9.11.03

Adiós a la resistencia

¿Cómo definir a los grupos armados iraquíes que luchan contra los soldados norteamericanos en Irak? Los Gobiernos norteamericano y español lo tienen claro: todos ellos son terroristas. Los medios de comunicación, que a fin de cuentas intentan contar hechos, aún se lo están pensando. Lo primero que hay que tener en cuenta es que es difícil ponerle un nombre a alguien que no se sabe exatamente quién es. ¿Son restos del aparato de seguridad del régimen de Sadam? ¿Son grupos integristas extranjeros? ¿Son grupos sunníes que no sienten ninguna nostalgia por Sadam y sí un rechazo total a la ocupación norteamericana?
Algunos periódicos norteamericanos han comenzado a marcar el terreno. Si eso responde a algún tipo de autocensura patriótica o un sano intento de llamar a las cosas por su nombre, queda a criterio de cada uno.
Los Angeles Times ha ordenado, amablemente, a sus redactores que no empleen el término “resistencia” (en inglés, “resistance fighters”). Este es el email que la directora adjunta Melissa McCoy envió el 3 de noviembre a la redacción:
“Queridos colegas:
En los últimos días, nos hemos referido a los grupos que atacan a las fuerzas norteamericanas en Irak como “luchadores de la resistencia”. Aunque usar este término no es algo formalmente impreciso, revela un significado que no buscamos. Para muchos, da una visión romántica de los objetivos y actuaciones de los grupos que matan a los soldados. Deberíamos evitar emplearlo, fuera de las declaraciones que van entre comillas.
Los términos “insurgentes” y “guerrillas” son también adecuados y son preferibles en este contexto. Por favor, utilizadlos”.
McCoy explicó a la agencia Reuters que le parecía que la palabra “resistencia” sirve para describir a estos grupos, pero que al mismo tiempo recuerda a los grupos de la Resistencia francesa que lucharon contra los alemanes en la Segunda Guerra Mundial o a los judíos que se rebelaron contra los nazis en el gueto de Varsovia.
Reuters contactó después con un directivo de The New York Times, que se mostró de acuerdo con la decisión de sus colegas californianos. Sin embargo, el editor de la sección de internacional del Washington Post dijo que le parecía correcto el término “resistencia” y que seguirían utilizándolo.