ayer, además de los funerales de las víctimas, es la de los manifestantes ante las sedes del PP. El País opta por una versión distinta, no sé si por torpeza o por la intención de suavizar el dramatismo de la situación. Su foto es la de la concentración posterior de esos manifestantes en la Puerta del Sol. Les ha dado miedo utilizar las fotos de la calle Génova.

La Junta Electoral Central no ha sancionado a El Mundo por publicar una entrevista con Rajoy en la jornada de reflexión. Ha hecho bien. En una situación extrema como la que estamos viviendo, los ciudadanos tienen más que nunca el derecho a estar informados. Pero el derecho a la libertad de expresión no puede servir para encubrir la propaganda electoral. Fueron los periodistas de El Mundo, el director supongo, los que eligieron el titular que hubiera elegido Rajoy: su petición de que ojalá haya un partido con mayoría absoluta.

El artículo del director de El Mundo del domingo no deja lugar a dudas sobre la estrategia que se va a propagar desde ciertos medios: un acuerdo de principios básicos entre el PP y el PSOE y una buena relación personal entre Rajoy y Zapatero. Ni el menor asomo de unidad de todos los demócratas frente a cualquier terrorismo. Pedro J. Ramírez deja fuera de su proyecto de Frente Nacional a Izquierda Unida, los nacionalistas e incluso el PSC.

En su afán por colaborar con el Gobierno, algunos periódicos no sólo defienden las ideas del Partido Popular, lo que es perfectamente legítimo y democrático, sino que llegan hasta extremos delirantes. El director del ABC defiende la peregrina teoría de ciertos medios de comunicación controlan al PSOE y, aún peor, han optado por la sedición:

“Corresponde a estos emboscados de la sedicente izquierda intelectual y mediática, desde el micrófono o desde las páginas, el más que dudoso honor de enturbiar hasta límites de indignidad las horas más trágicas de la historia democrática de España”

ABC no se rebaja a esos extremos. Por eso, la noticia de la detención de los tres marroquíes la lleva en la página 16 bajo el titular “Un supuesto jefe de Al Qaida en Europa reivindica en un vídeo la masacre de Madrid”.

Sus colaboradores no le van a la zaga en independencia. Fernando Iwasaki no repara en gastos a la hora de continuar insistiendo en que el atentado fue obra de ETA. Le bastan sus amplios conocimientos sobre el lenguaje de los comunicados de Al Qaeda:

“¿Y nadie ha reparado en el tono chulesco y provocador de ese comunicado del presunto comando árabe? Debe ser el primer terrorista árabe que se expresa como un dirigente batasuno”.

Se nota que este experto en terrorismo integrista, versión Ana Palacio, no ha leído ningún comunicado de Osama Bin Laden.

El País publica que varios corresponsales de medios de comunicación extranjeros denuncian que el Gobierno ha intentado presionarles con datos falsos para que informaran en sus crónicas que ETA era la responsable de los atentados:

“Cada uno de los corresponsales consultados recibió el jueves por la tarde un telefonazo de una funcionaria de Moncloa, que les explicó por qué debían considerar a ETA autora de los atentados. “Nos dio tres razones”, relata Henk Boom, que trabaja para los diarios De Tijd (belga) y Het Financieele Dagblad (holandés). “La primera, que nadie había reivindicado y ETA tarda varios días en hacerlo. La segunda, que el explosivo era el habitualmente utilizado por ETA. Era falso. La tercera, que ETA no avisa nunca antes de los atentados”.

Un apunte para los elogios. El País y El Mundo están publicando breves perfiles de las víctimas de los atentados de Madrid. Es una iniciativa extraordinaria. Sirve para que no pensemos en 200 muertos, sino en 200 personas concretas, con sus familias, sus esperanzas y su futuro truncados para siempre. Para que no nos olvidemos de ellos.