22.1.04

El spam hace la guerra

Desgraciadamente, el spam (envío masivo de emails no solicitados y con fines comerciales) goza de buena salud. Algunos, los más agoreros, piensan que a este ritmo terminará por acabar con el email, en especial si los usuarios tienen que comenzar la jornada laboral borrando el diluvio de mensajes. Leo en The Washington Post que el 40% de los emails que circulan por EEUU son spam, aunque el cálculo proviene de una empresa de software antispam (quizá la noticia también apareció en forma de spam no solicitado).

Parece que la guerra de Irak también ha provocado como daño colateral el aumento del spam. En marzo del 2003, se descubrieron en EEUU 2.469 emails con spam que contenían las palabras “Iraq”, “war” y “troops”, mientras que en febrero sólo hubo 292. Buena parte de estos mensajes comerciales venden productos de contenido patriótico (pins, banderas, medallas conmemorativas) o productos de más difícil salida comercial, como máscaras antigas.

Hay una variante del spam de intencionalidad política que no está tan extendido como el comercial. Hace unos días, he recibido un email llamado “Emisión de Las fosas del olvido”. Ha llegado en una cadena comenzada por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Cuenta que el programa Documentos TV emitirá pronto el reportaje “Las fosas del olvido”, en el que se habla de los 30.000 desaparecidos de la guerra civil y de las exhumaciones de las fosas comunes de la guerra. La Asociación pide a los receptores que se conviertan en “pequeños activistas de la memoria” para que mucha gente vea el documental y poder así “utilizar la cifra de su audiencia para respaldar la labor de la asociación”.

Espero que no se me entienda mal. Me parece una buena idea que se haya hecho ese documental y es normal que la Asociación aspire a que lo vea el mayor número posible de gente. Teniendo en cuenta las alternativas que hay ahora mismo en televisión, seguro que es la mejor opción. Sin embargo, convertir la cifra de audiencia de Documentos TV en una especie de referéndum sólo demuestra que hay gente que vive fuera de la realidad. Lo más probable es que esta cadena de emails no tenga ningún efecto, porque estoy seguro de que los periódicos informarán de la emisión del programa, y el que quiera verlo lo hará, con o sin emails.

Puede parecer que el envío de estos emails es por una causa justa, pero si se extienden provocarán el mismo efecto que el spam comercial. Sus creadores también piensan que la suya es una causa muy justa, la de ganar dinero.