3.12.03

El cabreo de los radicales

Un vistazo rápido a las reacciones al Acuerdo de Ginebra:

-El Gobierno de Ariel Sharon está enfurecido. A la derecha israelí le ha faltado tiempo para tachar de traidores a sus protagonistas israelíes. Sharon ha tenido el arrojo de decir que el acuerdo hace más difícil la reanudación de las negociaciones de paz.

-Los grupos radicales palestinos también lo consideran una traición por haber abandonado la reivindicación del derecho de retorno de los palestinos (no olvidemos que se refieren a su vuelta a territorio israelí). En Líbano y en los territorios palestinos ha habido manifestaciones contra el acuerdo. Incluso los representantes en Jenin de Fatah, el partido de Arafat, han amenazado con ejecutar a los firmantes del acuerdo.

-Arafat se ha mostrado con la ambigüedad que le caracteriza. Primero quiso estar al margen de la iniciativa. Cuando algunos firmantes palestinos del pacto amenazaron con no viajar a Ginebra si Arafat no les respaldaba, el presidente palestino aceptó darles su visto bueno.

-El rechazo de Sharon podría hacer creer que la mayoría de los israelíes se opone al acuerdo. No está tan claro. De momento, según una encuesta del diario Haaretz, el 38% está en contra, un 31% a favor y un 20% no se pronuncia. Un 13% de los votantes del partido de Sharon está a favor. El diario calcula que buena parte de ese 20% del no sabe/no contesta puede unirse a las filas del sí.