17.1.04

Abdul Hai: el terrorista que nunca existió

Un pasajero de nombre sospechoso y nacionalidad afgana no se presentó en el vuelo para el que había comprado un billete y los aeropuertos de medio mundo se echaron a temblar. Ocurrió las pasadas Navidades. En medio de una creciente preocupación por la posibilidad de un atentado similar al del 11-S, varios vuelos transatlánticos fueron cancelados.

Hasta que el peligroso terrorista resultó ser un inocente comerciante indio de prendas de cuero.

La noticia fue suministrada por la agencia France-Presse y la historia completa se encuentra en el periódico indio The Hindu. La pifia de los servicios de inteligencia norteamericanos comenzó cuando descubrieron que Abdul Haye Mohamed Illyas no había aparecido en el vuelo de Air France París-Los Angeles del 24 de diciembre. Sus dos primeros nombres se parecían demasiado a los de Maulvi Abdul Hai, un afgano al que algunos medios identifican como miembro de Al Qaeda y otros como un antiguo dirigente talibán. Abdul Hai llegó a estar detenido en Afganistán, pero logró escapar y se le busca desde el 2002.

Al saltar la alarma, los agentes norteamericanos se pusieron en contacto con las fuerzas de seguridad indias que a las pocas horas confirmaron la identidad del misterioso viajero. Illyas resultó ser el propietario de una empresa de ropa de cuero que había visitado varias veces EEUU, precisamente utilizando ese vuelo París-Los Angeles. Los indios tenían su fecha de nacimiento, el 31 de enero de 1961, su número de pasaporte y su dirección. Por alguna razón desconocida, la información no tranquilizó a los norteamericanos, aunque éstos no pidieron al Gobierno que detuviera o al menos interrogara a Illyas.

El pánico volvió a saltar cuando Illyas, que se supone que no sabía el follón que estaba provocando su nombre, tampoco apareció en un vuelo del 7 de enero para el que también había hecho una reserva. The Hindu no se explica cómo pudo producirse tal conmoción:

No está claro cómo los nombres Abdul y Hai juntos provocaron una masiva alerta antiterrorista. Al buscar en los listines telefónicos con estos nombres y sus variantes fonéticas, se encontraron varias decenas de coincidencias. Además, el sentido comín sugiere que un alto dirigente talibán que consigue un pasaporte indio falso no colocaría en él su propio nombre.

Sugiero que el señor Abdul Haye Mohamed Illyas haga a partir de ahora sus negocios a través de Internet. Como se le ocurra coger un vuelo a EEUU, es fácil que acabe en una celda.

Receta contra la propaganda:
Para los paletos del eje de las Azores, una sugerencia. Si quieren conocer de verdad cómo funcionan los servicios de inteligencia norteamericanos, incluidos éxitos y fracasos, lean los artículos de Thomas Powers en The New York Review of Books. Por ejemplo,
The Trouble with the CIA y The Vanishing Case for War. En este último artículo, se detalla la manipulación de la información facilitada por los servicios de inteligencia para justificar la invasión de Irak.