15.3.04

Las palmadas de Bush

El vuelco que nadie esperaba ya ha tenido su primera consecuencia de peso. Zapatero ha anunciado hoy que las tropas españolas se retirarán de Irak en junio, como había prometido en la campaña. No conviene olvidar que hay un pequeño condicional en la promesa, que al final puede ser muy grande: si la ONU no asume el control del país.

De hecho, eso no va a suceder porque los iraquíes van a recibir la soberanía de manos de los norteamericanos en junio. Pero puede ocurrir que el nuevo Gobierno iraquí no pida directamente a EEUU que sus tropas se queden, sino que la petición se haga a la ONU. En este caso, obviamente la mayoría de las tropas serían norteamericanas, pero está por ver que franceses, alemanes y rusos quieran poner el casco azul a esos soldados.

En España, se dice que los votantes han dado una bofetada a Aznar en la cara de Rajoy. Parece que Bush también se ha llevado una parte del golpe. The New York Times, (Blow to Bush: An Ally in Spain Is Rejected by Antiwar Voters), dice que se trata de la primera derrota electoral sufrida por los aliados internacionales de Bush en la guerra de Irak. Y no esperaban nada parecido a esto:

“La semana pasada, altos cargos de la Administración (de Bush) aún decían que tenían plena confianza en la victoria de los conservadores (en España). De hecho, hace varios meses, un importante consejero de Bush predijo que si hubiera un atentado terrorista en Europa, esto haría que los europeos se sintieran más cerca de EEUU y de su posición en la campaña contra el terror, y no más alejados”.

Dicen que se están recibiendo en España emails procedentes del extranjero en el que se acusa a los españoles de haberse rendido ante Al Qaeda. Tampoco hay que ir tan lejos para encontrar este punto de vista. En The Washington Post, Gustavo Arístegui abunda en esta tesis, aunque sin insultos.

“Los terroristas han asesinado a 200 personas y han derrotado al Gobierno”, dice Gustavo Arístegui, diputado del PP y portavoz del partido en asuntos exteriores. “Creo que los atentados terroristas estaban planificados políticamente. Con esto, (se supone que se refiere a la derrota del PP), hemos transformado a los terroristas en protagonistas políticos”.

En El País, su ex director y consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, avala la tesis de que los españoles han reaccionado indignados ante la manipulación de las investigaciones policiales.

“Cualquiera que sea la lectura que se haga de las elecciones de ayer en España, no cabe la menor duda de que uno de los motivos, y quién sabe si uno de los más poderosos, que han facilitado el vuelco electoral a favor del PSOE reside en la inevitable sensación de manipulación y engaño que por parte del Gobierno ha percibido el electorado. Manipulación, al atribuir de forma arbitraria y precipitada a ETA la responsabilidad del brutal atentado de Atocha, después de que asesores de Moncloa sugirieran que eso podría propiciar ventajas electorales”.

Si Cebrián opina así, es de suponer que no debe estar muy contento con la cobertura del atentado que hizo su periódico en la edición especial que salió a la calle a las 13.00 del jueves 11 de marzo. Y tampoco debe estar muy entusiasmado con el ejemplar de El País que apareció en los kioskos el viernes 12 de marzo.

Para los que opinan que los españoles se han rendido ante Osama o que han castigado al Gobierno por sus mentiras, conviene echar un vistazo al análisis, algo más amplio, que hace la subdirectora de El Mundo Victoria Prego:

“¿Culpan los ciudadanos a Aznar de la terrible matanza? Desde luego que no, pero sí le han hecho saber que, puesto que no ha contado con ellos para ciertas decisiones, ahora, cuando toca pagar el precio inmenso que acabamos de pagar en vidas, no van a permitir que él, el presidente del Gobierno, se retire de la escena con una victoria electoral en el bolsillo. Todos sufrimos, han venido a decirle, y a usted le toca sufrir ahora como persona, y además perder como político”.

Aznar no contó con los españoles a la hora de meter a España en la guerra de Irak como firme aliado de EEUU. Ahora no puede quejarse si los españoles le exigen que asuma, él solo, las consecuencias políticas de su decisión.

Los resultados electorales son siempre una vía en dos direcciones: por un lado, están los votos que gana o pierde tu partido, y, por otro, los votos que gana o pierde el contrincante. El PSOE ha ganado tres millones más de votos, porque ha sumado todo el rechazo a dos características básicas de la política de Aznar: el apoyo a la guerra de Irak y la manipulación de los últimos cuatro días para hacer creer que era ETA, y no el terrorismo integrista, la responsable de la matanza de Atocha.

A pesar del gran aumento de la participación, el PP ha perdido 700.000 votos. Por ahí están todos los ex votantes del PP que le han hecho pagar a Aznar las palmadas en la espalda que Bush le daba en su rancho de Texas.

¿Y LOS PERIODISTAS?
Ayer ya dejé clara la penosa impresión que han dado muchos medios de comunicación en esta campaña. Ninguno de ellos puede sentirse muy orgulloso de la cobertura periodística. El esfuerzo extraordinario que hicieron los periodistas de Madrid durante el terrible jueves 11 de marzo no puede esconder los errores anteriores y posteriores a ese fatídico día. Para saber qué ha funcionado mal y por qué, lean Periodistas 21.