11.12.03

Se necesitan soldados (baratos)

Le habían llamado el Batallón Libertad y se iba a convertir en el gran símbolo de la reconstrucción del nuevo Ejército iraquí. Sus cerca de 700 soldados, en proceso de entrenamiento, forman el primer batallón del nuevo Ejército, destinado a sustituir a los militares americanos en muchas funciones de seguridad. Pero ya ha perdido casi la mitad de sus integrantes.
Comenzaron a prepararse el 4 de octubre. A finales de noviembre el batallón se había quedado con 455 soldados. El pasado lunes, tan sólo se presentaron 392 para su última semana de entrenamiento.

Los mandos justifican esta sangría en el bajo sueldo de los reclutas: 70 dólares al mes. El oficial de más alta graduación, gana 180. Parece que los nuevos policías y guardias fronterizos ganan más, una media de 10 a 40 dólares más al mes.

Hay otra razón, menos comentada oficialmente. Algunos de estos reclutas han denunciado amenazas a sus familias y a ellos mismos cuando han vuelto a sus pueblos de permiso. Para los grupos más radicales, el nuevo Ejército nace con la mancha de su colaboracionismo con el invasor. Ingresar en sus filas supone un alto grado de compromiso, que se convierte en una burla si el soldados echa un vistazo a fin de mes a su salario.

Se dice que el virrey Bremer estudia ahora subir los sueldos. Parece que nos encontramos ante otro caso de incompetencia planificada a la perfección. Existe un consenso casi generalizado entre la prensa americana en considerar un grave error la decisión de Bremer de disolver el viejo Ejército, por haber empujado a muchos de sus soldados a las filas de la resistencia. Ahora, con estos sueldos de 70 dólares (es decir, 60 euros), puede haber cometido su segundo error.