6.1.04

Sospechosos habituales

Los soldados norteamericanos en Irak parecen tener a los periodistas de la agencia Reuters en el punto de mira. Un grupo de tres reporteros iraquíes de Reuters fueron detenidos el viernes cuando estaban tomando imágenes del lugar en el que había sido derribado un helicóptero americano. Lo más grave del incidente no fue la detención, sino el hecho de que los soldados dispararon contra los periodistas. Y no es menos alarmante la versión presentada por un portavoz militar para justificar el ataque y la detención posterior:

Los soldados que estaban vigilando el lugar del accidente del helicóptero fueron atacados por personal enemigo que aparentaban ser periodistas, vestidos con chalecos antibalas negros y la señal de prensa escrita en sus ropas. Los enemigos dispararon contra las fuerzas americanas con armas ligeras y lanzagranadas.

No son palabras de cualquier soldado, sino del general Mark Kimmitt, el principal portavoz de las fuerzas norteamericanas en Irak.

Los periodistas no adoptaron una actitud más sospechosa que la habitual en cualquier reportero. Sacaron la cámara, la colocaron sobre un trípode y comenzaron a tomar imágenes. Cuando comenzaron a dispararles, no se quedaron a intentar aclarar la confusión, algo muy comprensible, sino que subieron al coche y escaparon. Fueron detenidos más tarde.

Dos días después, los tres periodistas han sido puestos en libertad. Por lo visto, ya no son peligrosos terroristas. Si hubieran muerto en el incidente, evidentemente el error no podría haberse corregido. No es la primera vez que soldados norteamericanos disparan contra un periodista de Reuters. En agosto, el cámara Mazen Dana cayó abatido cuando tomaba imágenes de la salida de un convoy militar de la mayor prisión de Bagdad. Los militares dijeron que habían confundido la cámara de Dana con un lanzagranadas.

Por cierto, resulta curioso el titularelegido el viernes por la web de El Mundo para dar la noticia:

El Ejército de EEUU detiene a tres empleados de Reuters en Faluya y alega que son insurgentes

Parece que el hecho de que los detenidos fueran iraquíes hizo que perdieran la categoría de periodistas para pasar a ser simplemente empleados. Puede que hoy ya la hayan recuperado.