4.12.03

Al menos sabe copiar

Al diputado del PNV Iñaki Anasagasti le han pillado en un supuesto plagio, eso sí en su versión no lucrativa. En su intervención en el pleno del Congreso dedicado a la muerte en Irak de siete agentes del CNI, Anasagasti utilizó frases enteras de un artículo de opinión publicado ese mismo día en el diario El Correo. El artículo se titula “No es terrorismo, es la guerra” y es obra del historiador Juanjo Sánchez Arreseigor.
Los medios de comunicación progubernamentales, que le tienen ganas a todo lo que huela a nacionalismo vasco, se han apresurado a hincarle el diente al diputado del PNV. No consta que los diputados tengan que pagar derechos de autor por las ideas que utilizan en el Congreso. De hecho, estaría bien que esta práctica se extendiera, dada la falta de ideas que se respira en tan magna institución. No habría estado de más que Anasagasti hubiera citado al autor del artículo, pero eso le hubiera metido en problemas con su jefe. Si Arzalluz se entera de que Anasagasti anda citando a uno de los periódicos que más odia, lo mismo le deshereda.
Más allá de las bromas, hay que recomendar la lectura del artículo de Sánchez Arreseigor. “No es terrorismo, es la guerra” explica por qué no se puede descalificar como simples atentados terroristas los ataques que están sufriendo los norteamericanos y sus aliados en Irak.

Así comienza el artículo:
Lo que esta sucediendo en Irak no es terrorismo, sino una verdadera guerra de guerrillas contra todas las fuerzas extranjeras, sin distinciones. Cuando el ministro de Defensa, Federico Trillo, habla de terrorismo está engañando al público y se engaña a sí mismo. Confieso que cuando vi las obscenas imágenes de unos jovenzuelos bailando de alegría sobre los cadáveres de nuestros siete compatriotas asesinados, mi reacción fue de ira y de rabia. Pero hay realidades que es preciso encarar, aunque sean incómodas, desagradables, y contrarias a nuestros deseos: jamás puede clasificarse como terrorismo el ataque armado contra los miembros de una fuerza de ocupación militar formada por invasores extranjeros.